La Tesis

Cuando la noticia está en manos de los usuarios de Internet

Por Carolina Hernández Cufré

Publicado el 08 de enero del 2013

¿Qué es lo que se está generando ante el fenómeno de participación directa en la creación de información, con mayor libertad y oportunidades de comprometerse con distintas causas? ¿Los medios de comunicación y el periodismo se encuentran inmersos en la transformación social propia del avance de la web? ¿O viceversa? ¿Gran parte de las fuentes clásicas serán perturbadas por la inteligencia colectiva servida en tiempo real de cada vez más herramientas tecnológicas?

A pesar de que hay una implicancia y editorialización de parte de los periodistas profesionales que pertenecen a medios de periodismo participado, en este tipo de sitios se rompen las pirámides noticiosas, se infringen el orden y jerarquías de importancia, selección y valor que puede imponer el medio a las noticias. Ahora son los mismos usuarios los que le dan trascendencia a las noticias, pero incluso también está en sus manos la creación, emisión y circulación de información, y el proceso periodístico pasa a ser compartido.

La definición de contenido, en este caso, de tipo periodístico, evoluciona, crece y se amplía, porque comentar una noticia, difundirla con un valor añadido y remezclarla, implica crear justamente un nuevo contenido.

Comprar-Contenidos-Digitales

Aquí el periodista cobra una nueva función: la de ser el custodio de esa información que se difunde desde fuentes que están ganando legitimidad a partir de la participación asidua y con elementos del género periodístico. Incluso a veces, esa data se difunde sólo en las redes personales de los usuarios y es allí donde el cronista puede encontrar y seleccionar primicias o complementos para sus propios informes servido de herramientas como por ejemplo la red Storify. Esta, permite crear historias o líneas de tiempo a través del aporte de lo que se haya publicado acerca de una palabra o frase en medios como Twitter ,Facebook, Instagram[1], Youtube, Flickr[2], notas de diarios o blogs. Desde ella cada publicación puede ser “arrastrada” hacia una especie de artículo donde se conformará de tweets, fotos, videos o notas. Cada usuario podrá cambiar el orden de los elementos, así como añadir párrafos para ayudar a dar un contexto a los lectores.

Hoy sirve de complemento para los medios ya que permite el ingreso de los prosumidores a sus publicaciones diarias, sobre todo si lo utiliza para la cobertura de noticias en curso como elecciones, reuniones, eventos, movimientos sociales, noticias o para seguir reacciones y conversaciones que se generen en las redes.

Entonces, “la información se convierte en un río compartido que incorpora fragmentos distribuidos elaborados por periodistas y lectores. Y el río convierte en una estructura informativa descentralizada, con archivos en beta, inspirada en la Wikipedia[3] (…) Nadie posee el periodismo. Cualquiera puede usarlo. Cualquiera puede mejorarlo. Cualquiera puede hackearlo.” [4] Lo mismo ocurrirá con la composición de los relatos, que tomarán nuevas formas híbridas, hechas de fragmentos que antes no podían ser poco integrables.

El mensaje está teniendo una tendencia de tipo coral, distribuyéndose, pudiendo ser modificado, enriquecido y retroalimentado durante todo el ciclo de la comunicación. Incluso el “eco” de una nueva narración colectiva se convertirá en nuevos mensajes.

Y como ha expresado el equipo de redacción de Bottup en una reflexión sobre el derecho a la información, “en esa doble vía habrá un punto de encuentro, de participación conjunta cuyo resultado tiene grandes probabilidades de reflejar mejor esa realidad que se pretende narrar a través de los medios. Se podría llamar ‘democracia informativa’, porque todos participan de manera eficaz”.[5]

Tres Casos de cobertura y creación colectiva

A continuación se describen tres ejemplos contundentes de cómo puede influir positiva o negativamente la participación de los ciudadanos, servidos de tecnología para crear información instantánea, con capacidad de generar conciencia o de ser viralizada parar crear movimientos.

Se retoman con el fin de mostrar en acción a una de las categorías de prosumidores más “completa” que es la de los multimedia. Esta caracterización se debe a que los usuarios de este tipo son los que ponen en juego más herramientas tecnológicas de participación de manera conjunta.

