Claves

“Una nación sin periódicos, pero con infinitos blogs no sería mejor”

Por Esther Vargas

Publicado el 26 de septiembre del 2010

Foto: Wikipedia

David Remnick, director de la revista The New Yorker, acaba de publicar una monumental biografía sobre Obama (El Puente. Vida y ascenso de Barack Obama). En entrevista para El País de España, el curtido periodista admite que las redacciones han cambiado.

“Antes reinaba el sonido de las máquinas de escribir, la gente se gritaba cosas horribles, se fumaba y alguien siempre estaba borracho. Cuando empecé en el periodismo era de otra manera”, dice este laureado premio Pulitzer de 51 años.

¿El periodismo mejora con el tiempo o es uno de esos raros asuntos no sujetos al darwinismo?

No lo creo. Internet ha producido comunicación sin fricción, un acceso a una vastedad de información de un modo increíblemente fácil y maravilloso. La información puede ser ilimitada, pero no el periodismo de calidad. Y ahí es donde este es relevante, más que hace 10, 15 o 75 años. La tecnología tiene consecuencias inesperadas, usted trabaja en un periódico y lo sabe todo sobre esas consecuencias inesperadas. Imagínese España sin EL PAÍS. ¿Cree que sería mejor como nación si careciese de periódicos, pero contase con un infinito número de blogs? Estoy convencido de que no.

¿Es este aún el mejor oficio del mundo, como lo definió García Márquez?

Para mí lo es. Yo vengo de una ciudad pequeña y para un chico como yo representaba la posibilidad de un billete con el que viajar al gran mundo y hacer preguntas groseras sobre asuntos como política internacional. Es divertido. Claro que García Márquez acabó por abandonarlo.

¿Cuál es el secreto de una buena pregunta?

Que sea inesperada. Se trata de sacar a los personajes de sus casillas, de lo que se espera de ellos. Una entrevista nunca se puede convertir en un peloteo de pimpón. Hay que mandar una bola de vez en cuando a la esquina, adonde le cueste trabajo a tu oponente devolverla. En eso, la maestra era Orianna Fallacci.

¿Y cómo se siente uno al otro lado de la grabadora?

Incómodo. Sé lo que hago cuando estoy en su lugar, no cuando me siento en este. Cada cual tiene sus métodos. Había un periodista de The New York Times, llamado A. J. Liebling, que se limitaba a ponerse frente a su interlocutor y no decía nada, simplemente le miraba fijamente. Un tipo que conocí en Gaza conducía las entrevistas como si fueran horrendas discusiones. Lo que en ningún caso es aceptable es la conferencia de prensa. Es el teatro de lo irrelevante.

¿Qué consejo daría a un joven periodista que no aceptase el cabal de dedicarse a otra cosa?

Que sea comprensivo. Y se interese en la gente. No hay que ir con ideas preconcebidas. A veces me entrevistan y lo único que veo que me preguntan es lo que han leído en los dossiers de prensa, es como si quisieran que les dijera algo que ya saben, solo que un poco cambiado. Cuando empecé en esto me encantó saber lo sorprendente que puede llegar a ser la gente. Sobre todo los grandes hombres…

¿Por ejemplo?

Todos. Gorbachov, Yeltsin, Lady Gaga… Son personas, si los encuentras en el momento adecuado y con la actitud correcta, los puedes desenmascarar, y eso es maravilloso. Le contaré una anécdota. Gorbachov tenía un rival temible: Ligachev. Todos los corresponsales de Moscú lo veíamos así, “el segundo hombre más poderoso de la URSS”. Una vez le pedí una entrevista y me dijo que se pasaría por mi oficina. Yo le dije, no se preocupe, ya me acerco yo. E insistió. Y apareció este tipo con el pelo gris, un traje raído y un maletín. Me dijo que había olvidado algo en casa, que si no me importaba acompañarlo. Lo hice, y cuando subió a su apartamento olvidó el maletín en el coche. Lo cogí y lo sacudí. Estaba vació. Lo usaba como una herramienta de defensa. Era un tipo extremadamente normal. El periodismo te da una idea de lo normal y vacío que puede ser el poder.

Lee la entrevista completa aquí.

Publicado por:

Periodista. Directora de Clases de Periodismo y La Ruta del Café Peruano. Consultora en Social Media. Editora web del diario Perú21 del grupo El Comercio de Perú. Especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media.

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

The New Yorker y su apuesta por el video

The New Yorker tiene una apuesta de video de lujo. Sin perder la esencia del producto, la organización ofrece clips que cuentan historias con una belleza y elegancia fieles al estil

12-03-16

Nuevos formatos: Historias de The New Yorker serán cortos documentales

The New Yorker considera que tiene una lista de historias que pueden ‘migrar’ a otro formato con la finalidad de explorar nuevas audiencias, modelos de negocios y narrativas. Para ello, ha recurrido a su impresionante archivo -que data de 1925- y al talento de productores de cine. En total, han recuperado 50 historias, y se busca incorporar a los autores originales, quienes son un gran aporte para la producción.

17-02-16

Las ilustraciones del The New Yorker no se salvan del verificador de datos

Rigor en todo. Como debe de ser. La revista The New Yorker conocida por su rigurosa comprobación de los hechos (cita, detalle, atribución) cuenta en una nota que sus ilustraciones también pasan por el ojo del ‘fact checker’ o verificador de datos

04-02-12

COMENTARIOS