Claves

¿Un buen reportero puede ser un gran jefe?

Por Lucero Chávez

Publicado el 08 de junio del 2014

A menudo, las salas de redacción promueven al personal a cargos mayores basándose en sus habilidades periodísticas, pero muchas veces no toman en consideración sus capacidades para liderar.

En un artículo para CJR, el periodista Ryan Cittum asegura que, en el lío interminable sobre el despido de la editora jefe del New York Times, Jill Abramson, nadie cuestionó sus habilidades como periodista, era su estilo de gerencia el que estaba en duda.

Es cierto que hay jefes malos en todas las profesiones, pero en el periodismo los casos en estos tiempos salen a la luz y desatan una serie de cuestionamientos.

Veamos los puntos de Cittum sobre el tema:

1. No hay programas de desarrollo y manejo de personal en nuestra profesión. De acuerdo con un estudio realizado en el 2008 por Teresa Schmedding, no parece haber una fuerte cultura de gestión de formación en los diarios.

2. Los rasgos personales que tienden a hacer de alguien un buen reportero –excelencia, independencia, escepticismo, agresividad, etc – pueden ser contraproducentes al momento de ser jefe, afirma Cittum.

3. El trabajo es simplemente muy duro. Además, de hacer una labor periodística 24/7, los jefes también tienen otras preocupaciones como lidiar con reporteros, diseñadores, fotógrafos y manejar cómo continuar con el legado de un medio establecido mientras descifran cómo sobresalir en la era digital.

5. También está el hecho de que los periodistas –no nos engañemos– pueden ser difíciles. Si el jefe es bueno, la redacción comenzará a cuestionar su autoridad. Todo un reto ser uno sin dejar de ser lo otro. “Queremos a aquellos que cuestionen la autoridad , pero no la nuestra”, asegura Jill Geisler, jefe de Liderazgo en el Instituto Poynter.

Jill Geisler sostiene que no ha visto un patrón de que las mujeres sean juzgadas con más severidad que los hombres. Y acosta que los tipos difíciles son fáciles de identificar sin importar el género.

Sin embargo, en la recientes décadas, la cultura de las redacciones severas y agresivas va quedando en el pasado. La idea del editor detestable e imperial ha sido reemplazada por uno que convoca y une a su equipo… o al menos eso nos dicen. ¿Qué opinas?

Lee el artículo completo en Columbia Journalism Review

Publicado por:

Peruana. Veinteañera. Interesada en periodismo, política internacional y tecnología.

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

La importancia de mencionar al sujeto detrás de un tiroteo

Los funcionarios públicos y defensores de víctimas a menudo piden a los periodistas abstenerse de nombrar a la persona detrás de un acto atroz. Poynter compartió algunos argumentos para demostrar que es una mala idea hacer caso.

04-10-15

Periodistas, medios y audiencia ganan con la realización de eventos

Los eventos realizados por los medios de prensa traen beneficios tanto para las organizaciones como para sus lectores. Angela Washeck, colaboradora de Mediabistro reunió 5 razones por la que los medios de prensa deberían considerar ser anfitriones de eventos:

23-08-13

10 errores frecuentes en la enseñanza del periodismo

A menudo los jefes de redacción y editores nos preguntamos por qué el practicante que irrumpe en nuestros medios no alcanza la talla de un egresado de periodismo o de comunicación. Aquí algunas reflexiones con la única finalidad de aportar y recibir feedback de parte de estudiantes y profesores.

26-04-10

COMENTARIOS