Claves

El reportero que venció el miedo a contar

Por @cdperiodismo

Publicado el 12 de Octubre del 2012

(Una historia reporteada con asombro se convierte en extraordinaria)

 

 Darío Dávila de Periodismo Indeleble

Contó la historia porque le indignaba el desinterés que la policía mostraba en el caso. En 2004, el periodista mexicano del diario El Guardián, Quitzé Fernández Bonilla, siguió la pista de la desaparición de la niña “Fanny” en Coahuila, al norte de México.

Durante varios años, Quitzé mantuvo comunicación con la madre para saber qué pasaba con la menor.  Hace unos días, las fiscalías mexicanas descubrieron que “Fanny” (Silvia Stephanie Sánchez Viesca – Ortiz) era la novia de Heriberto Lazcano, uno de los capos más buscados por las fiscalías mexicanas por ser el líder de Los Zetas.

¿Qué le llevó a reportear este historia?

-Fue una historia con la que viví de cerca (en el 2004) como reportero y editor de un diario policiaco de Torreón (al norte de México), después como reportero y cronista no oficial del periódico Vanguardia, de Saltillo. Se trataba, aparentemente, de las primeras desapariciones en mi ciudad, creí que era un tema que sería punto de partida de algo que estaba por suceder. Y así fue.

-¿Porqué decidió contarla?

Porque me indignaba la falta de interés de las autoridades, todas las dudas que se generaban a cada paso. Unos decían que la muchacha estaba con los narcos; otros que se había ido a un pueblo. Muchas historias fantásticas, que a final de cuentas es lo que me llama la atención, la fantasía dentro de la realidad.

-¿Cuánto tiempo la reporteo?

El tiempo en una historia generalmente no tiene tiempo, porque uno nunca acaba. Pero fueron lapsos, en 2004, luego en 2007, 2008 y ahora en 2012. Hubo veces que consultaba fuentes que no aparecen el texto, como fantasmas que me susurraban pistas. Tal vez supe cosas, pero no la verdad. No podía comprobar esos susurros, y la espera finalmente dilucidó algunas hipótesis.

¿Qué papel jugo su editor?

– A veces uno reportea sin editor, como en este caso. Solo sale a la calle a preguntar y ver qué encuentra. Fue un texto sin editor, pero con muchos cómplices que ayudaron a tejer la historia.

¿Debemos los periodistas seguir contando historias en medio de la guerra? ¿Cómo hacerlo?

– Trabajo en un diario de sucesos. La inmediatez nos absorbe en medio del conflicto. Y es necesario observar alrededor de la tragedia para encontrar historias cotidianas que nos devuelvan la capacidad de asombro. No todo es llegar e informar primero. Es pensar y sentir dentro de la guerra, de alguna manera Hemingway escribió lo que escribió, o Francisco L. Urquizo. Hay que hacerlo con mucho tacto, análisis y una pasión desenfrenada. Solo eso vencerá el miedo a contar.

¿Cómo se relaciona con una víctima (la mamá) en una circunstancia de tanta tensión?

– Hay que tener siempre tacto con la tragedia. A veces es tal vez solo llegar, presentarse y exponer en breves palabras lo que uno quiere contar. Cuando la gente quiere hablar lo hace, la misión del cronista es escuchar, y si no: observar y describir.

¿Qué pensará Fanny al leer su historia?

– Espero que reflexione y medite todo el dolor que ha generado su partida hacia su familia. Esa meditación puede ser fuerte para descubrir quiénes encubrieron su ausencia.

 

Con autorización del autor, Clases de Periodismo reproduce la historia.

 

La niña a la que ‘Lazca’ hizo su novia

 

Por Quitzé Fernández

Si me voy rapidito alcanzó el camión, fue lo último que dijo Fanny antes que Heriberto Lazcano Lazcano se la llevara para hacerla su novia.

