Claves

Lo que hace AP para verificar la información en redes sociales

Por Elena Miranda

Publicado el 19 de noviembre del 2012

@lheron

Una de las exigencias del proceso de verificación que realiza The Associated Press y que fue puesta a prueba con el huracán Sandy en los Estados Unidos es que no solo hay que confirmar el origen de la información difundida en las redes sociales sino también la veracidad de esta.

Fergus Bell, editor de Social Media y de UGC (verificador de contenido creado por los usuarios), detalla que, ante la avalancha de fotos y videos sobre los momentos más dramáticos de la tormenta, tuvo que usar un exigente proceso de verificación, basado en las políticas de la organización y en la cooperación entre sus miembros.

En un post de Poynter, Bell explica que los estándares de AP no han cambiado, pero que  han debido crear flujos de trabajo y prácticas específicas para trabajar con las redes sociales.

¿Y cómo hacen para no equivocarse? Estos son los tres pasos que siguen:

1.Usar el proceso normal de verificación de AP

2.Implementar un nuevo proceso de verificación de los contenidos generados por los usuarios basado en las mejores prácticas existentes.

3.Tomarse el tiempo para el proceso de verificación y no dejarse llevar por la urgencia.

Bell pone énfasis en que no solo hay que monitorear las redes sociales sino también entender el contexto de la información para agregarle valor a la historia. Por ello, AP ha incluido recientemente en sus informes un aviso que describe el proceso de verificación para validar cualquier contenido generado por el usuario.

En ese sentido, aclara que el proceso de verificación no está destinado a ser interpretado como un círculo. “Confirmar y verificar la fuente original” y “Verificar contenido y contexto” son acciones independientes del proceso. Confirmar la fuente original significa encontrarla para obtener el permiso para usar la información y verificar el contenido significa que lo que está diciendo la fuente es verdad.

CUIDADO CON LOS VIDEOS DE YOUTUBE  

A diferencia de otros medios de comunicación, AP no puede simplemente agarrar el código de inserción de un video en YouTube y colocarlo en una historia en línea. Primero, debe averiguar su origen y obtener los permisos necesarios para distribuir el contenido.

Esto significa que no hay margen para la exhibición de un video o una imagen sin confirmar, pero que podría ser cierto. “Siempre advertimos que solo difundimos información cuando podemos confirmarla”, recuerda Bell.

Un factor que ayuda a las agencias de noticias es que activistas de países como Siria están apoyando el proceso de verificación. Ellos ponen un cartel delante de la cámara para demostrar qué día se está haciendo el video y los textos de lo que están diciendo para que los puedan entender completamente.

Según explica Poynter, todas estas acciones de AP pretenden que una mayor exigencia en su proceso de verificación pueda animar a otros a que hagan lo mismo.

Publicado por:

Periodista.

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

México: ¿periodistas aliados de los narcos?

Así como los ‘halcones’ -la red de policías, meseros y otras personas que informan sobre los hechos en la ciudad donde trabajan los narcotraficantes-, algunos malos periodistas brindan datos sobre los reporteros que están detrás de investigaciones contra narcos o reciben ‘coimas’ para publicar información falsa contra un determinado cártel. Este es el testimonio de […]

13-09-10

Los social media propician una mejor calidad de periodismo

Los social media han creado una especie de ‘filtro humano’ para el periodismo de calidad. Un análisis reciente ha demostrado que las historias más compartidas de la aplicación para iPad de The Daily son las de noticias duras, por encima que los chismes y la opinión.

13-04-11

México: “Se hace crónica de la denuncia y la indignación”

Elena Poniatowska, una reconocida periodistas y activista mexicana, participó en la inauguración del Segundo Encuentro Nuevos Cronistas de Indias, organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y CONACULTA, en Ciudad de México.

10-10-12

COMENTARIOS