Atentados en el subterráneo de Londres

Uno de los casos emblemáticos del periodismo ciudadano en acción ha sido la jornada del 7 de julio de 2005 en Londres cuando un grupo de terroristas atentó en el subterráneo local dejando un saldo de 56 fallecidos y 770 heridos. moblog_c5e3bfbeddbfbDurante los hechos, las personas que habían quedado atrapadas allí tomaron fotos y videos desde sus teléfonos móviles. Luego, actuando como prosumidores multimedia, subieron ese material a Youtube y Flickr para ser vistas por miles de personas incluso antes de que los medios acudieran a cubrir la noticia.

Desde el poder político oficial se ordenó quitarle dramatismo al hecho y que las cadenas de televisión hicieran una cobertura lo menos dramática posible. En las transmisiones no se registraron ni gritos, ni imágenes de sangre, ni rescates, sólo periodistas con ambulancias de fondo. “Pretendimos no crear más angustia de la que ya crea este tipo de episodios”, le dijo Javier Farje, de BBC Mundo al diario El Mundo ante la consulta por el tratamiento distante. Es por esa razón que luego se bautizó a estas transmisiones “cobertura blanca” o “imágenes blancas”.

Pero las primeras imágenes y vídeos grabados por los ciudadanos, subidas a las redes, llegaron hasta medios como la BBC, de tal forma que la ciudadanía se convirtió en fuente de información prioritaria para ilustrar los hechos que estaban ocurriendo, en un acto de colaboración comunicativa. Si bien este tipo de participación había sentado un precedente durante y después de los hechos del 11 de septiembre de 2001 con el registro ciudadano del atentado a las Torres Gemelas, esta vez el ida y vuelta emisor-receptor dio un giro de 180 grados. En esta ocasión la audiencia se convirtió en el núcleo emisor de los contenidos en sus propios espacios mediáticos.

london_train-1Aquí fueron los mismos afectados los que comenzaron a hacer circular en sus redes las verdaderas imágenes de las explosiones y sus trágicos resultados. Esto hizo que a la mañana siguiente la mayoría de las tapas del mundo New York Times, Washington Post, Daily Mirrow, USA Today, Miami Herald, entre otros hayan usado alguna de las imágenes tomadas desde celulares, que incluso, resultaron ser los únicos documentos registrales del atentado.

 

“Our Life in the D”

Un ejemplo de la utilización de herramientas de participación con fines sociales es el caso de “Our Life in the D” o “Nuestra vida en el D”. Se trata de un proyecto de capacitación y participación activa dirigido a los estudiantes de secundaria de Detroit, Estados Unidos. En él participan periodistas profesionales con el fin de coordinar el uso de las herramientas tecnologías y el leguaje periodístico para lograr que los jóvenes asuman un rol proactivo como usuarios de la Internet y puedan informar aquello que sucede en sus barrios o colegios.

Es un medio ciudadano que busca mostrar otra forma de mirar a la actualidad desde lo hiperlocal en el que los alumnos son protagonistas a través de una visión que trata de influir en su comunidad e incluso en su entorno político-social.

En su web www.ourlifeinthed.com anuncian: “Nuestra vida en el D dará a las familias, los responsables políticos, líderes empresariales, medios de comunicación y líderes de la comunidad una nueva perspectiva desde la cual ver los debates actuales sobre la educación, la salud, la economía, la política y otros temas de interés para nosotros en los niveles local, estatal y federal.”

El proyecto intenta darle voz a los jóvenes para motivar cambios en sus entornos próximos dándoles lugar a convertirse en ciudadanos activos e informados del rol que juegan en sus vidas las políticas de sus gobernantes para poder así influir en su entorno.

bullUno de los productos que ha surgido en este proceso de construcción colectiva de prosumidores multimedia en “Nuestra vida en el D” son los vídeos para concientizar sobre cómo afecta diariamente el acoso escolar a miles de estudiantes, hecho que incluso se ha convertido en una importante causa de deserción escolar en los Estado Unidos.

#Yosoy132

#Yosoy132 es el hashtag que unifica e identifica un movimiento de jóvenes universitarios mexicanos en una embestida virtual y luego callejera contra los medios tradicionales de ese país encabezados por Televisa.

La corriente surgió en un contexto pre–electoral por la presidencia, donde las redes sociales, sobre todo en Twitter se vieron afectadas por algunos candidatos, con la compra de seguidores y la creación de cuentas fantasmas abultar comentarios convertirlos en tendencia para simular popularidad mediática. Pero el hecho contundente para el levantamiento juvenil fue la visita del  candidato del partido del “PRI” Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana, quien iba liderando las encuestas, y para los ciudadanos era el que contaba con el apoyo de los medios más importantes de México, como Televisa y Milenio, así como de algunos diarios entre éstos los del grupo Organización Editorial Mexicana.

