radiohead-in-rainbows

“In Rainbows” de Radiohead, nuevo modelo de negocio

  • Pin It

El 10 de octubre de 2007 se escribió el acta de defunción de la industria musical (o en todo caso se dio el gran primer aviso). El mundialmente conocido grupo británico Radiohead ponía a disposición de los usuarios de todo el mundo, antes que en ningún otro formato, In Rainbows, su séptimo disco oficial a través de su página web. La apuesta era sencilla: permitir la descarga del álbum a los usuarios, quienes podían llevárselo gratuitamente o abonar lo que creyeran conveniente con su tarjeta de crédito.

Críticos y artistas anunciaron, esa fecha, el colapso de la industrial de la música. In Rainbows ponía así fin a un contrato de Radiohead con la gigante EMI con la cual el grupo había acordado editar seis discos e inauguraba un nuevo modelo de distribución autogenerado, que prescindía de los canales habituales, por lo menos para la primera etapa de presentación del disco.

Las cifras señalaron que los primeros diez días el álbum fue descargado 1,3 millones de veces desde la página oficial del grupo.

Mark Pytlik de la reconocida revista de música Pitchfork empezaba su reseña del disco con el siguiente recuerdo que evocaba la nostalgia por tiempos pasados:

“Al igual que muchos amantes de la música de una cierta edad, tengo un montón de buenos recuerdos vinculados con los días de salida de un disco. Echo de menos el ritual sencillo de hacer tiempo para comprar un álbum. También echo de menos escuchar algo especial por primera vez […] Antes del miércoles pasado, no puedo recordar la última vez que tuve esa sensación. Tampoco puedo recordar la última vez que me desperté a las 6 a.m. voluntariamente, pero al igual que cientos de miles de personas en todo el mundo, allí estaba yo, sentado en mi computadora, auriculares, atontado, pero despierto, dándole al play (al nuevo disco de Radiohead)”.

La cita funciona como un epitafio para el fin de una era. Nunca más ni el formato, ni las canciones, ni el consumo, y menos la manera de distribución serían las mismas como las conocíamos. Tanto así que incluso ahora si uno quiere comprarse un vinilo de algún grupo es mejor buscarlo por páginas de retail antes que en una disco tienda.

Volviendo a Radiohead, Ed O’Brien, guitarrista de la banda, manifestó en una entrevista con la revista Rolling Stone de abril de 2010, que en el Reino Unido, una de cada tres personas no pagó nada por descargar In Rainbows. Si lo vemos como negocio, los números dirían que fue un fracaso. Sin embargo, O’Brien agregó que cuando tocan en directo, la gente del público que se ubica más cerca del escenario es en su mayoría adolescente. “Habíamos sacado un disco de una manera que ellos entendían, así que le dieron una oportunidad”.

Un usuario de Estados Unidos que pagó 5 libras por la descarga del disco resumió su decisión y distribución de la siguiente manera :

● 1 de lealtad a mi banda favorita
● 1 por darles un tiro a las compañías discográficas
● 1 por respetar al consumidor
● 1 por resistirse a la situación actual
● 1 por la espléndida música

Tres de esas libras están relacionadas al escenario de crisis y solo dos a valores estéticos y de lealtad con la banda. La distribución de dicho usuario bien podría funcionar como un segundo epitafio en donde la resistencia, el valor del consumidor y la pérdida de hegemonía de las discográficas son los elementos más resaltantes de la crisis. Lo de Radiohead, es significativo, en la medida que no se trata de un grupo poco conocido y con poco volumen de ventas sino que, por lo contrario, se trata de un grupo mundialmente conocido con más de veinte años de carrera y millones de seguidores en todo el mundo. Su decisión, la de prescindir de los vehículos oficiales, simbolizó el último mazazo de lo que significa ahora la crisis de la industria musical. Dueños, productores y músicos siguen sin encontrar respuestas que les otorgue una salida a su negocio. Paradójicamente, como veremos más adelante, las mejores respuestas han llegado desde el propio mundo cracker.

Escucha el álbum completo:




Leave A Comment