mills-women

¿Qué tanto han progresado las mujeres en el mundo del periodismo?

  • Pin It

En esta fotografía de 1937, un grupo de reporteras entrevista a una integrante del Comité Nacional Republicano. En aquella época, las periodistas solían estar limitadas a cubrir historias sobre mujeres. (Foto: Librería del Congreso de Estados Unidos/Nieman Reports)

En 1971, el 22% de los periodistas de los medios eran mujeres.  En el 2009, las mujeres equivalían al 34.8%  de los jefes de una sala de redacción y al 37 % del total de empleados. ¿Se ha progresado de manera significativa? Si se toma en cuenta que han pasado casi cuatro décadas, la respuesta es no. Pero más allá de los números, el futuro es alentador para el género femenino. La veterana periodista Kay Mills elabora un interesante texto a partir de la lectura de The Edge of Change: Women in the 21st Century Press (Al borde del cambio: las mujeres en la prensa del siglo 21), en el que evalúa las dificultades que aún existen para las periodistas y que deben superarse.

Mills recuerda que en los años 60 un diario le dijo que no podía contratarla porque ya contaba con cuatro mujeres. “Y créanme, en esos días, cuatro era bastante”, agrega. Si bien esto ha cambiado, las mujeres de hoy aún se enfrentan a circunstancias poco agradables en las redacciones.

Ser madre, por ejemplo, quizá sea la más dura circunstancia para algunas periodistas, ya que tienen que acomodar sus horarios y hacer malabares entre las demandas laborales y las familiares. Es así que  la flexibilidad de un jefe o de una guardería puede ser más determinante en una carrera que cualquier otro factor.

Sin embargo, el género también da ciertas ventajas, algo de lo que ha escrito Mills en “A Place in the News: From the Women’s Pages to the Front Page (Un lugar en las noticias: de las páginas de mujeres a la primera plana).  ”Traté de mostrar la perspectiva diferente que la mujer brindaba a la cobertura de noticias (no mejor, sino diferente). Muchas mujeres (no todas) ven las historias de manera distinta  a la de muchos hombres (no todos). En los temas que eligen, en cómo deciden contar la historia, y en sus comentarios, los hombres y mujeres utilizan distintos enfoques. El género también puede jugar un papel en el acceso a fuentes. En los países musulmanes, por ejemplo, las periodistas tienen acceso a algo que los hombres no: entrevistas a mujeres”, explica Mills.

Además, hoy en día hay más mujeres en puestos gerenciales, lo que afecta el estilo de trabajo de una sala de redacción. “Ellas tienden a consultar más, y son menos autoritarias”, señala Mills.

Otro punto a favor para las mujeres es la aparición de los blogs y las redes sociales. ¿Por qué? Pues debido a que se crean comunidades de diverso tipo, lo que a su vez demanda mayor diversidad dentro de las salas de redacciones. Esto es algo que muchas organizaciones aún no entienden, pero las mujeres sí. “Rosenhause, quien comandó el comité de diversidad de la ASNE, cree que las mujeres asumieron el liderazgo en la promoción de la diversidad por su propia historia de “ciudadanía de segunda clase, una historia de haber sido ignoradas y de no haber sido respetadas”", indica Kay Mills.

La labor de las periodistas en los últimos años es aún más complicada: nos encontramos en una época de cambios, de diarios que cierran, y de otros que deciden existir solo en el soporte digital. Ante esto, Mills advierte que los medios deben valorar el aporte de la mujer para avanzar con buen ritmo.

“Julia Wallace, editora de  The Atlanta Journal-Constitution, cita a otra editora: ‘¿Cómo es que cuando los hombres estaban a cargo, solo tenían que preocuparse en armar un buen diario, y ahora que nosotras estamos a cargo debemos salvarlo?’ Es un trabajo más duro ahora, pero alguien tiene que hacerlo y los medios que ignoren la mitad del talento por no hacer lo que sea necesario para atraer y promover a las mujeres, solo dificultarán más su trabajo”, resalta Mills.