Silvia Stephanie Sánchez Viesca (Ortiz, Fanny),  una muchacha desaparecida desde hace ochos años de Torreón, Coahuila, podría ser madre de un hijo de “Z-3”, líder del Cártel de los Zetas asesinado por la Marina en Progreso, Coahuila.

Habría sido secuestrada por Salvador Alfonso Martínez Escobedo, “La Ardilla”, quien la entregó a la mafia, al menos esa es la hipótesis de Homero Ramos Gloria, Procurador de Justicia del Estado de Coahuila.

—Dentro de las explicaciones sucede que señalan a él, o él asume la responsabilidad de haber efectuado la sustracción de esta víctima y haberla llevado ante Lazcano, vamos a iniciar la averiguación y estoy seguro que daremos con alguna cuestión de atención a esta persona.

Las primeras investigaciones realizadas por la familia Sánchez Viesca – Ortiz, fueron en Tamaulipas, donde “La Ardilla” tenía su imperio, extendiéndolo hasta Nuevo León y Coahuila, donde las investigaciones estuvieron estancadas por muchos años.

Alicia Pérez Duarte y Noroña, ex titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Relacionados con Actos de Violencia en Contra de las Mujeres, confió el 8 de Marzo de 2010 a este reportero, información publicada en el diario Vanguardia.

—Tenemos un caso paradigmático en Coahuila. Hasta donde yo conocí no es un asunto de tráfico propiamente, pero es muy similar sacar a una niña menor de edad de su medio para que sea compañera, concubina de una bola de mafiosos.

Pérez Duarte y Noroña alguna vez filtró la ubicación de Fanny a su familia, pero el peligro era alto.  La información le llegó de manera anónima, junto con una fotografía reciente (Diciembre de 2007) a la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, AC.

— Qué tanta opción tenía de decidir si se iba o no? Eso está por verse y eso no lo vamos a saber hasta hablar con ella ¿Para qué se la llevaron? Para que sea la concubina de uno de estos desgraciados. A mí no me pueden decir que ella se fue. Es un caso paradigmático en el estado de Coahuila, pero es un mecanismo que grupos de delincuentes siempre han utilizado.

Foto: CNN

Se la tragó la noche

 

Fue la noche del 5 de noviembre de 2004 cuando Silvia Stephanie Sánchez – Viesca Ortiz desapareció de las calles de la ciudad.

Lo último que hizo fue pedir prestado dinero a una antigua vecina para llegar a casa. Oscurecía, las calles apenas estaban alumbradas por la luz de las farolas.

Fanny, 16 años, regresaba de un torneo deportivo en el Colegio Español. Llegó a la colonia Centro,  donde antes vivía para entregar un cd walkman a casa de un amigo. Escuchaba a Britney Spears.

Lucky, su canción favorita en las tardes de ocio.

Caminó deprisa por la calle 28 y Matamoros, autos pasaban lanzando destellos por la avenida Juárez. Iba vestida de pantalonera gris, playera con logotipo del colegio: tenis negros. Llamaba la atención su mochila rosa en forma de conejo.

Según investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila, realizadas durante 2004, 2005 y 2006, estaba muerta, enterrada en algún lugar plenamente identificado a las afueras de Torreón. La PGR decía que estaba viva.

Óscar Sánchez – Viesca y Silvia Ortiz, sus padres, declararon a este reportero durante el mes de junio de 2007.

— La última vez que fuimos a Saltillo le dijimos al Procurador (Torres Charles 2006-2012) ¿Sabes qué? Ya estuvo suave de que nos traigan como idiotas, porque no puedo llamarle de otra manera con dos hipótesis totalmente contrarias.

Dijeron que en ese entonces hubo golpeteo de Óscar Calderón, Procurador hasta el año 2005.

— Decía que la niña se había ido por culpa de nosotros. Eran tardes de encerrarme en el cuarto a llorar al ver que las autoridades sacaban puras tonterías.

