La dieta de la información

La Dieta de la información (o como dejar de consumir noticias chatarra)

01/04/2012
281 Views
  • Pin It

The New York Times entrevista al autor de La dieta de la información, un libro que plantea la responsabilidad del usuario en el consumo de información, una actitud que compara con la ingesta excesiva de comida. Clay Johnson -ex director de Sunlight Labs , un grupo de The Sunlight Foundation, una ONG que utiliza los datos para promover la transparencia en el gobierno- propone crear un movimiento sostenible de noticias que no es otra cosa que combatir la información chatarra,  sensacionalista.

Para Johnson la forma como consumimos noticias es muy similar al consumo de comida. Habla de calorías en exceso y de cómo se dejan pasar los alimentos nutritivos. Como consecuencia, en América -remarca- se está generando un problema nacional de obesidad. Al igual que con la comida, hay información barata y popular, y como consecuencia dañina.

El autor resalta la importancia que la tecnología tiene actualmente en las noticias. Menciona la optimización de motores de búsqueda y las pruebas de titulares en tiempo real que realiza The Huffington Post con el objetivo de conocer cuál obtiene más clics.

¿Cree usted que tenemos una sobrecarga de información? A esta pregunta responde que no cree que estemos frente a ello. “Creo que tenemos un problema en el consumo de información”, refiere, y lo compara con lo siguiente:  “No decimos que las personas tienen una sobrecarga de alimentos, sino un problema de obesidad”.

“Los consumidores tienen que asumir la responsabilidad de su consumo de información”, agrega Johnson, quien considera que el consumo de información debe formar parte del estilo de vida de los usuarios. En la entrevista, recomienda crear un movimiento para demandar información menos sensacionalista.

Además, refiere que en Estados Unidos se consume entre 11 y 12 horas de información. Para el autor de La dieta de la información, la gente debería invertir tiempo en caminar y estar activo. Se trata de dejar el sedentarismo. (Buena ocasión para recordar la investigación que advierte que estar mucho tiempo sentado acorta la vida).

La dieta del autor empieza por consumir información a nivel local. Hay que enterarse de los temas de la comunidad y la familia.

En la web del libro, el escritor destaca que al igual que la comida basura puede conducir a la obesidad, la información no deseada puede dar lugar a nuevas formas de ignorancia. La obra propone el consumo saludable de información y muestra lo que se debe buscar, qué evitar, y cómo ser selectivo.

¿Estás consumiendo información chatarra?