Claves

Benito Taibo: “Cuando crean que han acabado con todos los periodistas aparecerán otras voces”

Por Esther Vargas

Publicado el 25 de mayo del 2017

Estos días no son buenos para hablar del periodismo en México. El periodismo está de luto, y Benito Taibo no está al margen, cómo estarlo. Lo dice claro:  “Ser periodista aquí es un estado de alerta permanente”. Y a pesar de ello, sostiene que no podrán callar a todas las voces que quieren seguir ejerciendo el oficio. A pesar de la muerte, de las amenazas, de las presiones siempre surgirá una voz.

Sentado en una oficina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Benito bebe despacio café y sonríe cuando habla de libros, pero se queda  sin expresión al abordar la situación de sus colegas. Un tuit del 15 de mayo refleja su ánimo.


El autor de ‘Recetas para el desastre’, ‘Persona normal’ o ‘Desde mi muro se alista para visitar la Feria Internacional del Libro de Lima. Le hace ilusión el Perú, un país que ha leído con apasionamiento y que imagina bien gracias a autores como Manuel Scorza, Mario Vargas Llosa, Alfredo Bryce Echenique, entre otros como Guillermo Thorndike y ese libro ‘El Caso Banchero’ que le pareció simplemente espectacular.

La situación del periodismo en México es de espanto. Mientras se llora la muerte de Francisco Valdez, hay un periodista desaparecido, y otro amenazado, entre muchos más que seguro son silenciados día a día. ¿Cómo define esto que se está viviendo?

-Estamos en un estado de indefensión absoluta. Nos están matando. El Estado no es capaz de garantizar  la libertad de expresión. Pero debemos decir que es algo anecdótico porque el pueblo entero está en ese estado. Los periodistas somos una pequeña parte, pero claro tenemos voz, palabra y ayudamos a tomar decisiones. Estamos en un momento francamente terrible.

Cada día se hace más difícil ejercer el periodismo en México

-El periodismo ha persistido y ha sobrevivido a los estados más catastróficos de la historia. Desde las guerras mundiales hasta las masacres de hoy.  Siempre ha habido una voz. El periodista está allí para contar historias y lo seguirá haciendo.  Cuando crean que han acabado con todos los periodistas aparecerán otras voces, otros que lo hagan.

El silencio no ganará, entonces.

-Hay zonas donde hablar es condenarte.  Y sin embargo se sigue haciendo periodismo. Quizás no en los grandes medios, pero en los medios pequeños. Se siguen contando historias.

¿Encuentra cierto desánimo en los estudiantes de periodismo?

-No estoy seguro. Yo considero al periodismo una de las profesiones más bellas del mundo. Tener el privilegio de ser la palabra de aquellos que no la tienen y la voz de los que necesitan voz es algo bello. Los periodistas siempre hemos sido censurados, callados, comprados, pero las voces críticas permanecen. Aparecen más.

¿La literatura no lo apartó del periodismo?

–Soy periodista, he sido periodista 40 años. Soy un periodista que ahora hace literatura, pero sí te pones a leer mis libros encuentras un periodista detrás. Aprendí a escribir en una sala de redacción y me siento orgulloso de mi oficio.

PERIODISTA Y ‘PERIODISTA’

¿Las salas de redacción siguen siendo las grandes escuelas de periodismo más que la universidad?

-En la sala de redacción se aprende muchísimo y en la calle. Pero si me enfoco más diré que el periodismo solo se aprende en la calle. Las academias y las escuelas son importantes, pero donde te fogueas, y te cincelas es en la calle, en el contacto con los otros, en el sentarte horas frente a la pantalla o la hoja en blanco a pulir las palabras.

¿Qué le recomendaría a los estudiantes de periodismo?

-Que no desistan, que nunca nadie les diga que se callen, que se unan, Necesitamos contar historias, y necesitamos ser nosotros los que las cuenten.

Hoy muchos se hacen llamar periodistas solo por tener un blog o un teléfono. ¿Qué le parece?

-Usaré unas enormes comillas para decir que ‘periodista’ no es el que tiene un blog o agarra un teléfono para hacer un video o dar una información. El periodismo es horas de trabajo. Es un oficio que yo comparo con el de albañil. Un albañil coloca ladrillo por ladrillo para que la pared no se caiga, un periodista coloca palabra tras palabra para que la historia no se caiga. Es mucho más que un blog, o un celular. Las nuevas tecnologías han hecho que cualquiera parezca un ‘PERIODISTA’.

 

 

Publicado por:

Periodista. Profesora especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media. Directora de Clases de Periodismo y Sin Etiquetas. Consultora en Social Media. Soy editora de Audiencias del diario Perú21 del grupo El Comercio de Perú. Colaboro con la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez (FNPI).

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Paraguay: Detienen a otro implicado en muerte de periodista

Continúan las investigaciones para dar con los responsables de la muerte del periodista paraguayo Pablo Medina, el corresponsal de ABC Color que fue acribillado por dedicarse a investigar los nexos que hay entre autoridades locales y los narcotraficantes que operan en la frontera con Brasil.

09-12-14

La viñeta política en la era de las redes sociales

En un pequeño ensayo titulado “La risa caníbal”, el escritor español Andrés Barba señala: “El cómico es un gran aglutinador porque no hay nada con una capacidad de convocatoria más inmediata que una buena carcajada”.

23-08-16

Politico ya no quiere concentrarse en la cobertura de los medios de comunicación en EE.UU.

El portal de política estadounidense, Politico, reasignó a varios de sus reporteros de su sección de medios de comunicación para centrarse más en la política y menos en noticias sobre la industria.

17-03-17

COMENTARIOS