Claves

James Foley pudo haber escapado pero no quiso abandonar a su amigo

Por @cdperiodismo

Publicado el 17 de Marzo del 2015

El periodista estadounidense James Foley, ejecutado en agosto de 2014 por el grupo Estado Islámico, pudo haber escapado, pero no lo hizo porque no quería abandonar a un amigo que también fue secuestrado.

Así lo afirmó el exrehén el reportero Javier Espinosa, quien contó todos los detalles de su rapto al diario El Mundo.

Foley y (el británico John) Cantlie probaron en dos ocasiones (escapar). La primera fue un rotundo fracaso, antes incluso de iniciarse”, escribió.

“En la siguiente ocasión, el periodista estadounidense demostró su enorme calado humano. Tras conseguir evadirse de la habitación donde estaban prisioneros, agarrado a una manta, tuvo que esperar a Cantlie” y -como fue descubierto- no escapó.

“Foley podría haber intentado huir en solitario, pero prefirió entregarse”, asegurando que “no podía dejar solo a John” Cantlie, rehén británico que ha aparecido en varias ocasiones en videos de propaganda y que seguiría vivo.

Puedes revisar el especial #Prisionero43 con todas las historias sobre su calvario.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

China: Muestran en pantalla gigante el asesinato de James Foley

Increíble. Para mostrar los contrastes entre un sistema capitalista y uno comunista el gobierno chino tuvo una insensata idea; difundir fotogramas del asesinato de James Foley en contraposición a los rostros felices de las familias chinas, según informó el portal de noticias Quartz.

22-08-14

Los 10 posts más leídos en Clases de Periodismo

Somos un espacio de consulta para numerosos periodistas, comunicadores y profesionales de otras ramas preocupados por informar mejor y obtener recursos que compartir con otras personas. Y estamos orgullosos de ser un referente para la región.

31-12-14

Reflexiones sobre el asesinato de un periodista: Sensacionalismo y no interés periodístico

En un texto para The Berkshire Eagle, Mariane Pearl –que trabaja en Barcelona– cuenta que una tarde Glenn Drohan, un veterano periodista, y algunos otros excompañeros de Danny se reunieron en el diario (donde aparece su columna y donde trabajó su esposo) para un intercambio apasionado sobre lo que eran las buenas prácticas del periodismo y las que no.

07-09-14

COMENTARIOS