p21

Un debate sobre el rol del editor a propósito del caso Perú.21

14/05/2012
452 Views
  • Pin It

Rudy Palma, el experiodista de Perú.21 que fue detenido acusado de delito contra el patrimonio, delito informático y revelación de secretos de Estado, está en prisión a la espera de ser trasladado a un penal para reos primarios. Mientras esto ocurre y su familia clama un trato justo, uno de los temas que más se ha discutido entre periodistas locales es el rol del editor.  

Gina Sandoval, editora de la sección donde trabajaba Palma, está con orden de detención, medida que ha sido calificada de ilegal por el diario y organismos como IPYS y el Consejo de la Prensa Peruana. De acuerdo con algunos medios peruanos, Fritz DuBois -director de Perú.21- acusó a Sandoval en el interrogatorio policial. Citamos la versión de La Primera sobre el interrogatorio policial:

 ¿Puede usted explicar cuál es la función de Gina Elizabeth Sandoval Cervantes en diario Perú.21? (Fritz Du Bois) Dijo: Que, ella es la editora de Economía y es la encargada de dirigir esa sección asignando a cada uno de los redactores los temas que corresponden redactar cada día y es la encargada de recibir las notas que producen los redactores, editar las notas e incluirlas en el diario”, precisa la declaración.

 “Preguntado diga: ¿Precise quién es el encargado de corroborar las notas de prensa que son publicadas en el diario Perú.21? (Fritz Du Bois) Dijo: Que, el editor es el encargado de revisar las notas y corroborar su veracidad”, remarcó.


BUSCAMOS EXPLICACIONES AL ROL DEL EDITOR Y A LAS DECLARACIONES DEL DIRECTOR DEL DIARIO, QUIEN -PARA ALGUNOS- ACUSÓ A SU EDITORA.  

José Alejandro Godoy, abogado, columnista y  bloguero::

COBERTURA CON TINTES DE ANIMADVERSIÓN

¿Crees que realmente Fritz Du Bois acusa a su editora Gina Sandoval o acaso simplemente está dando a conocer sus funciones?

-Creo que está dando a conocer las funciones que tiene el editor dentro de una publicación. Así, en principio, lo expresado por Du Bois es una expresión neutra. ¿Dónde ha entrado a tallar una interpretación distinta? Pues en la premisa de la investigación policial, que supone la existencia de una organización criminal detrás de la extracción de información privada o reservada de funcionarios públicos. Si se quería sostener esa premisa, era necesaria una investigación exhaustiva que implicara tomar las declaraciones a Sandoval, cosa que no ocurrió durante dicha etapa.

¿Cómo abordar este tema? (La pregunta surge luego de ver en las redes sociales que decenas de usuarios -incluidos periodistas con cargo de editor- han señalado que el director acusa a su editora)

-Aquí la pregunta clave a absolver es hasta donde llega la responsabilidad profesional y legal del editor por el trabajo de los periodistas que se encuentran a su cargo. Este es un debate que deberían tener las redacciones de medios del país, lo que implicaría (en los casos que los tuvieran), ajustar o ampliar los libros de estilo o principios rectores de los medios de comunicación. Asimismo, aquí sería importante tener reuniones y consultas periódicas con los abogados del medio (sean internos o externos) para tener a la redacción informada sobre las posibles consecuencias legales de una información mal procesada o elaborada. En este caso específico, hasta el momento, no se cuentan con mayores elementos que permitan señalar que la editora tuviera algún tipo de responsabilidad por el tipo de fuentes que habría utilizado el periodista Palma para cubrir las informaciones a su cargo. Sí debía velar porque las mismas fueran verdaderas. Y no se tiene tampoco evidencia sobre un supuesto conocimiento que tanto la editora como el director tendrían sobre la obtención ilegal de información y que han insinuado algunos medios que han cubierto el caso.