En esa Universidad fue recibido con abucheos por parte un nutrido grupo de estudiantes, que también se encargaron de filmar los episodios desde dispositivos móviles.

Todo hubiera sido un hecho anecdótico, si el multimedio Televisa junto con los principales diarios locales al transmitir el evento no hubiera titulado “Éxito de Peña en la Ibero”. Tampoco si se le hubiera dado voz a los estudiantes que fueron parte de los hechos y si se hubiera hecho foco sólo en las pancartas del partido del opositor Andrés Manuel López Obrador.

México es un país donde la TV está en manos de sólo dos grandes grupos, no hay pluralidad, ni diversidad de voces. Por eso, a partir esa cobertura desde una cámara digital, 131 estudiantes del la Iberoamericana usaron las redes para desmentir masivamente la versión errónea y sumar un video [6] subido a YouTube su credencial y número de matrícula. Hicieron hincapié en que eran ellos los estudiantes que habían abucheado al candidato. A su vez comenzaron a exigir información veraz, bandera del movimiento de allí en más.
Sin título132El video tuvo miles de visitas y fue detonante para a organización en la red de una protesta frente a las instalaciones de Televisa y marchas concurridas a las que se unieron estudiantes de otras universidades públicas y privadas en contra del candidato del PRI. El nombre #Yosoy132 significa que además de los 131 alumnos de la “Ibero”, ese miembro restante simboliza las adhesiones a la demanda general por del derecho a la información.

“La lección es que a los jóvenes conectados y educados también les interesa la vida pública y se involucran en ella a través de las redes, ni más ni menos. De las redes pasaron a la calle, ahora deben pasar a las propuestas y evitar ser manipulados para conservar su carácter joven y ciudadano (…) no es una anécdota de jovencitos que juegan con Twitter”[7], resume la máster en periodismo digital Ester Vargas en su medio clasesdepriodismo.com


[1] Es una aplicación para compartir fotos con la que los usuarios pueden aplicar efectos fotográficos como filtros, marcos y colores retro y vintage y compartir las fotografías en diferentes redes sociales como FacebookTwitterTumblr y Flickr. Su característica distintiva es que da una forma cuadrada y redondeada en las puntas a las fotografías en honor a la Kodak Instamatic y las cámaras Polaroid.

[2] Se trata de un sitio web que permites subir, archivar, ordenar, buscar, comentar, vender y compartir fotografías y videos en línea.

[3] Se autodefine como una enciclopedia online, gratis, libre y accesible por todos gracias a la información colaborativa de todos sus usuarios. Permite revisar, escribir y solicitar artículos sobre cualquier temática.

[4] GUTIERREZ, Bernardo. Un Manifiesto Postperiodístico en web Clases de Periodismo. Consulta: el 28 de mayo de 2012. Disponible en : <http://bit.ly/IucPx4>

[5] EQUIPO de redacción Bottup. Artículo El derecho a la información requiere una participación colectiva. Consulta: 29 de mayo de 2012. Disponible en: < http://bit.ly/LbjRTs >

[6] http://www.youtube.com/watch?v=cT5E3SqAHKI

[7] VARGAS, ESTHER. Claves del #Yosoy132, una protesta contra Televisa y el derecho a la información. Consulta el 1 de junio de 2012. Disponible en < http://bit.ly/K4Hku2 >

 

Publicado por:

Periodista argentina entusiasta de la tecnología e interesada en la información participada. www.letracompartida.com es mi laboratorio. Soy parte de la Secretaría de Vinculación Tecnológica de la Facultad de Periodismo de la UNLP. Tw: @ohcarool

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Atención, periodista: Siete repositorios de tesis digitales

Por fortuna, numerosas universidades peruanas mantienen actualizadas sus espacios de almacenamiento de tesis.

23-07-16

Instagram permitirá ver “Stories” de gente a la que no se sigue

Instagram está compitiendo con Snapchat usando la característica Stories.

30-08-16

Facebook añade llamadas libres en Messenger

Messenger, app de mensajería de Facebook sigue evolucionando. La compañía actualizó su herramienta el último jueves con características que permiten hacer llamadas gratuitas entre los contactos de la red social.

04-04-14

COMENTARIOS