Coberturas

El fotorreportero que no se rindió

Por Lucia Calderón Portugal

Publicado el 12 de Agosto del 2013

El fotógrafo Giles Duley estuvo a punto de morir el año 2011 cuando una mina explotó mientras acompañaba a las tropas estadounidenses en Afganistán. Hoy tiene tres miembros amputados, pero sigue ejerciendo su profesión.

En un testimonio recopilado por Finanzas.com, el fotógrafo señaló que fueron dos meses que pasó en cama sin saber con certeza si iba a sobrevivir. Los doctores solo pudieron salvarle un brazo ya que las otras zonas de su cuerpo habían sufrido graves infecciones debido a la explosión.

El fotorreportero dijo que su primer temor fue que sus imágenes no tengan la misma calidad que antes del accidente y añadió que los primeros días fueron difíciles, pero que con el pasar del tiempo volvió a familiarizarse con las historias que buscaba captar.

A pesar de la experiencia vivida, el fotógrafo regresó a Afganistán para terminar el proyecto que comenzó en un hospital de ese país y actualmente cuenta con un archivo fotográfico, reunido en una publicación, que relata la historia de heridos de guerra que sufrieron lesiones parecidas a las de él.

Conoce más de sus experiencias en el siguiente video:

 

Lee la historia completa aquí

Publicado por:

Estudiante de comunicaciones de la Universidad de Lima.

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Las mejores fotografías de la comunidad de VSCO Cam en 2015

VSCO Cam se ha vuelto popular por su sofisticado panel con opciones de edición y numerosos filtros, tanto entre los profesionales como en los aficionados.

29-01-16

“Gran parte de la actual generación de fotógrafos profesionales nunca ha usado películas”

La cámara digital nos ha cambiado a todos, sobre todo, ahora que está en nuestro bolsillo, que está incorporada en el teléfono, y que puede llegar en segundos al mundo entero gracias a Internet y las redes sociales.

16-01-12

La fotógrafa aficionada que no pudo revelar nunca sus imágenes por falta de dinero

Vivian Maier era una apasionada de la fotografía, las más de 100,000 instantáneas que capturó a lo largo de su vida, y que nunca pudo revelar por falta de dinero, lo dicen. Vivian no fue más que una humilde niñera que falleció en la pobreza en 2009. Pero su identidad ha quedado grabada en las imágenes que tomó, material que ahora es expuesto al mundo.

22-05-13

COMENTARIOS