10 errores frecuentes en la enseñanza del periodismo

  • Pin It

A menudo los jefes de redacción y editores nos preguntamos por qué el practicante que irrumpe en nuestros medios no alcanza la talla de un egresado de periodismo o de comunicación. Aquí algunas reflexiones con la única finalidad de aportar y recibir feedback de parte de estudiantes y profesores.

1. Se descuida los patrones de redacción básicos de una nota periodística, basados en la simple y todavía vigente pirámide invertida. Los jóvenes periodistas no saben (o han olvidado) que una historia para la red y para un medio tradicional debe responder a las cinco preguntas básicas de qué, quién, cuándo, dónde y cómo.

2. Hay una obsesión por hacer primero crónicas y luego noticias.  Y se cree erróneamente que la crónica es hablar de las aventuras del periodista en cualquier escenario. Hacemos mal los profesores en admitir como crónicas textos en los que el estudiante cuenta cómo llegó a un sitio, cómo despertó, cómo preguntó, y etc.  El periodista como protagonista de la historia debería ser una excepción, y no una norma.

3. La buena ortografía es fundamental para un periodista. Ningún profesor -incluso si se trata del curso de estadística, o cualquiera de ciencias- debería permitir que sus estudiantes entreguen trabajos con horrores ortográficos. A ello habría que sumar la falta de coherencia y la pésima concordancia entre singular y plural. Los errores son frecuentes entre viejos y jóvenes periodistas, pero hay errores y HORRORES.

4. Los jóvenes periodistas deben formarse para trabajar bajo la presión del cierre y del día a día. Sí, todos soñamos con un mes para trabajar una historia, pero en un escenario real esta maravilla no es frecuente.  Así que debemos formar comunicadores que produzcan historias bajo un ritmo feroz. Ocasionalmente hay licencias para tomarse el tiempo, pero ello no debe ser la regla. Hace poco me contaba un ex alumno que tenía un mes para escribir un reportaje sobre El Metropolitano. Yo me preguntaba si esa historia tendría sentido un mes después. Además, ¿era necesario un mes? Y pregunté: ¿Será una investigación? ¿Revelarás por qué el sistema vial de la comuna costó el doble de lo previsto? La respuesta fue: “No, presentaré qué es y cómo funciona El Metropolitano”.

5. Hacia el final de la carrera debemos recordar a nuestros alumnos las cualidades básicas de la buena redacción periodística. Y más allá de la pirámide invertida quiero mencionar la importancia de citar la fuente, cruzar versiones y tener en cuenta los principios éticos necesarios para manejarnos en este oficio con decencia.

6. Tenemos que preparar periodistas pragmáticos sin que ello sea sinónimo de facilismo. Una buena manera de entrenamiento es disponer que nuestros alumnos tengan un blog y que lo actualicen, como bien señala Alejandro Rost en Siete ideas para armar blogs en una carrera de periodismo.

  • Ejemplo 1: Un periodista debe saber usar Internet para sus búsquedas y tener claro que usar la red como recurso no es hacer copy paste de lo que allí encuentra.
  • Ejemplo 2: Un periodista debe llegar a la redacción con el titular en la cabeza y las ideas claras de lo que contará. No es posible escuchar frases como “escucharé la grabación”. La grabación hay que escucharla y transcribirla, pero primero que nada hay que saber qué se dijo y cuál es la relevancia de la declaración obtenida.

7. Un periodista debe saber qué pasa en su pequeña comunidad, en su ciudad y en su país.  He escuchado a muchos alumnos decir que en sus barrios no ocurre nada. ¿Es esto posible?  Por eso considero importante que los profesores asignemos trabajos más allá de Google y de las bibliotecas, y tengamos en cuenta la importancia de rescatar historias de los espacios urbanos. De esta forma contribuiremos a formar un buen observador.

8. Debemos fomentar la autocrítica en grupo. Mostrar los trabajos en clase y advertir los errores es una buena manera de preparar al alumno para la crítica que su labor podría tener en un escenario real. Y otra vez debo recomendar los blogs como entrenamiento.

9. Hay que impulsar la investigación como sinónimo de revelación y no como un cúmulo de citas y datos.

10. No podemos ignorar el poder y el impacto de las redes sociales en nuestro oficio. En ese sentido hay tres cosas que deberíamos tener en cuenta:

  • Las historias trascienden el espacio tradicional y recorren los canales impredecibles de sitios como Twitter y Facebook, donde se generan comentarios y debates. Imprescindible considerar este post: 10 ideas para usar Twitter en una carrera de periodismo.
  • Es preciso que utilicen las redes sociales para buscar información y también para promocionar sus contenidos independientemente de si su medio tiene presencia en los medios sociales. Debemos propiciar no solo que las historias se publiquen. Las historias deben leerse, y las redes sociales contribuyen también a ello.
  • Es fundamental que se creen una marca digital, con una presencia fuerte en las redes.

Periodista. Editora de Social Media de Agencia Andina y El Peruano. Profesora especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media. Directora de Clases de Periodismo.




12 Comments

  1. El punto tres es fundamental.

  2. También se debería introducir ante cada trabajo una exposición del autor, defendiendo su trabajo. Recuerdo un profesor de la universidad que nos hacia hacer presentaciones de 5 minutos o unos pocos más, donde contábamos el porque del tema elegido como fue el trabajo y las conclusiones a las que arribamos. El saber escribir debe ir acompañado del saber decir y más aun cuando tenemos tiempo para preparar la alocución.

