Claves

Los cuatro pecados capitales del periodismo latinoamericano

Por Esther Vargas

Publicado el 02 de agosto del 2010

El maestro Miguel Ángel Bastenier acaba de estrenar blog en la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). Se trata de Hablamos de periodismo, un sitio que desde ya se convertirá en nuestro favorito. Este espacio surgió en medio del taller Cómo se escribe un periódico, el cual dirige Bastenier.

En la primera entrega nos ofrece  Una base y  los cuatro pecados capitales del periodismo latinoamericano, descarnado análisis sobre lo que está pasando en la región.

Aquí un resumen:

Esos periodiquines padecen una grave condición de:1) Declaracionitis; 2) Oficialismo; 3) Hiperpolitización; y 4) Afasia (mudez sobre) del mundo exterior.

1) Si tenemos 15 o 20 periodistas para llenar 32 o más páginas formato sábana, está claro que para llenarlas hay que ir a lo fácil. Todo lo que diga casi todo el mundo que tenga algún tipo de autoridad tendrá cabida en esas páginas. Haremos, por tanto, periódicos de lo que la gente dice, que es siempre lo que les interesa que se sepa a los actores del espectáculo supuestamente informativo diario, y no lo que hacen que con gran frecuencia es lo que no quieren que se sepa. Llenar páginas con lo que la gente dice es hacer el periódico que esos personajes quieren, no lo que queremos nosotros y el público verosímilmente demanda. Es lo fácil y lo barato.

2) Esa declaracionitis, única forma de llenar los diarios, nos conduce irremisiblemente a las grandes fuentes locuaces de nuestro tiempo: los funcionarios, los integrantes de la cosa pública, a los que parece que les paguen solo por hablar. Y cuando digo oficialismo ni siquiera me refiero únicamente a personal de Gobierno, sino a todo lo que huela a oficial: cámaras de comercio, corporaciones, consorcios, ONGs, a los que sirven ese maravilloso eufemismo tan colombiano, tan latinomericano que llamamos y se hacen llamar ‘periodistas institucionales’, que son justamente dos términos que nunca pueden ir unidos. Lo institucional no puede ser periodístico, ni lo periodístico, institucional, sino todo lo contrario.

3) Nada más lejos de mi intención que negar el caracter político de los diarios. Desde siempre y para siempre están y estarán hechos de política y cultura, y aun más de lo primero que de lo segundo, pero el mundo no se acaba ahí. Esos periódicos (virtualmente todos) a los que sólo interesa con alguna urgencia informativa lo político, han olvidado lo que es la vida, y su casi exclusiva preocupación es ese público al que sí interesa prioritariamente la política porque vive de ella, así como a su círculo de servidores o clientes. Pero eso deja fuera a la mayor parte de las clases medias para las que la política existe pero no explica su existencia. Consumo, educación, vida en sociedad, autoayuda, guía doméstica y tantos otros temas, quedan por fuera de los diarios con la consecuencia de que estos, siendo instrumentos insuficientes de cultura, y carentes de todo valor añadido en la interpretación de lo político, tampoco atienden a esas necesidades del que aspira a vivir tanto o más que a votar. Los diarios tienen que ser hoy, en un tiempo en que internet y la televisión ubicua hace que los lectores ya lo sepan todo antes de leer el diario de la mañana, electrodomésticos del hogar; tienen que servir a la vida diaria, ser instrumentos de utilidad cotidiana.

y 4) Finalmente, esos diarios baratos que solo son capaces de contar lo puramente declarativo, oficial y super-politizado, lo ignoran todo del mundo exterior y todo en el mundo exterior ignora su existencia. La España de Franco, la de la dictadura, estaba paradójicamente mucho más informada de cómo era el mundo que en tiempos de democracia lo están la inmensa mayoría de los diarios latinoamericanos. Así no se forma una ciudadanía.

Los invitamos a no perder de vista esta bitácora.

Publicado por:

Periodista. Profesora especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media. Directora de Clases de Periodismo y Sin Etiquetas. Consultora en Social Media. Soy editora de Audiencias del diario Perú21 del grupo El Comercio de Perú. Colaboro con la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez (FNPI).

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Twitter podría aumentar el riesgo de sufrir psicosis

Usar Twitter por muchas horas al día puede causar trastornos psiquiátricos. Así lo aseguran investigadores de la revista The Journal of Nervous and Mental Disease, en una reciente edición.

10-08-14

Cuando la noticia está en manos de los usuarios de Internet

¿Qué es lo que se está generando ante el fenómeno de participación directa en la creación de información, con mayor libertad y oportunidades de comprometerse con distintas causas? ¿Los medios de comunicación y el periodismo se encuentran inmersos en la transformación social propia del avance de la web? ¿O viceversa? ¿Gran parte de las fuentes […]

08-01-13

Atención, fotógrafos: Los chalecos antibalas y las máscaras de gas son “armas de guerra” en Tailandia

Nunca, pero nunca trates de llevar chalecos antibalas o máscaras de gas a través de los aeropuertos a Tailandia. Estos artículos están considerados como armas de guerra. Así como lo lees.

02-06-17

COMENTARIOS