Foto: Washington Post

A 40 años del Watergate, la historia no termina de contarse

10/06/2012
297 Views
  • Pin It

Fotos: Washington Post

Al cumplirse 40 años del caso Watergate, el más grande escándalo político en la historia de Estados Unidos, se ha demostrado que el entonces presidente Richard Nixon fue peor de lo que se pensó, aseguran Carl Bernstein y Bob Woodward en The Washington Post en un especial que incluye un recuento de la cobertura, fotos y videos.

El 8 de agosto de 1974 renunció el presidente Nixon tras la revelación de los periodistas Bernstein y  Woodward. Se trata de un caso emblemático para el periodismo de investigación, lección obligada de los estudiantes de periodismo y referencia obligada en nuestro oficio.

En un extenso reportaje, los periodistas indican que se han ofrecido innumerables respuestas sobre el caso Watergate desde el 17 de junio de 1972 cuando un grupo de ladrones vestidos de traje fueron detenidos en la sede el Partido Demócrata.

“En un inicio Nixon sólo ofreció una respuesta de que ciertos elementos trataban de extender este asunto más allá de lo que era, pero con los años se ha descubierto que el mandatario fue peor de lo que se pensó”, aseguraron.

“Cuando el entonces secretario Ronald Ziegler trató de minimizar el asunto como un simple robo, la historia demostró que era todo lo contrario”, escriben.

Dos años más tarde, en 1974, Nixon se convirtió en el primer y único presidente de Estados Unidos en dimitir por conspirar para obstruir la justicia en el encubrimiento del caso Watergate.

“Otra respuesta ha persistido desde entonces y a menudo sin discusión: la noción de que el encubrimiento fue peor que el crimen. Esa idea minimiza la escala y alcance de las acciones criminales de Nixon”, según los reporteros.

“Watergate fue mucho más que la integridad del proceso de proponer y elegir al presidente de Estados Unidos”, indicó el reportaje firmado por Carl Bernestein y Bob Woodward.

“Fue mucho más que eso en su forma más virulenta. Fue un descarado y audaz asalto, liderado por Nixon a sí mismo, contra el corazón de la democracia estadounidense: la Constitución, nuestro sistema de elecciones libres, el imperio de la ley”, subrayan.

“Hoy, mucho más que cuando cubrimos esta historia como jóvenes reporteros de The Washington Post, un abundante registro proporciona respuestas inequívocas y pruebas sobre el caso Watergate y su significado”, sostienen los periodistas.

Ese registro se ha ampliado por décadas con la transcripción de cientos de horas de cintas secretas de Nixon, añadiendo detalles y contexto a las audiencias en el Senado y en la Cámara de Representantes. Pruebas y  declaraciones de culpabilidad de algunos de los 40 colaboradores de Nixon y asociados que fueron a la cárcel y las memorias del ex mandatario y sus suplentes han permitido seguir contando la historia.

Visto aquí

Leave A Comment