Claves

Lo que podemos aprender de los distintos tipos de periodistas

Por Elena Miranda

Publicado el 27 de Diciembre del 2012

7934274010_f230677375_o

Más allá de las prácticas comunes en el periodismo, cada uno de los periodistas percibimos el mundo e interactuamos con los demás de manera diferente, lo que, se quiera o no, influye en la forma de hacer nuestro trabajo y abordar diversos temas.

Matt Thompson, de Poynter, nos presenta una tipología del periodista, que ha construido en base a su trabajo diario con otros periodistas, y que nos puede servir para aprender de ellos. “Reconocer nuestras pasiones y dificultades nos puede ayudar a hacer un mejor trabajo”, dice.

Aquí están, los cuatro tipos de periodistas:

El narrador

Principal motivación: Conectar a las personas entre sí y con temas que importan en la vida.

Fortalezas: Contar historias. En manos de este periodista, incluso una reunión mundana del concejo de la ciudad se convierte en una fuente de fantasía e intriga. El atractivo de este tipo de periodismo es que casi cualquier persona puede relacionarse con una buena historia. Además, las grandes historias y sus personajes  son proclives a continuar con ellos mucho después de que los hechos se han desvanecido de la memoria. La mayoría de los periodistas caen en este tipo.

Debilidades: La realidad tiene una forma de desafiar  a las convenciones narrativas clásicas. El celo por las historias pueden cegarlos ante la realidad. Hay la tendencia a convertir las carreras políticas, por ejemplo, en grandes enfrentamientos dramáticos entre casi míticos personajes con defectos trágicos, indelebles. Pero muy a menudo, la dinámica de una carrera política es mundana, impulsada por una compleja combinación de circunstancias que una buena historia puede ocultar o simplificar en exceso.

El sabueso

Principal motivación: La exposición de hechos ocultos o desconocidos.

Fortalezas: Los reporteros sabuesos poseen una curiosidad implacable y un empuje que les ayuda a descubrir constantemente nuevos hechos. Los periodistas de investigación probablemente se inclinan en esta dirección. Aunque la noticia es a menudo una mercancía en la era de Twitter, cualquier persona que acceda primero y de manera regular a una fuente de información nueva sobre un tema es probable que reúna una gran audiencia, leal e influyente.

Debilidades: Da una desmesurada atención a la información nueva a expensas de los hechos conocidos que podrían ayudarnos a entender mejor un tema. En el peor de los casos, esta tendencia lo empuja a engullir un montón de trivialidades sin atender a la dinámica verdaderamente importante de la historia.

El analista de sistemas

Principal motivación: Entender el mundo y explicarlo con claridad.

Fortalezas: Los analistas de sistemas tienen un talento para olfatear causas profundas, las principales tendencias y patrones importantes en que se basa una historia. Se premian a sí mismos cultivando una verdadera competencia y el conocimiento de un tema que dura más allá de un ciclo de noticias. Ese grado de autoridad puede atraer a una audiencia leal, que regresa una y otra vez para enterarse de la evolución de la noticia.

DebilidadesPuede ser difícil que escriban claramente para el público en general. Los analistas de sistemas constantemente tienen que estar atentos a no dirigirse únicamente a los expertos y conocedores. A menudo, tienen que luchar contra una tendencia a centrarse en algo general sin captar las experiencias individuales que ilustran mejor una noticia. Esto hace que la audiencia se tome su tiempo para entender su trabajo, lo que va en contra de las exigencias del ciclo de noticias.

El provocador

Principal motivación: Revelar las facetas complejas del mundo.

Fortalezas: Los provocadores  destacan las ideas superficiales desde distintos ángulos, interrumpiendo la tendencia natural de los medios de comunicación de presentar un comportamiento general. Piensan en nuevas maneras de enfocar un tema o de identificar las nuevas tendencias o patrones. Ellos saborean la sensación de cubrir un tema que no ha llamado la atención de otros o de informar sobre un ángulo que nadie ha notado aún. Los provocadores son particularmente buenos en plantear preguntas y hurgar en la sabiduría convencional de una manera que los anima a pensar de forma crítica sobre el tema.

Debilidades: El deseo de encontrar cosas nuevas puede empujar al periodista a detectar tendencias que no existen. Los provocadores deben tener cuidado de no poner demasiado énfasis en los valores atípicos y en las excepciones. También se enfrentan al peligro de engancharse a una historia no descubierta de una manera que aleja al público en lugar de atraerlo.

Según Thompson, cada uno de estos tipos es capaz de hacer un gran periodismo y un periodismo pobre. “El mejor periodismo surge cuando los periodistas con distintas inclinaciones trabajan juntos”, agrega.

¿Te reconoces en alguno de estos tipos de periodista? ¿Tienes otro tipos para añadir a la lista?

Publicado por:

Periodista.

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Capacitación de los periodistas no es una prioridad

James Breiner -becario de Knight International Journalism Fellowship– es director del Centro de Periodismo Digital de Guadalajara, un instituto regional para capacitar a periodistas de América Latina en las nuevas técnicas y tecnologías de publicación para el Internet. Sobre la preparación de los periodistas -tema tocado por Raúl Serrano aquí hace unos días- hablamos con […]

31-12-09

Más periodistas sufren detenciones en Turquía

Turquía está experimentando la observación internacional debido a que el pasado 11 de octubre tres reporteros gráficos alemanes fueron arrestados y detenidos, al sudeste de Diyarbakir, acusados ​​de ser espías y provocadores, informa Vice News.

18-10-14

Periodistas gallegos que quedaron sin empleo fundan un medio digital

Dioivo, un nuevo medio digital en gallego, debutó hoy con la filosofía de “contar y contrariar” y ofrecer una visión informativa propia y diferente de la realidad de Galicia.

29-02-12

COMENTARIOS