Claves

COVID-19: Consejos para cubrir las dudas sobre la vacuna

Por Kevin Morán

Publicado el 09 de febrero del 2021

En 2019, la OMS incluyó la vacilación ante las vacunas como una de las 10 principales amenazas para la salud mundial. Es por eso que los periodistas deben investigar y educar al público sobre el tema.

Una publicación del Journalist’s Resource (JR), escrita por Naseem Miller, nos recuerda que es importante distinguir a las personas que dudan de las vacunas y los llamados “anti-vacunas”, un grupo pequeño pero activo de gente en contra de la vacunación.

“Están separados de las personas que dudan de las vacunas”, refiere la periodista científica Melinda Wenner Moyer , quien ha escrito sobre las vacunas y las dudas sobre ellas para el The New York Times. Ella describe a los anti-vacunas como “personas que comparten obstinadamente información errónea y tratan de convencer a otras personas de que las vacunas no son seguras. Pero la mayoría de la gente no lo es”.

“Las personas que dudan de las vacunas son un grupo muy heterogéneo”, dice Maryn McKenna, periodista científica veterana, autora y miembro principal del Centro para el Estudio de la Salud Humana de la Universidad de Emory . “Trate de dejar en claro al lector o al espectador que la vacilación ante las vacunas no es una cosa, sino un espectro. La gente ha llegado a ella con grados de creencia o incredulidad por una variedad de razones”.

via GIPHY

REVISA ESTOS CONSEJOS:

1. Descubre por qué alguien, o un segmento de la comunidad, duda en vacunarse.

“No asuma que una comunidad puede dudar en vacunarse y no asuma por qué una comunidad vacilaría en usar la vacuna”, dice la Dra. Emily Harrison, becaria postdoctoral en la Escuela de Salud Pública e Historia de Harvard. Es coautora del ensayo “Vaccine Confidence in the Time of COVID-19”, publicado en abril pasado en la European Journal of Epidemiology. “No entre en una historia asumiendo que sabe quién está sintiendo qué acerca de la vacuna”.

2. Responde las preguntas de la audiencia sobre las vacunas.

“Es completamente comprensible que la gente tenga preguntas e inquietudes sobre la vacuna [COVID-19], especialmente para una vacuna que es nueva”, dice Moyer. “Nosotros, como periodistas, debemos ser empáticos y respetuosos”.

Permita que el público haga preguntas. Puede recopilar las preguntas, desde las redes sociales o en el sitio web del medio. Pregunte a los médicos o enfermeras locales qué preguntas han estado recibiendo de sus pacientes y responda esas preguntas en sus historias.

“Si no dejamos que el público haga preguntas, no sabremos cuáles son sus preguntas y estaremos haciendo suposiciones”, asevera la Dra. Cindy Prins, profesora asociada de epidemiología en la Universidad de Florida.

La Dra. Wen-Ying Sylvia Chou, directora de programa de la Rama de Investigación en Informática y Comunicación de la Salud del Instituto Nacional del Cáncer y coautora del estudio, “Considerar la emoción en la comunicación de la vacuna COVID-19“, publicado en Health Communication en octubre, sugiere tener una figura comunitaria muy respetada (un atleta, un activista comunitario o un líder religioso) para plantear preguntas e inquietudes y que los expertos las respondan. Para los periodistas, esta podría ser una oportunidad para crear un foro virtual con expertos y líderes locales.

via GIPHY

3. No pase por alto los efectos secundarios de la vacuna COVID-19. Aborde lo que aún se desconoce sobre las vacunas.

“Debemos informar sobre las vacunas de manera precisa y honesta”, dice McKenna. “Debemos informar sobre los efectos secundarios, reconocerlos y comunicarlos a las personas de manera precisa para que cualquier informe de efectos secundarios no se salga de proporción”.

Explique que los efectos secundarios de las vacunas COVID-19, para la gran mayoría de las personas, son mínimos en comparación con enfermarse gravemente y ser hospitalizados por COVID, expresa Prins.

