Claves

Las lecciones de Tomás Eloy Martínez

Por Esther Vargas

Publicado el 31 de enero del 2010

De todas las vocaciones del hombre, el periodismo es aquella en la que hay menos lugar para las verdades absolutas. La llama sagrada del periodismo es la duda, la verificación de los datos, la interrogación constante. Allí donde los documentos parecen instalar una certeza, el periodismo instala siempre una pregunta. Preguntar, indagar, conocer, dudar, confirmar cien veces antes de informar: esos son los verbos capitales de la profesión más arriesgada y más apasionante del mundo.

Un periodista que conoce a su lector jamás se exhibe. Establece con él, desde el principio, lo que yo llamaría un pacto de fidelidades: fidelidad a la propia conciencia y fidelidad a la verdad. A la avidez de conocimiento del lector no se la sacia con el escándalo sino con la investigación honesta; no se la aplaca con golpes de efecto sino con la narración de cada hecho dentro de su contexto y de sus antecedentes. Al lector no se lo distrae con fuegos de artificio o con denuncias estrepitosas que se desvanecen al día siguiente, sino que se lo respeta con la información precisa. Cada vez que un periodista arroja leña en el fuego fatuo del escándalo está apagando con cenizas el fuego genuino de la información. El periodismo no es un circo para exhibirse, sino un instrumento para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta.

El periodismo nació para contar historias, y parte de ese impulso inicial que era su razón de ser y su fundamento se ha perdido ahora. Dar una noticia y contar una historia no son sentencias tan ajenas como podría parecer a primera vista. Por lo contrario: en la mayoría de los casos, son dos movimientos de una misma sinfonía.

El lenguaje del periodismo futuro no es una simple cuestión de oficio o un desafío estético. Es, ante todo, una solución ética. Según esa ética, el periodista no es un agente pasivo que observa la realidad y la comunica; no es una mera polea de transmisión entre las fuentes y el lector sino, ante todo, una voz a través de la cual se puede pensar la realidad, reconocer las emociones y las tensiones secretas de la realidad, entender el por qué y el para qué y el cómo de las cosas con el deslumbramiento de quien las está viendo por primera vez.

-Tomás Eloy Martínez (1930-2010)

Enlaces de interés:

Periodismo y narración: desafíos para el siglo XXI

Semblanza, obras y artículos aquí.

Homenaje al maestro en la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

Publicado por:

Periodista. Profesora especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media. Directora de Clases de Periodismo y Sin Etiquetas. Consultora en Social Media. Soy editora de Audiencias del diario Perú21 del grupo El Comercio de Perú. Colaboro con la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez (FNPI).

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Corresponsal de AFP: “Twitter es una extensión de lo que hago como periodista todos los días”

Desde su smartphone, la corresponsal de la Agencia France Press en Gaza Sara Hussein tuiteó en vivo el conflicto entre el ejército israelí y el movimiento palestino Hamas. Esta red social se convirtió en una gran aliada no solo como fuente de información sino también para promover su trabajo.

26-01-13

Twitter no debe alejar de la calle a los periodistas

Los periodistas que todavía ven Twitter con desconfianza preguntan si el uso de esta herramienta acabará por alejar a los reporteros de la calle

24-05-11

Atención, periodistas: tres consejos para ofrecer disculpas

Después de que el editor de The Atlantic David Frum se disculpara con el New York Times por acusar al medio de publicar fotografías falsas de un hospital en Gaza, Poynter elaboró unos consejos para ofrecer disculpas que vale la pena revisar con atención.

02-08-14

COMENTARIOS