Imagen: http://javiermirandaluque.blogspot.com/2011/10/el-otro-yo-del-dr-niles-crane.html

Características de la ideología cracker (Parte 2)

  • Pin It

Un ojo escrutador tras una cerradura y la posibilidad de ser varios otros, son las pistas para las siguientes dos características de la ideología cracker.

Imagen: http://javiermirandaluque.blogspot.com/2011/10/el-otro-yo-del-dr-niles-crane.html


Tercera característica: Fascinación por lo voyeur

¿Qué es lo privado en nuestros días? se pregunta Mario Vargas Llosa en un artículo a partir de Wikileaks. Para el Nobel de Literatura una de las consecuencias de la revolución informática, a la que nos referimos en esta investigación, es haber volatizado las fronteras que separaban lo público de lo privado. Agrega:

 

“[Vivimos] en una representación en la que todos somos a la vez espectadores y actores, en la que recíprocamente nos lucimos exhibiendo nuestra vida privada y nos divertimos observando la ajena en un strip tease generalizado en el que nada ha quedado ya a salvo de la morbosa curiosidad de un público depravado por la frivolidad. La desaparición de lo privado, el que nadie respete la intimidad ajena, el que ella se haya convertido en un espectáculo que excita el interés general y haya una industria informativa que alimente sin tregua y sin límites ese voyerismo universal es una manifestación de barbarie. Pues con la desaparición del dominio de lo privado muchas de las mejores creaciones y funciones de lo humano se deterioran y envilecen, empezando por todo aquello que está subordinado al cuidado de ciertas formas, como el erotismo, el amor, la amistad, el pudor, las maneras, la creación artística, lo sagrado y la moral”.

 

Según la Real Academia de la Lengua Española la palabra de procedencia francesa significa “Persona que disfruta contemplando actitudes íntimas o eróticas de otras personas.” La imagen de un ojo escrutador que mira tras una rendija una acción privada es una buena representación de la tercera pista de la ideología cracker. Sucede lo que señala Zizek en Capitalismo cultural (2003), es decir la actual mercantilización directa de la experiencia misma: lo que se está comprando en el mercado son cada menos productos para poseer, y cada vez más experiencias vitales de sexo, comida, comunicación, consumo cultural, participación de estilo de vida.

Para el periodista Jeff Jarvis la respuesta está en que Internet funciona como una sociedad completa. “Hay gente buena, gente mala, gente inteligente, gente estúpida. Internet es vida, la vida es desordenada […] el control de internet lo tiene la gente, nosotros somos invitados y si no añadimos valor, sobramos”. Por su parte, para José Luis Orihuela, profesor de comunicaciones de la Universidad de Navarra, el discurso de la privacidad antes que ir a las plataformas, debería ir primero a las personas. “La gente está haciendo pública su vida privada porque quiere. Publica fotos de su boda, de sus vacaciones, de sus hijos, etc. sin que nadie lo obligue a hacerlo”.

Quizá el ejemplo más claro de esto sea Kim Kardashian. Antes de que se hiciera público el video en el que aparecía teniendo relaciones sexuales con su exnovio, Kardashian apenas era conocida como una de las tantas amigas de Paris Hilton. Cuando en marzo de 2007 se publicó el video en un portal de internet, se volvió una estrella. No solo adquirió fama sino que además llegó a un acuerdo, de más de 1 millón de dólares, por los derechos de tal video. Lo demás vino solo después: actriz, cantante, comentarista y junto a su familia integrante del reality sobre su vida. Lo reality es una manera de producir conocimiento y control político. Como señala Omar Rincón (2006) dicha fascinación expresa el deseo generalizado de ser Dios, de verlo todo, de vigilar a todos y mirar en la vida íntima del otro.“En la convivencia, el pudor aparece cuando se va al baño. Un auténtico disparate, La intimidad no existe, se vendió al productor desde que ingresó en la casa-estudio. En la sociedad actual tampoco hay mucho que esconder”.

Plataforma y personas ávidas por ver tras la rendija de la puerta, caldo de cultivo ideal para nuestra tercera pista de la ideología cracker, cuyo reto es hacer cada vez más difusa la frontera entre lo público y lo privado.

 

Cuarta característica: Apropiación de identidades

La ideología cracker ha instalado una categoría más en nuestro imaginario: elavatar compuesto no solo por números sino también por símbolos, imágenes y letras. Se trata de una de las características con mayor data de la revolución tecnológica. Los primeros salones de chat en el mundo, en la década de los noventa, rebozaban de seudónimos, cuya mayor promesa era la de poder ser-otros.

El seudónimo cracker es una necesidad y también una consecuencia de sus acciones fuera de lo legal. Como lo señala la Jargon File, el nickname de un cracker, a diferencia de los de los hackers, no es único. “Por lo general se trata de un nombre grande y extenso que varía y cambia siempre, esto con la intención de ocultarse y no ser descubierto”.

Es así que la ideología cracker se apropia de identidades, con el propósito final de situarse en la legalidad. Pongamos un ejemplo distinto al de Assange. Uno de los creadores de Apple, Steve Wozniak, quien fundó Apple en 1976 junto a Steve Jobs y Ronald Wayne, comenzó su aventura empresarial realizando la copia y distribución de software pirata, así como el diseño, desarrollo y distribución de artilugios para poder utilizar la red telefónica sin costo (phreaking) (Contreras, 2003). Lo suyo, como lo de muchos crackers, es la consecución de lo que empieza como un juego (no olvidemos que muchos de los más famosos crackers son menores de edad) y termina como una profesión. El camino hacia la legalidad funciona entonces de cracker a hacker, y de hacker  a profesional.

 

Leave A Comment