Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

‘The Fucking Times’ y su incursión en la prensa nacional

08/10/2012
507 Views
  • Pin It

Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

PERÚ. La bulla y la música a alto volumen nos hizo sentir de golpe que no entrabamos en una redacción convencional. The Fucking Times (TFT), traducido elegantemente a “Los Tiempos Fregados”, es un periódico que irrumpió un Día del Periodista entre la extrañeza de canillitas y lectores habituales de titulares. ¿Fucking? ¿Times? Nombres en ingles que asombraron a mayores de cuarenta años  y deslumbraron a jóvenes veinteañeros. A una semana desde su publicación y ante todo pronóstico el diario se mantiene en circulación.

Muchos creen que este material impreso apareció de la noche a la mañana. Pero, no. TFT es un proyecto de largo aliento que empezó hace poco más de un año en una página web, y marcó su salto definitivo al impreso el 1 de octubre pasado. “El diario joven” -como también se le conoce– es un llamado a la insurgencia. “No una revolución ni rebelión, porque son términos fuertes; pero sí un grito de protesta”, asegura Jim Pino Alarcón, joven de 20 años, estudiante de 6to ciclo de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Lima, y director de The Fucking Times, con quien Clases de Periodismo conversó en medio de la ruma de periódicos, y mentes jóvenes apuradas por producir.

¿Qué tal la primera semana de circulación del diario?

Como producto superó las expectativas. A nosotros no nos gusta completamente, pero creemos que logramos hacer algo que ni siquiera teníamos la certeza de lograr. Obviamente, el periódico tiene muchos errores. Desde faltas ortográficas hasta errores de diagramación, pero los estamos corrigiendo día a día. El contenido está siendo del agrado del público, la gente nos escribe. La pegada ha sido muy buena.

Y no es para menos. En corto tiempo fueron finalistas en los 20 Mejores Blogs del Perú en Periodismo Digital; están muy cerca de los 2,000 seguidores en Twitter, y ya pasaron los 10,500 ‘likes’ en Facebook. La gente les comenta, se ríe junto a ellos, y hasta les pide trabajo.

Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

Para los que todavía no lo conocen… ¿Cómo definirías The Fucking Times?

The Fucking Times es una oportunidad, es una trinchera y ventana de expresión juvenil. Normalmente la gente tiene el estereotipo de que a los chicos no les interesa culturizarse o tener una pauta política. TFT es un intento de un grupo de jóvenes que si nos preocupamos, creemos que los jóvenes –si bien no tenemos protagonismo–, por lo menos podemos contar con alguna participación en la triada política-económica-social. Bajo ese sentido, rechazamos categóricamente que la gente piense que jóven es igual a música o espectáculos.

- Sobrevivimos a punta de sopa en bolsita, panes de ayer y cáscaras de huevo; llegamos a la oficina mintiendo a nuestros padres, estafando transportistas y buscando vueltos en teléfonos públicos.

Sin embargo, no todo es tan colorido como se lee, TFT tiene aún mucho camino para consolidarse como empresa. Tuvieron que pagar derecho de piso en la distribución de sus periódicos, y hay mucha gente que aún se pregunta si el diario existe…

-Tenemos problemas con la distribución. No somos los diarios que venden más o que empiezan con una gran venta. Hay más gente que desearía comprar el diario que la que compra. Los canillitas no están sacando nuestros periódicos. Por ejemplo, si sacamos 100 ejemplares, y los distribuimos en 5 agencias de distribución, 2 nos devuelven intactos, sin vender ninguno.

Jim, el director, es consciente de la responsabilidad que es manejar un medio masivo, y todo lo que eso trae consigo. A su lado tiene un equipo de 40 personas que no pasa los 25 años; no obstante cuentan con la madurez laboral para sacar adelante dos productos periodísticos.

¿Cómo fue el golpe de pasar de lo digital al impreso?

-Fue un golpe de productividad. La gente piensa que trabajar en un diario joven es 80% relajo y 20% chamba; y a decir verdad era 50-50. No había presión, porque no teníamos un deadline, un tiempo límite de entregar nuestro producto. La cosa fluía, hacíamos bromas, escuchábamos música. Al sacar el periódico las cosas cambiaron drásticamente. Ahora tenemos nuestras secciones repartidas, horas de entrega; si no mandamos a una determinada hora: imprimen tarde, nos cobran más por la movilidad, y la mitad de canillas ni siquiera recogen el periódico. Lo peor es que llegues tan tarde que tu periódico ni siquiera se imprima.

Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

Pino Alarcón explica que su diario es la suma de tres elementos básicos: el lado administrativo heredado de su padre, su lado periodístico, y su lado juvenil; dos de estos últimos componentes transmitidos al resto de su equipo:

-Este proyecto es la muestra más grande de vocación periodística que pueda existir. Hay gente que ha trabajado conmigo 9 meses solo por el hecho de demostrar que se puede hacer periodismo para jóvenes. Son talentosos que pueden estar ganando 1000 o 1200 soles. Tenemos un editor por cada producto. Editor para el impreso y el digital; un encargado de Logística, Marketing y Administración, y finalmente un editor de Arte, que aglomera Diseño y Audiovisual.