  3. Sólo agregaría que pocos son los profesores de periodismo que inducen a los profesionales sean capaces de corregirse a ellos mismos. Como dijo Julio Villanueva Chang hace unas semanas atrás: lo primero es “aprender a leer uno mismo”, aprender a encontrarse los errores, las debilidades.

    Por demás, me gustaría saber ¿cuáles experiencias sustentan ese ítem de primero la crónica y después la noticia? Pudiera explicar algunas cosas.

    Buen resumen.

    • Hola:
      Escribir una crónica (no un testimonio) es una de las tareas más complejas del periodismo. Me refiero a una buena crónica. La experiencia es fundamental, y no hay mejor ejercicio que reportear duro y parejo en el día a día. Mi opinión sobre el tema es que primero eres un buen reportero y luego un gran cronista. El sustento de mi afirmación: la experiencia.

  4. Pingback: Resumen Semanal de TirzOnline: May 2nd | Jorge Tirzo

  5. Buena, Esther. lamentablemente el nivel de los egresados de periodismo es bien bajo. Este post debería llegarles a todos ellos. Aspectos como la gramática y la orotgrafía son puntos flacos en los egresados de una carrera en la que la palabra es le herramienta de trabajo.

  6. Hola Esther,

    Tu artículo refleja la realidad nefasta de muchos periodistas, es muy importante la observación que has hecho al respecto, ya que en estos tiempos nos encontramos con pésimas redacciones y comprensiones que sentimos por instantes verguenza ajena de lo que escriben, siendo el periodismo el gestor de un buen lenguaje hablado y escrito.

    Esther, solamente quisiera pedirte una recomendación acerca de algunos libros sobre gramática si conoces algunos buenos autores donde me puedan instruir para una buena ortografia.

    Franks

  7. Excelente forma de hablar de lo básico que debería saber cualquiera que pretenda dedicarse a informar con profesionalismo y ética. Ojalá hubiera más maestros dedicados y más alumnos conscientes de la responsabilidad que adquieren al trabajar en un medio, y claro, más medios interesados en tener a profesionales en sus filas.

  8. Perfecto, los 10 errores: acertados. Pero debo mencionar y destacar una visión que, a veces, vivimos como estudiantes en los colegios y luego en las universidades:

    * La falta de compromiso, de respeto, de empatía de algunos profesores en las instituciones educativas (públicas y privadas). Ciertamente, existe el estudiante apático, pero también es cierto que existe el profesor apático, el que desmotiva, el que pronuncia su monólogo sin responder preguntas de los estudiantes porque sólo él tiene la “verdad”.

    El error más grave que se puede cometer en la enseñanza del periodismo es desmotivar al estudiante(futuro colega), ignorarlo y “etiquetarlo” de flojo.

    Docentes universitarios: quizás sea difícil la labor de educar, pero si estás ahí es porque te gusta enseñar. Motivar al estudiante a redactar en algo que le guste y permitirle que desarrolle “el olfato periodístico” en la actividad que sea de su interés, realizar visitas por medios de comunicación son apenas sugerencias porque yo también fui estudiante de periodismo, y me encontré con profesores que únicamente se limitaban a dar su hora teórica.

    Es obligatorio innovar en la forma, pero no en el contenido para dar la clase (uso de la tecnología: aparatos electrónicos e inclusión en la redes sociales); de esta manera, se generará una sinergia entre profesor-alumno.

    Siempre recordaré con mucho cariño a mis profesores y profesoras que dedicaron “un minuto” de su tiempo para corregirme con humildad. Errores y horrores cometemos todos. Pero la frase clave en la docencia es: humildad al enseñar.

    Saludos cordiales,

    César Augusto Roldán García
    Desde Caracas, Venezuela

    @ecosnaturales

  9. Pingback: 10 errores frecuentes en la enseñanza del periodismo | Clases de Periodismo « E-learning y Pedagogía

  10. Estoy a punto de terminar mi carrera de periodismo, en este momento me encuentro haciendo mi trabajo de tesis y constantemente hago uso de varios de los consejos que aquí se exponen. Lamentablemente la mayoría de mis profesores, durante los años de cursado, hicieron caso omiso a estas reglas básicas.

    Creo que es importante recordar a diario cosas que se dan por sentadas. Hoy observo a varios de mis compañeros que se han recibido y que no saben como hacer una búsqueda en Internet, muchos de sus trabajos no son más que citas textuales de otros y su redacción y ortografía son realmente un dolor de cabeza, por caer en errores burdos como no saber diferenciar onomatopeyas de verbos y adverbios por ejemplo.

    Uno de los problemas cotidianos que he observado también, ha sido justamente que no se releen los trabajos y que no se aceptan críticas a los mismos… lo profesores no exigen y los alumnos creen que lo saben todo.

    Ojalá todos tuviéramos la humildad, como para aceptar que todos los días se aprende algo y que las críticas sirven para crecer profesionalmente

  11. Pingback: Cómo mejorar la redacción de los estudiantes « Manuel Yarto Blogs

Leave A Comment