Colaboradores

#Madrescoraje: Cuando la integridad le gana a la exclusividad

Por @cdperiodismo

Publicado el 27 de noviembre del 2013

 

madre coraje

La travesía por ser “importantes periodistas” suele distraernos del camino. Nos importa más llenar que explicar. Nos preocupa más el cierre que la memoria. Cuidamos el periodismo por segundo, pero no el periodismo por las personas.

La posibilidad que tenemos de convocar a la indignación es también la oportunidad de recordarnos que no somos de otra especie. No somos intocables. Somos trabajadores de noticias y de historias. Nos debemos al lector.

Hace unos días, en nuestra redacción (Sexenio Nuevo León)  estuvieron un grupo de madres mexicanas que buscan a sus desaparecidos. Integran Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL). Nuestro compromiso era leerles en voz alta el reportaje final de dos meses de trabajo.

Karla Tinoco, una reportera de 26 años, se sentó frente a ellas y relató cada nombre, lugar y escena que involucraba las voces de Lourdes, Leticia, Angélica y Juana.  ¿Era correcto que las “fuentes” tuvieran acceso a nuestro reportaje antes de su publicación? Puede haber muchas respuestas, pero solo una lección: Karla nos recordó que antes de ser periodistas somos personas intentando comprender qué significa lo que hemos visto, investigado y contado.

 

Aquí el video de #Madrescoraje:

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

¿Eres el tipo de reportero y director de medio que contrataría Jon Lee Anderson?

El periodista mexicano Darío Dávila entrevistó a Jon Lee Anderson. Una extraordinaria conversación donde el maestro da una serie de claves para ser mejores en este oficio que demanda profesionales audaces, capaces de escuchar y sin arrogancias.

17-12-11

Para hacer un reportaje basta un IPhone4S, una libreta y gastar las suelas de nuestros zapatos

Dávila publicó un reportaje en Publimetro México donde revela cómo un narcotraficante decide instalarse en una colonia.

16-11-12

El periódico que renunció a mejorar el mundo

En este diario los periodistas más experimentados habían hecho de sus fuentes feudos de poder donde sólo ellos mandaban. Si otro reportero quería sumar a la cobertura, estos virreyes debían aprobarlo. Era un derecho de piso periodístico.

18-04-12

COMENTARIOS