Foto: Jonathan Castner/Getty images

Principios éticos para informar sobre masacres, según el Consejo Alemán de la Prensa

01/08/2012
141 Views
  • Pin It

Foto: Jonathan Castner/Getty images

La masacre en un cine de Colorado o el atentado en la isla noruega de Utoya, tragedias que un periodista debe cubrir, pero que muchas veces no sabe cómo hacerlo.

El Consejo Alemán de la Prensa, un órgano de control al que se someten los periódicos alemanes, brinda seis importantes consejos sobre la cobertura de estos temas.

Reproduciremos la lista publicada en la Academia de la Deutsche Welle:

1. A la hora de publicar el nombre y la foto del autor de una masacre, todo medio está obligado a ponderar detenidamente hasta dónde se extiende su compromiso con el interés general y dónde se sitúa el derecho a la intimidad del sujeto en cuestión.

El medio deberá tener en cuenta las circunstancias en las que se han producido los hechos. ¿Han ocurrido en un lugar público? ¿Qué dimensiones ha alcanzado? ¿El autor permanecerá en el imaginario colectivo y por lo tanto se justifica darlo a conocer? ¿O existen motivos, como pueda ser su edad, que hablen a favor del anonimato?

2. Las fotografías de las víctimas no deben ser utilizadas en ningún caso a modo de simple material gráfico para ilustrar la narración de la historia.

3. Dentro de un reportaje objetivo y equilibrado se pueden incluir retratos de las víctimas. No se permite, sin embargo, hacer públicos sus nombres completos ni detalles acerca de sus vidas (relaciones, hobbies, etc.). También está prohibido resaltar a uno de los afectados por encima de los demás sin el consentimiento de sus familiares. La excepción para esto la constituyen los personajes históricos.

4. Ante imágenes de la población conmocionada, el medio debe valorar si reflejan el sentimiento ciudadano –el dolor y el desconcierto que se apoderan de la sociedad tras una masacre- o si violan el derecho a la privacidad de las personas que en ellas aparecen.

5. Si se reconstruyen los hechos (arma, indumentaria, lugar del suceso) con ayuda de dibujos o animaciones, no recurrir nunca a analogías con juegos de computadora que muestren lo acontecido desde la perspectiva del autor. Una exposición de este tipo es sensacionalista y podría animar a otros a imitar la acción. En estos casos se exige especial cautela para no herir la sensibilidad los familiares.

6. Evitar representaciones del autor excesivamente emocionales. No usar, por ejemplo, poses de héroe con las que pudieran identificarse otros potenciales asesinos.

Leave A Comment