El éxito de TFT radica en gran medida a las redes sociales. ¿Cómo las manejan?

Nosotros tenemos un Community Manager que administra nuestros contenidos, y es la persona con la que estoy mayor tiempo conversando. Facebook es nuestra principal ventana de expresión, a punto de que si un día no sacamos nada en Facebook, nuestra lectoría en TFT.pe disminuye en un 70%.

Por ejemplo, El Comercio tiene un gestor de contenidos, pero es bastante pasivo. Lo único que hacen es colgar links, enlaces. Nosotros hacemos comentarios, acompañamos los enlaces de algunos textos introductorios. Nuestra dinámica con los jóvenes no puede ser unidireccional. Buscamos comunicación al 100%, y es obvio, pues somos la primera generación de nativos digitales.

TFT además del diario y la página web cuenta con un equipo dedicado íntegramente a la producción audiovisual. Su director asegura que sus picos de visualizaciones son entre 1000 y 1500 impresiones en video, por eso andan bosquejando un producto que jalará más gente.

Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

¿Su público objetivo es estrictamente joven?

-Sí y no. Tenemos comentarios de ese típico perfil de señor con foto carné en Facebook, o de señora cincuentona con los rulos bien hechos y su foto de DNI que comentan y saludan la iniciativa. Entonces bajo el término estricto de edad, 18-25, no. Consideramos más importante el término de joven de alma, de corazón o de pensamiento.

¿Por qué no un semanario o un mensuario? ¿Por qué un diario?

-La prensa tradicional tiene el objetivo de formar e informar (FI). Nosotros nos regimos bajo la FIE, formamos, informamos y entretenemos. Para informar nos parece poco oportuno sacar un semanario; porque no puedes sacar noticias ya que sale una vez por semana, en un periódico puedes hacerlo. No existe la manera de informar si no es para un periódico.

“El diario joven” rescata en sus páginas las opiniones de diversos líderes juveniles, siempre presentes en las protestas o quejándose ante lo que consideran injusto. ¿Cuántos son en total?

-Tenemos un staff de 14 columnistas. Hemos tratado de buscar a lo mejor de lo mejor en proyección académica, en función a sus habilidades para movilizar personas, opinar sobre política o analizar la coyuntura. Entre ellos está Sigrid Bazán, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Perú (FEPUCP); Rodrigo Calmet presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Agraria (FEUA); y Javier Albán expresidente de la FEPUCP. La idea es que esas personas, que muy probablemente, de acá a unos años sean gente importante ( ministros, dirigentes del país), se inicie de alguna manera en la generación de contenido, de opinión. ¿Por qué esperar 20-30 años para conocerlos? Si podemos hacerlo ahora.

Foto: Jack Hurtado / Clases de Periodismo

El jefe del proyecto cree que el éxito de su producto se debe al auge del Periodismo Digital, desarrollado aún más por las herramientas electrónicas.

-Es un momento en el que el periodismo digital está creciendo de una manera demasiado vigorosa. Hoy en día, solo faltan buenas intenciones y muchos esfuerzos para lograr que casi toda idea germine positivamente. En ese sentido me parece alucinante la especialización de contenidos. Me parece bien que haya un blog que hable de Universitario de Deportes, otro que hable de los chalecos de jean, u otro que toque temas de lentes hipster. Existe un nivel de profesionalismo técnico, de manera que tenemos un abanico de opciones de enterarnos todo de cualquier cosa. Me encanta vivir en esta época porque podemos aprovechar los recursos de internet.

¿Cuál es la línea que los separa del sensacionalismo?

-Tenemos una sección que se llama “A Nadie Le Importa”, en la que ponemos curiosidades, cosas que no aportan demasiado a lo que queremos llevar, pero curiosamente esa sección es la que más se ve; entonces es una paradoja en lo que necesitas vender y lo que quieres ofrecer. En ese sentido hacemos todos los esfuerzos en no caer en el amarillismo. De no vender morbo, porque lo detestamos. Tenemos 24 páginas en nuestro periódico, y solo una es para espectáculo, que hablan de temas ni siquiera morbosos. No tocamos tragedias, muertes, ni “Al Fondo Hay Sitio”.

Al irnos le dijimos que defina a TFT en una sola palabra. Tardó más de 20 segundos, y finalmente exclamó. ¡Insurgencia!

Estudiante de Periodismo de la Universidad Jaime Bausate y Meza, con miras a especialización en Periodismo Digital. Colecciono fútbol [Periodista y coleccionista] ¿curiosa combinación, no?

Leave A Comment