“Sí, todavía estamos aprendiendo mucho y los  Institutos Nacionales de Salud  han invertido mucho en observar los efectos a largo plazo y los efectos secundarios de la vacuna. Pero los beneficios superan los riesgos. Necesitamos ser honestos al describir todas las cosas y decirle a la gente que esta es la mejor solución que tenemos en este momento”, menciona Chou.

4. Equilibra las voces en las historias.

Su cobertura de una vacuna le permite al público evaluar cómo se sienten otras personas al respecto. Si entrevista solo a personas que dicen que no se vacunan, sin darse cuenta está haciendo parecer que la mayoría de las personas de un determinado grupo o comunidad dudan en vacunarse, aunque ese no es el caso. Asegúrese de hablar con las personas que se hayan vacunado o estén planeando hacerlo. “Traiga más de una perspectiva”, recomienda Prins.

Si su fecha límite lo permite, busque personas que solían dudar y cambiar de opinión y se vacunaron, añade. Una recomendación de Harrison: pregunte a las personas que se van a vacunar por qué eligieron vacunarse y qué les dio la confianza para vacunarse.

5. Pase tiempo en comunidades donde la mayoría de los residentes son minorías raciales o étnicas para comprender por qué las tasas de vacunación tienden a ser más bajas.

Investigadores y periodistas han examinado el vínculo entre el racismo sistémico y una relativa falta de confianza en la comunidad médica. En un artículo publicado en noviembre en Wired , por ejemplo, McKenna profundiza en la historia del racismo médico que ha llevado a la vacilación de las vacunas entre algunas comunidades de color. 

Pero la vacilación a las vacunas no es la única causa de las tasas de vacunación más bajas en algunas comunidades.

“Algunos podrían asumir que las tasas de vacunación más bajas se deben a que las personas no eligen vacunarse”, dice Harrison. “Pero tal vez sea en parte problemas de acceso. Tal vez sea producto del racismo estructural y quién realmente puede tener acceso a las vacunas. Las estadísticas son una oportunidad para hacer preguntas”, asevera.

Busque ejemplos de personas que están trabajando duro para proteger a sus familias y comunidades de la pandemia, aconseja el Dr. Reed Tuckson, de la Coalición Negra Contra el COVID-19, un grupo nacional de médicos, expertos en salud pública y profesionales cuyo objetivo es llevar información sobre COVID-19 y la vacuna a las comunidades negras e inspirar confianza.

6. Conversa con investigadores y académicos que estudian las dudas sobre las vacunas.

La periodista científica Tara Haelle, que ha escrito extensamente sobre la cobertura de vacunas, presenta una lista de estudios revisados ​​por sus pares sobre la vacilación en las vacunas en una publicación de blog en el sitio web de la Asociación de Periodistas de Atención Médica. Comuníquese con los autores de los estudios para obtener comentarios y consejos.

“Y asegúrese de hablar con varias personas para obtener diferentes perspectivas y luego buscar potencialmente la perspectiva de consenso”, dice Prins.

Pida a los expertos que sugieran otras fuentes, incluidas aquellas que puedan tener una perspectiva diferente. Y revisa tu trabajo.

“Realmente nos incumbe tanto como sea posible verificar nuestras cosas con expertos”, dice McKenna. “Deberíamos buscar personas que puedan ser nuestros verificadores informales de hechos y que puedan decirnos que algo está bien o mal o que hemos malinterpretado un número, para que podamos ser lo más precisos posible”.

via GIPHY

Publicado por:

Periodista especializado en social media y comunicación política. Colaborador de Clases de Periodismo. Estoy en las redes sociales como @Kevac11

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

NatGeo anuncia fondo de emergencia para periodistas que cubren el coronavirus

La National Geographic Society anunció un fondo de emergencia para los periodistas de todo el mundo que quieran cubrir la evolución del COVID-19 en sus propias comunidades.

28-03-20

El diario oficial de Perú deja de imprimirse por coronavirus

El Diario Oficial El Peruano comunicó esta tarde el cierre temporal de su planta de impresión.

10-04-20

Donan sangre a reportero diagnosticado con ébola

El camarógrafo independiente de la NBC diagnosticado con el virus del Ébola recibió una donación de sangre de parte del médico que lo trató después de haber dado positivo en la prueba de la enfermedad.

08-10-14

COMENTARIOS