Prensa méxico

México: La institucionalización del ombudsman en los medios parece todavía lejana

  • Pin It

Por Claudia Benassini, periodista y estudiosa de los medios de comunicación en México.

En 2008 se inició en México la práctica de los defensores de las audiencias. La mayoría se concentra en los medios públicos y únicamente un grupo radiofónico privado cuenta con uno específicamente para los contenidos informativos. Los propósitos comunes obedecen a la autorregulación y el interés por las audiencias, traducido en el diálogo y su formación crítica. A continuación una breve descripción de los casos que tenemos en México.

1. Radio Educación, también pública, cuenta desde 2008 con su defensor de audiencias, sustentado en la autorregulación y la formación de audiencias críticas. Actualmente Beatriz Solís está a cargo.

2. Desde 2009 las estaciones que conforman el Instituto Mexicano de la Radio (MER) cuentan también con su ombudsman, quien tiene su espacio los miércoles a las tres de la tarde. Gabriel Sosa Plata, quien en este momento desempeña el cargo, maneja contenidos relacionados con la radio pública, asuntos sobre los medios en México y su relación con las audiencias radiofónicas. En su sitio web cuenta con un espacio para los radioescuchas. En este mismo sitio presenta sus informes trimestrales aunque debo decir que no están actualizados. La propuesta del ombudsman está basada en la autorregulación, la cultura del diálogo entre las audiencias y las estaciones del IMER.

3. También desde 2008, el canal 11 del Instituto Politécnico Nacional –un medio público- cuenta son su defensor de audiencia. El nombramiento se justifica en la autorregulación entre la televisora y sus audiencias. El espacio que tiene destinado en el sitio web es muy similar al anterior. En este momento el defensor es Guillermo Montemayor. El sitio no da acceso a los informes –anuales y semestrales- y tampoco hay información sobre si cuenta con un espacio en la programación de la televisora.

4. Canal 22, otro medio público, cuenta con su defensor también desde 2008. Sus funciones están basadas en la autorregulación y la participación ciudadana para buscar el diálogo entre las partes. En este momento el titular es André Dorcé; hay un espacio en la programación para un diálogo con los televidentes.

5. En abril del año pasado el grupo Multivisión (MVS) concesionado al empresario Joaquín Vargas, nombró por dos años a su ombudsman, específicamente para los contenidos informativos: Gerardo Albarrán. El nombramiento está bien fundamentado, en términos de un mecanismo de autorregulación de las emisoras que conforman el grupo MVS, en materia de participación, funciones y presencia en los contenidos informativos. También cuenta con un espacio de media hora los viernes a las 10:30 de la noche. El horario me cuestiona si a esa hora habrá radioescuchas interesados en un contenido relacionado con el comportamiento de los medios de comunicación en México. Entre otros temas puedo citar el proceso electoral, la intervención de un menor a propósito de un espacio para niños en el informativo de Carmen Aristegui. Pueden consultarse en el sitio web.

6. Gerardo Albarrán también ha participado en conflictos sobre los contenidos informativos. Por ejemplo, hace un mes John Ackerman, colaborador del noticiario de la una de la tarde presentó su renuncia argumentando censura por parte de su conductor Luis Cárdenas, por sus comentarios sobre Enrique Peña Nieto después de las elecciones. La producción, por su parte, argumenta falta de tiempo para introducir sus comentarios que son grabados. En su espacio de los viernes invitó a dialogar a las dos partes; Ackerman no se presentó, pues –afirmó- lo que tenía que decir estaba en su carta de renuncia.

7. Asimismo, en momentos en que ha sido necesario, Albarrán ha conversado con los conductores de los espacios informativos a propósito de los temas que manejan. El resultado de estas conversaciones se transmite en el espacio de los viernes, aunque no necesariamente con testimonios de las partes; también puede ser a través del análisis y comentario del ombudsman. Pone los podcasts de su programa a disposición de los interesados.

Como puede observarse, existe gran similitud en los objetivos y actividades de los ombudsman de medios en México. A pesar de que los informes no están actualizados, proporcionan una idea de las actividades desempeñadas durante un trimestre y/o un año. Los informes dan cuenta del número de casos atendidos, las situaciones particulares en las que han tenido que intervenir y, en su caso, los contenidos de sus respectivos espacios en medios. Me he extendido más en el trabajo de Albarrán porque es el más documentado. 

CADA MEDIO DEBERÍA TENER SU DEFENSOR DEL LECTOR

Personalmente creo en la importancia de la figura del defensor de las audiencias, sobre todo desde los objetivos que han llevado a las emisoras a tomar la decisión: la autorregulación y el diálogo con las audiencias que contribuya a su formación crítica. Desde esta perspectiva creo que cada medio debiera contar con el suyo. En este sentido me parece importante destacar que los ombudsman de los medios públicos desempeñan sus actividades con un mayor margen de libertad. Me pregunto qué sucedería en el caso de los medios privados, que pagan los honorarios del ombudsman. ¿Hasta dónde se toma partido por la empresa o por la audiencia o las partes en conflicto? ¿La resolución es o no satisfactoria para todas las partes incluyendo los directivos?

Podrá argumentarse que si la decisión es opcional deberá privar la imparcialidad y la decisión que beneficie a las audiencias. Pero esta reflexión me viene en el caso del diferendo entre Luis Cárdenas y John Ackerman ya comentado. El primero argumentaba además que se le pagaban sus colaboraciones aunque no salieran al aire, pero creo que quien participa como analista en los medios no se conforma con eso: busca que sus comentarios salgan al aire. Ackerman es un académico muy prestigiado que colabora en otros medios de comunicación y se retiró de MVS. ¿Esa decisión benefició a las audiencias? No estoy muy segura aunque yo no simpatizo con una parte de sus análisis.

No sé cómo estarán los números en Perú, pero en México el índice de lectura de periódicos es muy bajo, ante los embates de las modalidades en línea o, el peor de los casos, la falta de interés por la lectura o el argumento de que “se informan por la televisión o por Twitter”. Si en México se presentara la figura del defensor de los lectores sería muy interesante. Hace mucho tiempo que hago análisis de información y conozco la prensa local. Coincido con algunos colegas en el sentido de que los periódicos han dejado de escribir para los lectores y se han concentrado en escribir para el poder. En ese sentido creo que en México la prensa escrita les queda a deber a sus lectores. Además, predominan la parcialidad y la superficialidad en el tratamiento de algunos temas.

Ante este escenario de los medios creo que es muy reducido el número de lectores exigentes y críticos. La mayoría de los periódicos tienen su código de ética y de autorregulación. Entonces procede la figura del defensor, aunque, repito, su trabajo sería muy complicado en las condiciones en que funciona la prensa en México.

Una última cosa: me parece que los informes elaborados por los ombudsman permanecen en los respectivos medios. Hace unos meses la Universidad Autónoma de la Ciudad de México organizó un encuentro sobre el tema. Estuvieron presentes los defensores antes mencionados intercambiando sus experiencias. Creo que hace falta que se conozca el trabajo del defensor de las audiencias, que recibe muy poca difusión. Finalmente, veo muy lejana la institucionalización del ombudsman de las audiencias en los medios mexicanos dadas sus características y la importancia de escuchar a las audiencias y contribuir a su formación crítica. Quizá me equivoque, pero creo que por el momento no es posible.

 

Leave A Comment