Foto: lainformacion.com

La presencia de periodistas en operativos militares. Un tema a debatir

  • Pin It

Foto: lainformacion.com

Tras la confirmación de que el periodista francés Romeo Langlois fue tomado por las FARC como prisionero de guerra, se abrió un debate en Colombia sobre si es correcto o no enviar a un periodista a operativos militares en zonas de alto riesgo.

Al respecto, el miembro de la junta directiva de la Fundación para la Libertad de Prensa, Fernando Alonso Ramírez, dijo que lo que recomiendan los manuales de periodismo para el cubrimiento del conflicto es no usar prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares o usarlas sobre prendas de colores llamativos que distingan a los informantes de los actores del conflicto, según información de Vanguardia.

“Se deben utilizar medios propios para llegar a los sitios donde estén ocurriendo este tipo de situaciones. Aunque hay que tener en cuenta la dinámica del conflicto en nuestro país”, agregó Ramírez.

Por su parte, el analista de la Fundación Seguridad y Democracia, Alfredo Rangel, opinó que “el Ejército debe abstenerse de llevar periodistas donde se sabe que hay mayor riesgo de confrontaciones armadas”.

Al consultar a nuestros seguidores en Facebook sobre la presencia de los periodistas en operativos militares, las opiniones estuvieron divididas. Ross Loyde manifestó que este tema “es algo más complejo que creer que lanzarse al fuego salvará a la sociedad” y que los aspectos más importantes son contar con la seguridad adecuada y un medio de respaldo.

Por su parte, Maggie Pimentel dijo que está de acuerdo porque “nadie confía” en los informes de operativos militares, “donde permanentemente se violan los derechos humanos”.

En tanto, Francisco López G. también considera imprescindible la presencia periodística en estas zonas, a fin de que la verdad llegue al público que paga con sus impuestos esos operativos, aunque no los apruebe. “Por supuesto que se requiere de cierto entrenamiento para poder acompañar esas misiones y tolerancia de los militares, siempre reacios a los comunicadores porque se sienten vigilados en sus desmanes llamados por ellos ‘daños colaterales’”, concluyó.

¿Qué opinan ustedes?