Claves

México: Gobierno tendría miedo al desarrollo de Mexicoleaks

Por @cdperiodismo

Publicado el 27 de marzo del 2015

Por Ernesto Aroche Aguilar (Lado B)

Mexicoleaks abrió, para el gobierno federal, dos frentes que aún no sabe como atajar, por un lado la posibilidad de que trabajadores insertados en las estructuras de gobierno, molestos con la corrupción, comiencen a filtrar documentos comprometedores, y por el otro lado el acuerdo en conjunto de medios apostados por la investigación periodística para trabajar a la par.

Aunque, aclara Ignacio Rodríguez Reyna, director de la revista emeequis que esta noche está sentado en una mesa junto con los directores de los otros medios involucrados: Rafael Rodríguez de Proceso, Daniel Moreno de Animal Político, y Daniel Lizarraga de la unidad de investigaciónque arropó Carmen Aristegui cuando aún tenía la primera emisión de MVS Noticias, en realidad mexicoleaks “no existe”.

No es una organización como lo pudo ser WikiLeaks, el claro antecedente, no es un archivo de documentos filtrados en donde cualquiera podría consultarlos, no. No es, de momento, más que un buzón mediante el cual los interesados en filtrar información pueden cubrir sus huellas y entregar los documentos o indicios de posibles investigaciones sin que nadie sepa quién fue. Y pueden decidir a quién filtrarle la información o entregársela a todos. El resto es trabajo de los medios y organizaciones no gubernamentales –conformadas por reporteros como Periodistas de a PieCencos y Poder— para confirmar, confrontar, investigar, y contextualizar, es decir, como apunta Daniel Moreno, hacer periodismo.

La mesa o conversatorio se lleva a cabo a invitación del CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económica) y de su maestría en Periodismo y Asuntos Públicos, y se produce un par de semanas después de que MVS decidiera despedir primero a la mitad de la unidad de investigación que encabezaba Lizarraga, y después a la conductora estrella del espacio matutino de noticias que puso en jaque al gobierno de Enrique Peña Nieto al dar a conocer una solida investigación periodística que puso al descubierto las relaciones de connivencia entre el grupo empresarial Higa y el presidente de la República. Es decir, la investigación de la Casa Blanca.

Y lo mismo se habla del despido de la unidad y la salida del equipo de trabajo de Carmen Aristegui, como respuesta violenta de un PRI que no sabe gobernar de otra manera, o como lo sintetiza Rafael Rodríguez: “el PRI solo respondió a su naturaleza de gobierno autoritario y hegemónico”, que de la tradición de censura del aparato de gobierno más allá de si es de izquierda, de derecha o de centro.

Al respecto, Rodríguez Reyna recuerda como en el sexenio de Vicente Fox, cuando él era director editorial adjunto de El Universal y director de “La Revista” –el antecedente directo de emeequis– les fue censurado un número en donde se publicaría un reportaje que sacaba a la luz el fideicomiso mediante el guanajuatense recibió millones de pesos antes de tomar posesión como el primer presidente de la alternancia, pieza, por cierto, firmada por Lizarraga.

–En aquel entonces, la medida empresarial –es decir el acto de censura– tuvo que ver con un asunto de concesiones, y de esta relación oscura, por debajo de la mesa, poco transparente del poder con los propietarios de los medios.

A cambio de detener la publicación del reportaje el gobierno de Fox prometió y ofreció una serie de cosas a la directiva de El Universal, pero no les cumplieron. Cómo tampoco, asegura Rodriguez Reyna, les van a cumplir a los Vargas lo que les hayan prometido.

–Una de las cosas que me da más tristeza de este desenlace del asunto de los Vargas y la presidencia (de Peña Nieto), es que los Vargas son muy ingenuos. No les van a cumplir nada. No les van a dar nada, como no le dieron nada al dueño de El Universal, nada de lo prometido. A lo mejor hubo otros negocios, a lo mejor hubo otras cosas, pero lo que a mi me consta, que sé que les habían prometido, no se los dieron. Ni se los iban a dar. Les habían prometido el canal 40, les iban a dar 60 estaciones de radio, concesiones, y les iba a dar la aerolínea Aeromexico que entonces era del estado.

En lo que todos en la mesa coinciden, más allá de los detalles que acompañan a uno de los casos emblemáticos de los últimos años en donde el poder asienta un golpe sobre la mesa para contener a un espacio periodístico que ha sacado a la luz trabajos que confrontan al poder en su estructura de corrupción, es que están de frente a un golpe al periodismo y su principio de ser ese perro guardián de la democracia del que hablan algunos teóricos.