-En términos generales, la cobertura del caso ha sido relativamente escueta. La mayoría de periodistas que se han ocupado del caso han coincidido en algunas premisas: hubo una falta del periodista Palma que debe ser investigada exhaustivamente para determinar su responsabilidad penal, pero la forma como se vienen llevando las investigaciones merece críticas debido a las afectaciones al debido proceso que se vienen produciendo. Sin embargo, si existen un par de medios de comunicación que pretenden involucrar al director del medio o al grupo editorial al que Perú.21 pertenece a partir de las declaraciones policiales, más que por evidencia concreta, por supuestos o sospechas basados en la animadversión que tienen tanto a Du Bois como al grupo, debido a diferencias políticas que se agudizaron durante la última campaña electoral.

* * *

Marco Sifuentes, editor de la agencia de noticias Infos.pe 

LA CONFIANZA SE VA CONSTRUYENDO CON EL TIEMPO

Le preguntamos si lo dicho por Fritz Du Bois en su manifestación policial era exactamente el rol del editor.

-Sí, es uno de los roles del editor. Sin embargo, como en todo en el periodismo, la confianza que se va construyendo con el tiempo es clave. Si un reportero demuestra con su trabajo que cuenta con fuentes informadas y veraces, va a disminuir el umbral de exigencia en la corroboración, especialmente en el ritmo frenético de un diario.

¿Crees que realmente Fritz Du Bois acusa a su editora? 

-Definitivamente no creo que Fritz esté acusando a Gina. Simplemente está describiendo, ante una pregunta, la labor del editor. Y corroborar la veracidad de las informaciones de Rudy Palma no implica conocer que provenían de correos interceptados. Corroborar la información también puede haber implicado cruzarla con fuentes distintas a las que Rudy hubiese usado de fachada para encubrir el verdadero origen.

* * *

Jacqueline Fowks, periodista y colaboradora de El País de España. 

EL EDITOR CONFÍA Y SUPERVISA

-Los editores revisan las notas y a no ser que se trate de redactores que recién se inician en la profesión, no siempre corroboran su veracidad porque asumen que el periodista ha hecho el trabajo correcto, el que se espera de él. En ciertas ocasiones, si un periodista realiza una entrevista y redacta un párrafo con una declaración polémica o que puede generar una crisis o tener alguna grave consecuencia, un editor puede pedirle al redactor que la pase el audio o pedirle ese pedazo de la grabación, pero en la rutina normal de un medio, el editor confía y supervisa. La experiencia suele permitir a los editores detectar en qué casos puede haber una invención, una tergiversación o una fuente sembrada.

-En el caso de Perú.21, creo que si la editora de Economía recibía una nota del redactor que mencionaba ‘fuentes del Mincetur’, la editora podía asumir que se trataba de funcionarios de dicha dependencia y no le exigía los nombres a Palma, y menos podría imaginar que no eran personas las que proporcionaban la información, sino correos consultados violando las comunicaciones de otros. La información podía ser veraz y eso posiblemente la editora lo confirmaba, pero es absurdo pensar que una editora de sección pueda tomar como válida y permisible la interceptación de una cuenta de correo electrónico como medio para acceder a las novedades. Un editor por supuesto que asigna tareas a los redactores, pero no es una tarea meterse en los correos electrónicos de las fuentes.

-Creo que el director de Perú.21 debió tener más cuidado en su declaración a la fiscalía para no dar a entender que Sandoval consentía que Palma revisara ilegalmente los correos del Mincetur. Si Du Bois tenía pruebas de que ella también estaba involucrada podía quitarle el respaldo o protección profesional y legal, pero no parece ser el caso.

(Esta es la cita en la que baso principalmente mi comentario: Que, el editor es el encargado de revisar las notas y corroborar su veracidad”, remarcó. El director de Perú.21 fue interrogado también sobre la verificación del contenido de las informaciones y señaló a los editores de cada sección como los responsables de asignar las tareas a los redactores).  