 

La última vez que la vieron

 

Aproximadamente a las 4 de la tarde del 5 de Noviembre de 2004, Fanny llegó deprisa a casa. Esta vez no se encerró por horas en su cuarto con olor perfume de flores a escuchar a Britney Spears, tirada en la cama jugueteando con los muñecos de peluche que adornaban su  pieza observada por el cartel de Mickey Mouse en la pared.

Se cambió de ropa, comió en unos cuantos minutos. Y se fue.

— Mamá, tengo que irme a deporte, dijo con la voz acelerada.

— ¿A qué hora sales? ¿La misma hora?, preguntó Silvia Ortiz casi por rutina.

— Si, nada más que ahora no tengo entrenamiento (básquetbol). Tengo torneo.

No iba a jugar. Solo iba a  apoyar a sus compañeros del torneo varonil. Michelle, su hermano, también se preparaba para ir a jugar fútbol.

En ese entonces acababan de adquirir una casa en Villas del Nazas, casi a las afueras de la ciudad. Su papá los iba a llevar a la escuela, una llamada del trabajo lo impidió. Los dejó sobre el bulevar Rodríguez Triana donde tomaron el camión Torreón – Matamoros.

Fanny tomó asiento en la quinta fila del lado derecho del camión, iba sola. Michelle se fue atrás; bajó en la Unidad Deportiva de Torreón por la puerta trasera. Fanny volteó ligeramente para ver a su hermano. No le dijo nada.

En casa se hizo de noche. Ambos no llegaban. A Silvia la empezó a embargar la preocupación. Mantenía la esperanza de que sus hijos anduvieran juntos

—A veces Michelle esperaba que les dieran ‘raid’ y por eso tardaban.

Había llegado Israel, amigo de la familia, para visitar a Michelle. Dieron las 10 sin noticias, Silvia dijo:  “Yo ya me cansé de esperar, se me hace muy tarde y no llega la niña”.

Esa frase coincidió con una llamada de Michelle al celular de su papá.

— ¡Papá voy a llegar tarde porque ando con unos amigos!

— Oye, no ¿Y tu hermana?, cuestionó Óscar Sánchez – Viesca.

— No sé. Yo me quedé en la deportiva, ella se fue al colegio. Ya no la vi.

…Hubo un silencio en casa.

 

Silvia decidió salir a las calles en compañía de Israel para buscar a Fanny; Óscar y el hijo mayor, Christopher, harían guardia.

Visitaron amigos, vecinos y familiares en vano. Para las 12 de la noche regresaron a casa para ver si había noticias: nada. Había llegado Michelle, se incorporó a la búsqueda por las calles de la ciudad.

Una de las últimas instancias fue ir al hogar de Nancy, compañera de escuela y hasta hace dos meses vecina de la familia. Estaba dormida: era la 01:30 de la mañana.

Silvia llamó a la puerta: Me daba vergüenza tocar, dije: Pues primero está mi hija.

Atendió la mamá de Nancy: Pura Concepción. Ella dio detalles.

— Fanny vino porque dijo que le habían robado el dinero para el camión, me pidió dos pesos prestados para regresar a casa.

Son las 8:30…  ¿Alcanzas camión?, preguntó Pura Concepción.

— Si me voy rapidito alcanzo el camión, respondió Fanny apurando el paso.

Pura Concepción vio caminar a Fanny una cuadra por la calle 28, iba rumbo al bulevar Revolución para agarrar el camión Ciudad Nazas.

Cerca de ahí hay un bar llamado Club Fox. A pocos metros una base de taxis: el asfalto gris, la luz legañosa de las farolas sombreando las calles.

Pura cerró la puerta de su casa viendo alejarse la mochila rosa en forma de conejo en esa semioscuridad donde nadie vio nada…

Fue una noche sin dormir vigilando los celulares, hablando a los amigos. Pidiendo a Dios que todo fuera un susto.

A las 06:00 de la mañana del día 6, Óscar Sánchez – Viesca hurgó en la memoria de los dos últimos choferes de ruta de esa noche.

Uno se acordó de ella: Sí, la niña de cara redonda que subía en tal lado y bajaba en tal lado a una hora más o menos precisa.

