Claves

Ser offline o ser online, he ahí el dilema

Por @cdperiodismo

Publicado el 29 de agosto del 2015

Por Miguel Jarquín  (*)

Nuestra vida “real” comienza a ser una plasta amorfa compuesta por dos espacios físico-temporales: offline y online. Un offline en el que interactuamos con las personas, nos desplazamos de un lugar a otro, percibimos y sentimos al mundo exterior y el online, un mundo virtual (“ideal”) creado por y para nosotros en el que navegamos, compramos, conectamos y nos inventamos de acuerdo a necesidades, gustos y anhelos propios y ajenos.

Pero, qué está pasando, dónde estamos parados, por qué el comportamiento social se ha modificado de manera tan notoria en un plazo tan corto de tiempo. No tengo una respuesta concreta, pero sí una lista de factores que busca contribuir para la generación de un criterio propio:

En primer lugar pensemos en la hiperconectividad, un concepto hermano de la globalización que entrelaza y correlaciona objetos, cotidianidad, personas, y ambientes, aunque en la hiperconectividad a diferencia de la globalización los ambientes son meramente virtuales, subjetivos y sumamente personalizados.

Este factor incide en nuestra vida real a través de acciones y momentos tangibles, cuando utilizas el teléfono antes y después de dormir, cuando mandas mensajes en WhatsApp para saludar a un amigo, cuando revisamos nuestras notificaciones en Facebook para saber qué piensan de ti esta tarde, cuando “reporteamos” el tráfico en el trayecto al trabajo (Twitter) o simplemente la fotografía de tu comida (Instagram) y la opinión del lugar en que la compraste (Foursquare).

Lectura phone

Todos los días, a todas horas contamos con un dispositivo móvil, para decirle al mundo:

¿Qué estamos pensando?

Ambientes y “realidades” virtuales trazados en la Web 3.0, un modelo híbrido de mercadotecnia, publicidad y sistemas computacionales de estímulo-respuesta que generan una “Inteligencia artificial” a través de patrones de comportamiento, acciones de usuarios, y cookies que recopilan información de direcciones IP y generan servicios y productos personalizados para los usuarios.

Por otro lado, la inmediata y abrumadora cantidad de información que recibimos todos los días en la web, ha sumergido nuestra capacidad de análisis en un mar de superficialidades, es decir, cada vez tomamos menos de los textos que leemos, tanto en extensión como en profundidad de análisis, somos máquinas de likes, favs, retuits y comentarios cortos, expresiones a través de las cuales aprobamos o desaprobamos los contenidos, pero pocas o nulas son las ocasiones en que nos detenemos para hacer un análisis profundo y detallado de los temas.

Subjetividad exacerbada 

Phone

Un tercer e importantísimo factor, es la subjetividad exacerbada a la que nos han llevado desarrollos como las aplicaciones móviles, tecnologías que parecieran diseñadas a nuestra medida, sin embargo, cuando las miramos en su totalidad hay un alto porcentaje de ellas que parecieran absurdas y es que contamos con aplicaciones para TODO, desde las que “te enseñan a besar” (iFrenchKiss), hasta los útiles geolocalizadores que te acompañan paso a paso a llegar a cualquier destino siempre y cuando cuentes con wi-fi (Google Maps, Waze, etc.).

Pero todas esas aplicaciones que te suenan absurdas, en realidad no lo son, sólo son el reflejo del nivel de personalización de los productos o servicios satisfaciendo o creando nuestras necesidades, las que no te hacen sentido, seguramente hace felices a millones de usuarios.

Los Millennials al poder

noticias-millenials

Finalmente y quizá uno de los factores más importantes a considerar, es el cambio generacional en el que estamos inmersos, con los Baby Boomer (1971 y 1985) que parecieran estar viviendo el ocaso de sus modelos tradicionales de productividad y estructuras sociales, luego, la Generación X (1985 y 1992 que conoce y se rige por normas y modelos tradicionales pautados por su generación antecesora, pero no por ello deja de lado las nuevas tecnologías y nuevas propuestas de los Millennials, una generación de nativos digitales que tienen prospectiva y habilidades para generar nuevas realidades, aunque carentes y sumamente necesitadas de historia, orígenes con un fondo estructural y profundo de sus propuestas.

Así pues, les compartimos estos factores que inciden para generar las realidades en las que nos vemos sumergidos todos los días, a todas horas con todas las personas que nos rodean, seres amados y seres creados.

 (*) Especialista en SMS y capacitación en Comunicación Digital. Puedes seguirlo en Twitter, Facebook o Linkedin.

 

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

NYT no quiere que sus redes sociales solo busquen clics

Un buen editor de social media necesita un juicio editorial muy fuerte. Así lo aseguró Michael Roston, quien se desempeña en este cargo en el diario The New York Times.

01-03-15

10 recomendaciones para transmitir un evento en Twitter y Facebook

Twitter y Facebook son ideales para transmitir eventos.  Sin embargo, a menudo se descuida la segunda red social. Gran error. No podemos dejar abandonado Facebook. Recordemos que gran parte de la audiencia está allí, y no precisamente en Twitter. Así que debes organizarte para cubrir estos dos frentes. ¿Cómo?  Una sola persona no puede hacerse […]

03-04-11

La interacción entre el mundo on line y off line en Egipto y Túnez

Tanto en Túnez como en Egipto, el papel de las redes sociales fue trascendental para el desarrollo de los eventos. Pero, ¿cómo se dio la interacción entre el mundo online y offline en estas situaciones? Andy Carvin de NPR participó en un chat donde trató este tema. Aquí algunos de sus apuntes: En Túnez se dio […]

31-01-11

COMENTARIOS