* * *

Juan Álvarez, editor de Política del diario La República

EL EDITOR NO PARTICIPA DIRECTAMENTE EN

LA RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN

¿Cuál es el rol del editor? En líneas generales desarrolla la labor de curaduría de contenidos, pues es responsable de lo que se publica y de que lo que se publique esté bien, tanto en forma como en fondo. Y esa responsabilidad va más allá de los textos, incluye absolutamente toda la presentación del material periodístico. En lo práctico, el editor es quien en un primer momento, junto con el jefe de informaciones, plantea temas para que sean desarrollados en la publicación, pero también canaliza iniciativas de los redactores o de otros editores y del director. En este último caso, si la sugerencia es aceptada, el editor contribuye con la tarea de encontrar el ángulo más apropiado para que la información sea del mayor interés público posible.

-Desde mi punto de vista, este sistema de trabajo, en el que los redactores tienen más participación (llegan a trabajar los temas que ellos proponen, y eso dinamiza el cuadro de comisiones) es ideal porque permite que se sientan más identificados con el producto global, e incluso se formen progresivamente también para cumplir, con posterioridad, el rol de editor. En un segundo momento, el editor recibe el informe del resultado de la gestión del redactor y en una reunión con él pregunta si este ha cumplido el estándar de calidad básico (que se haya consultado a las fuentes idóneas y en la cantidad necesaria, que se haya verificado y contrastado la información, y se consiga el equilibrio consultando a los aludidos, sobre todo si son acusados de algo) y acuerda con él cómo debe ser el tratamiento de la información para que sea tan interesante como relevante. Después, recibe el producto final y observa que este cumpla todo lo acordado. Dada la cantidad de noticias que se procesan, la simpleza de estas y el poco tiempo con que se cuenta, estas reuniones suelen ser breves y en ocasiones casi al paso.

-Como se hace evidente, el editor no participa directamente en la recopilación de información. No podría hacerlo, por cuestión de tiempo (tendría que contactar él mismo con la fuente, es decir duplicar el trabajo), y porque es como si desconfiara de su redactor (se supone que el redactor sabe lo que tiene que hacer, empezando por trabajar bien con buenas fuentes). Además, la confianza es fundamental en esa etapa como en todo el engranaje de la producción periodística, teniendo en cuenta su organigrama vertical.
Sin embargo, esto no impide que en ocasiones, cuando se trata de una información sumamente importante o delicada, se hagan reuniones específicas para conocer el detalle de determinado caso, llegando incluso a revisar con acuciosidad desde el valor de la fuente hasta las implicancias de lo que se vaya a aplicar al procesar la información. En estas reuniones participa el redactor, el editor, el director y a veces hasta otros editores, y lo tratado se mantiene en reserva para el resto del equipo.Si el redactor responde a la confianza de su editor, el editor responderá a la confianza de los demás editores y del director. El resultado de respetar esa confianza en todos los niveles y de modo recíproco será un producto periodístico de calidad, con menores posibilidades de cometer un error o, mucho menos, perpetrar un delito.

-Ahora, todo lo descrito anteriormente corresponde al sistema de trabajo que he conocido a lo largo de 20 años en diferentes medios y actualmente trato de desarrollar –con inevitables matices- en la sección política de La República. Desconozco cómo es en otros medios, aunque imagino que es, con algunas variaciones, de modo muy similar. Además, como se hace evidente, no es un sistema de trabajo fijo y estático. Hay situaciones en las que se deben hacer (de hecho, se hacen) excepciones, y en esas circunstancias especiales solo participan algunos editores y redactores. Por eso la respuesta a la última pregunta (¿Crees que realmente Fritz Du Bois acusa a su editora Gina Sandoval en el interrogatorio policial?) solo la tienen los aludidos y quienes trabajan con ellos. Solo ellos saben cuánto de lo que en teoría se dice sobre la labor del editor, se cumple finalmente en la práctica.

TUITS GENERADOS POR EL CASO PERÚ.21

 

 

 

 

Leave A Comment