matrix-imagen

Ideología cracker: romper el código y subvertir el orden

  • Pin It

Hemos dicho que con la aparición de internet, el periodismo ha sido crackeado pero nada hemos dicho aún de lo cracker. La siguiente es la primera aproximación al concepto.

Foto: dvdbeaver.com

Empecemos con una imagen del cine para contextualizar mejor el problema que se plantea la ideología cracker. En la famosa cinta Matrix, estrenada en el año 1999, hay un momento en el que Neo, el elegido, “rompe” las barreras de un sólido sistema totalitario construido a partir de ceros y unos, y accede a un espacio secreto. Es en ese preciso momento, a partir de un agujero en el sistema, en el que el héroe de la cinta se impone al poder arbitrario de la tecnología. Hallar ese agujero es el sueño de todo crackerRomper el código y subvertir el orden. En la película, Neo representa a lo que llamaremos a lo largo de estas entregas semanales un cracker. El personaje principal tiene más de una identidad, tanto así que trabaja de mañana en una oficina y en las noches vela su sueño ideando formas de sacar provecho de los errores de los sistemas informáticos y traficando con software pirata.

Para Zizek , aquella recurrencia en el cine –la del héroe buscando quebrar un sistema– es una muestra de la prevalencia de la ruptura de códigos en la cultura popular de estos tiempos. “Creer que hay un código que debe ser roto, es por supuesto, más o menos creer en la existencia de un tal Gran Otro: en todos los casos, lo que se desea es encontrar un agente que dé estructura a nuestras caóticas vidas sociales”.

Las primeras noticias de la palabra cracker surgen a partir de la necesidad de hacer una distinción entre ellos y los hackers de quienes nos ocuparemos después. La definición más exacta es la que señala que se trata de una persona que “quiebra” un sistema de seguridad para obtener algún provecho de ello . Como veremos más adelante, la palabra tiene una connotación negativa relacionada con el vandalismo, robo y crimen.

Esta ideología cracker lo que busca es romper los códigos de las industrias culturales -música, televisión, radio, cine, prensa, etcétera-. Esa acción crítica frente a una ideología –capitalista, monopólica y totalitaria-, tarde o temprano, es el comienzo de una nueva ideología.

Sostengo que los axiomas crackers se relacionan estrechamente con los postulados fundamentales de la teoría crítica, cuya visión de los medios de comunicación en función de su visión de la sociedad, era el del inevitable avance hacia un mundo automático, racionalizado, totalmente manejado. Lo que Adorno denominaba en Dialéctica de la Ilustración (1944) como una colosal maquinaria de dominio totalitario. Los crackers comparten la visión pesimista del presente y futuro de las industrias culturales y también el ataque al fetichismo de la mercancía propuesto por Marx. Aquellas ideas enunciadas por los representantes de la Escuela de Frankfurt en los años treinta y cuarenta, sedujeron tardíamente a muchos en los años sesenta y setenta, y se manifestaron en movilizaciones sociales y estudiantiles. La guerra de Vietnam, las guerrillas, la crítica a la experiencia soviética, el mayo francés, la revolución cubana y otros fenómenos dieron a dichos años una atmósfera de agitación, participación y adhesión a proyectos sociales más o menos utópicos que se asemejan a los que se viven en la actualidad con los movimientos agrupados bajo el rótulo de los “indignados” que protestan contra la guerra, la crisis económica y el estado actual de las cosas en el mundo.

Propongo como primera aproximación que la ideología cracker surge, a partir de una revolución tecnológica, con la misma esencia y necesidad de revelarse que los movimientos influenciados por los postulados de la teoría crítica, y esta ideología busca, como ellos, subvertir los discursos oficiales. Como veremos en el caso de la música y de la prensa, ya lo hicieron. Que ahora los grupos gestionen sus propios canales de distribución y negocio en plataformas tipo YouTube o que los periodistas busquemos información contrastada en Twitter antes que en otros lados, son claras señales de ello.

Leave A Comment