Claves

La despedida del Defensor del Lector de El País y varias lecciones de periodismo

Por @cdperiodismo

Publicado el 21 de septiembre del 2014

La industria del periodismo está en un proceso de profunda transformación y en esta evolución también se incluye el papel del Defensor del Lector, refiere Tomàs Delclós, quien anunció que solicitó su renuncia como Defensor del Lector de El País, pues se incorporará a un nuevo proyecto, meses antes de acabar su ciclo.

En un artículo de despedida, aseguró que ha cumplido su tarea sin injerencias por parte de la dirección y con el apoyo de la redacción, y en las extensas líneas deja su reflexión sobre el rol que ha cumplido su figura desde que el diario fue el primero en activarlo en 1985.

En su opinión, apoyar la existencia de un Defensor del Lector puede ayudar a que los diarios mejoren la transparencia. “La apertura del sistema informativo que ha supuesto Internet y la complejidad empresarial del mapa mediático la hacen más necesaria”, explica y añade que es mentira que con el acceso a la red, sus colegas ya no son necesarios.

LA RESPONSABILIDAD

El Defensor del Lector, ¿se volverá innecesario porque ya hay abundantes críticas o será más importante como un recurso para dar sentido a este ruido? pregunta Delclós apelando a la lógica de la comunidad.

“La existencia de ediciones digitales, donde el error es más fácilmente remediable y permite una corrección más efectiva sin necesidad de aguardar a una futura, pero igualmente necesaria, fe de errores, modifica algunas prácticas del Defensor en su papel, al menos el central, de mediador entre el diario y los lectores que se interrogan sobre sus prácticas informativas”, asevera en el texto.

Sus tareas no lo han convertido en uno más de la oficina relaciones públicas del medio. Es vital que los errores se corrijan  y se reconozcan. Esas son tareas para los diarios, cuyos miembros ya conocen las reglas para el buen ejercicio del periodismo. No cumplir con lo que se sabe del oficio es lo que genera la desconfianza de la ciudadanía.

Es por ello que Delclós recomienda a los periodistas meditar sobre la propia práctica. “La indagación sobre los hechos sigue siendo el deber del periodista y la materia prima de nuestro oficio. Tan apasionante como difícil”, escribe, y reitera que hay principios básicos que no deben alterarse.

Delclós se despide pidiendo al gremio que combata “lo aparente, las falsas evidencias”.

Lee el artículo completo desde aquí.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Piden descartar demanda contra diario ecuatoriano

“El juez debe descartar la demanda planteada en contra de El Universo“, indicó la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) de Ecuador. Esta crítica se suma a la de la ONG Human Rights Watch. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, pidió 80 millones de dólares al periodista y a los directivos del medio que publicó […]

01-04-11

Una cafetería con forma de cámara

Corea del Sur tiene una singular cafetería. Desde lejos puede ser una sofisticada y futurista construcción, pero un poco más cerca–al menos para un fotógrafo– se pueden notar características de una cámara.

30-03-14

Así interactúa WSJ con los lectores y aprovecha Facebook

El diario The Wall Street Journal inauguró este mes una aplicación en Facebook conocida como WSJ Newshound.  Se trata de  un cuestionario sobre la actualidad, un libro abierto, y una manera divertida de “poner a prueba su coeficiente intelectual sobre las noticias…”. Años atrás se realizaba este ‘quiz’ a través de correo electrónico y ahora […]

25-09-10

COMENTARIOS