–Lo que vemos hoy –apunta Daniel Moreno—es un golpe al periodismo, y desde mi perspectiva esa es la defensa fundamental, y además de todo esa es la crítica central que podemos hacerle a la mayor parte de los medios, es decir, sabemos todos que los medios de comunicación, salvo las obvias excepciones, no le apuestan al periodismo, porque saben que ese sí es un motivo de conflicto con los gobiernos. Esa es la defensa que había que subrayar, de Daniel, y de todos los demás. El periodismo es lo que le duele al gobierno.

Mexicoleaks para despertar la confianza

Pero el eje central de la noche no es lo sucedido con la unidad de investigación que formó y dirigió Daniel Lizarraga por espacio de tres años, no es tampoco el despido de Carmen Aristegui y la cerrazón de la familia Vargas, dueños de la radiodifusora y propietarios de la concesión que les permite lucrar con el espectro radioeléctrico, no es el autoritarismo priísta que está de regreso, aunque todo eso está dentro y a los lados del tema central de la noche, es decir mexicoleaks.

Ricardo Raphael, columnista político y coordinador de la maestría, cuenta al inicio del conversatorio que el tema que se definió semanas antes, cuando se planeó el encuentro, era debatir sobre la investigación de la casa que regaló Grupo Higa a la pareja presidencial, pero que la realidad caprichosa como es había cambiado el eje hacia la plataforma tecnológica y de encriptación que ofrecer a sus usuarios la certeza del anonimato para la filtración de documentos e información.

Aunque, como ya se dijo, los temas corren paralelos, pues como señaló The Washington Post sin haber publicado aún una sola de las posibles filtraciones la plataforma, o el buzón como lo define Rodríguez Reyna, desató su primera tormenta.

Y aunque MVS aseguró en sus comunicados que su problema no era con la plataforma sino con el uso de la marca en el lanzamiento y conformación de la alianza de medios –una afirmación que dice Lizarraga no se sostiene pues hubo situaciones previas como la publicación de otras investigaciones a la par de organismos como el National Security Archive en donde también se usó la marca MVS sin que la empresa se sintiera defraudada–, lo que subyace, coinciden todos en la mesa es el nerviosismo en el gobierno federal.

–Es una herramienta tecnológica que nos va a permitir acercar a mucha gente que está hasta la coronilla de la corrupción, que están hartos de hechos relacionados con abuso de poder, violación de derechos humanos, pero que han tenido temor de acercarse a los medios –sostiene Rodríguez Reyna— y creo que esto ha provocado mucho miedo. Y yo digo, pero si todavía hemos publicado nada, ni siquiera hemos terminado de revisar todo lo que ha llegado… El grado que hay de corrupción ya se ha convertido en algo que no es una práctica individual de un funcionario, se ha convertido en un sistema de gobierno, y la corrupción como sistema de gobierno ve amenazador que cualquiera pueda denunciar esa corrupción.

Al respecto, abunda el director de Proceso, Rafael Rodríguez, que uno de los objetivos es despertar el interés de los ciudadanos que con frecuencia son hipercríticos de los medios, porque vivimos en la corrupción, en la ineficacia o en la sumisión, y no cumplimos con todas sus expectativas.

Pero, apunta, el circulo que puede alimentar verdaderamente el buzón, “más allá del ciudadano que ojalá tenga acceso a información valiosa, nosotros tenemos que despertar la confianza de aquellos que dentro de las estructuras de los poderes de este país estén hartos, incluso de su propia corrupción”.

Este artículo fue publicado inicialmente en Lado B

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Descarga ranking mundial de la libertad de prensa

Reporteros Sin Fronteras (RSF) publicó su ranking mundial de la libertad de prensa, y en esta edición se muestra el descenso de varias naciones orgullosas de sus democracias.

16-02-14

Ganador del premio Pulitzer deja The New York Times tras dos décadas

El adiós. James Risen, ganador del premio Pulitzer, se despidió del New York Times, después de casi dos décadas.

28-07-17

México: MVS denuncia a Carmen Aristegui por prólogo en el libro “La Casa Blanca de Peña Nieto”

La periodista Carmen Aristegui y la editorial Random House Mondadori informaron que Joaquín Vargas, presidente de MVS, ha presentado una denuncia por daño moral.

21-07-16

COMENTARIOS