Últimas Noticias:
Sala de Espera de Sarah Glidden

El cómic conquista al periodismo

  • Pin It

Sala de Espera de Sarah Glidden

El poder del cómic para el periodismo se hace más evidente con la serie de iniciativas que van surgiendo en torno a ilustraciones que cuentan información con rigor. Para los expertos, introducir el periodismo en el cómic o el cómic en el periodismo es un ejemplo de innovación, de experimentar, de explotar la creatividad al máximo para contar historias.

Con motivo del Salón Internacional del Cómic que se realiza en Barcelona, España, EFE recopiló una serie de opiniones que muestran cómo se está aprovechando el cómic para hacer trabajos de no ficción.

Joe Sacco,  Guy Delisle y   Sarah Glidden saben de reportajes ilustrados, saben lo que es el periodismo de rigor y lo plasman en cómics.

MEDIO ORIENTE

Glidden ha realizado diversos reportajes ilustrados sobre Oriente Medio. Se trata de “Estado de Palestina” y “Sala de espera”, los cuales se pueden leer gratuitamente en la plataforma CIMOC.com, donde se documenta el activismo de un artista palestino y los problemas de los refugiados provocados por la guerra de Irak que viven en Siria.

“El periodismo tiene una ética y cuando estoy haciendo periodismo gráfico pienso en sus reglas, pero tiene que quedar claro que igual de subjetivo puede ser un reportaje de texto, donde también se escogen unas palabras”, explica Gidden.

OBJETIVIDAD Y ECUANIMIDAD

Joe Sacco, uno de los más destacados artistas, reconoce las reservas que genera el cómic como forma de ejercer periodismo. Según dice, conceptos como “objetividad” y “ecuanimidad” no le generan problemas.  

“Para bien o para mal, el cómic es un medio inflexible, obliga al periodista de cómics a tomar decisiones y esto es parte del mensaje”, remarca el autor en “Reportajes” (Mondadori) su último libro que acaba de salir al mercado. Es una antología con varios de los trabajos de investigación que ha realizado para la prensa internacional en zonas de guerra y conflicto del siglo XXI.

Guy Delisle  -como miembro de Médicos Sin Fronteras- ha recorrido ciudades y países como Pyongyang, Birmania o Schenzen. Esta experiencia le ha permitido crear una serie de novelas gráficas en forma de “crónicas”.

En su reciente “Crónica de Jerusalem” (Mejor álbum del Salón del Cómic de Angoulême 2012), EFE señala que vuelve a utilizar esa peculiar estructura narrativa: vagabundea por las ciudades, como un observador curioso, intentado hablar con la gente, descubriendo lugares y formas de pensar distintas y evitando, en la medida de lo posible, adoctrinar a nadie.

En Lo que puede aprender un periodista de un cómic,  Latoya Peterson de Journalists.org destaca tres cosas: análisis del diseño, cambio de conceptos y exploración de formatos.

Sin duda, un gran reto para contar historias.




Leave A Comment