Claves

Más periodistas son perseguidos en Bielorrusia

Por @cdperiodismo

Publicado el 18 de noviembre del 2014

Redadas, amenazas y multas. Esto es lo que enfrentan los periodistas oriundos de Bielorrusia que trabajan para medios extranjeros a un año de las elecciones presidenciales, por lo que Reporteros sin Fronteras ya denunció el acoso e intimidación de los reporteros.

De acuerdo con la organización, desde 2009, se supone que los periodistas que trabajan para medios de comunicación con sede en el extranjero deben ser acreditados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, pero la dependencia rechaza sistemáticamente todas las solicitudes de acreditación, obligándolos a trabajar ilegalmente y exponerlos a juicios bajo la acusación de “producción ilegal de contenidos de los medios”.

Ya se han reportado casos, como el de Ales Zaleuski el pasado 13 de noviembre, quien ahora sería procesado por hacer un informe sobre corrupción para la sede en Varsovia de Belsat TV. Él ya fue multado con 330 euros en mayo pasado por un cargo similar.

Este tipo de problemas debilita la cobertura periodística, pero no es el  mayor problema. Las fuentes ahora no quieren hablar con los reporteros, quienes —en no pocos casos— se sienten perseguidos.

Vía  Reporteros sin Fronteras

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Jugarse la vida en Siria: la experiencia de la reportera de CBS News

La reportera Clarissa Ward, de CBS News, viajó de incógnito a Siria para entrevistar a dos occidentales que luchan contra los Estados Unidos. La red de noticias tomó el riesgo a pesar del contexto de secuestros y decapitaciones por parte de los combatientes islámicos.

09-10-14

Bloguero recibirá mil latigazos por insultar al islam

Un bloguero saudí fue sentenciado a 10 años de prisión. Pero lo más trágico es que también deberá recibir mil latigazos por insultar al islam.

08-01-15

Afganistán: Reporteros sin Fronteras presentó centro para la protección de mujeres periodistas

Reporteros sin Fronteras presentó el martes un centro para proteger a las mujeres periodistas en Afganistán, el segundo país más peligroso para la profesión después de Siria.

09-03-17

COMENTARIOS