La noche esa, en la última corrida: no viajó.

 

Múltiples versiones

 

Seis meses antes Fanny comentó a su familia que al caminar entre las calles Hidalgo y Juárez, cerca de donde vivían, precisamente a unas cuadras de donde la vieron por última vez, notó que le tomaban fotos desde un auto compacto.

Salió corriendo seguida por el coche escondiéndose en la soledad de un callejón entre las calles 27 y 28. No pasó a mayores, nadie prestó importancia.

Tiempo después, el recuerdo de esa anécdota siguió a la familia de Fanny por todos los recovecos donde preguntaban por ella.

Hasta ese momento la familia Sánchez – Viesca Ortiz no tenía número telefónico en casa; después de instalado algunas llamadas de broma, silencios del otro lado de la bocina se hicieron frecuentes.

Incluso hubo un recado anónimo depositado en la urna de un restaurante donde ellos pedían apoyo económico para solventar los gastos de la búsqueda: decía que a Fanny se la habían llevado a Matamoros, Tamaulipas para trabajar en un table dance.

Óscar y Michelle viajaron a Tamaulipas, fueron noches de luces de neón esperando que de la oscuridad saliera ella, que entre las copas alguien les dijera algo relevante. No hallaron nada.

En otra versión, el abogado Carlos Ortiz de la Torre, primo hermano de Silvia Ortiz, se acercó a la familia relatando acerca del paradero de Fanny, pidió anonimato de su fuente y de él por temor a represalias.

Los cuestionamientos, las dudas fueron inmediatas, platicó Silvia.

— Preguntábamos por qué precisamente a él le habían dicho y no a nosotros. Decía que una persona había llamado por teléfono diciendo que tenía información de la niña.

En la versión de la fuente de Carlos Ortiz, Fanny fue levantada en una camioneta por José Ramón Ruelas García, “El Moyo”, sobrino de Rodolfo García Vargas, “El Rudy”, asesinado el 9 de julio de 2009 en la colonia San Juan de Aragón, en la Ciudad de México

Su cuerpo tenía un balazo en la cabeza, y un recado que decía “Pinole por harina”, dentro de la casa había fotografías de una mujer descuartizada.

En su funeral, en Torreón, Silvia Ortiz fue disfrazada, rezándole a una tumba de sabe quién. Logró ver que los asistentes traían playeras en señal de luto para “El Licenciado”, pero no vio a su hija.

La versión decía que “El Moyo” y tres personas más llevaron a Fanny a unos locales comerciales en la colonia Sol de Oriente, para después trasladarla a Nuevo Laredo, Tamaulipas donde fue entregada a una persona vinculada con robo de autos y secuestros, quien en una visita a Torreón vio a Fanny. Y le gustó.

La persona que informó a su primo fue Armando Ávila Ramírez “El Bachán”. Consiguieron el dato con la secretaria del primo. El teléfono de Ávila Ramírez coincidía con llamadas anónimas.

— Esa persona había estado hablando y colgaba, no se animaba a hablar. Teníamos el número registrado.

Y no era precisamente por teléfono que Armando Ávila había informado. Frecuentaba a Carlos Ortiz en la oficina, tiempo después se enteraron los padres de Fanny.

Silvia Ortiz tenía conocimiento de que “El Moyo” y sus parientes molestaban a la niña cuando la veían, por eso la duda creció.

En sus primeras declaraciones, José Ramón Ruelas García dijo haber estado en el centro comercial Sams Club con su esposa.

— Nosotros sacamos el reporte: no estuvo ahí. Estuvo cuatro días después. Pero el 5 de Noviembre, no.

Después Ruelas García dijo que se había pegado en la cabeza olvidando todo.

Silvia recuerda una anécdota ocurrida en un viaje a Nuevo Laredo. Fue con Michelle, juntos pegaban cartelones con la foto de Fanny, a distancia los seguía un cholo que los iba arrancando.

Al llegar a la puerta de un table dance, Silvia pegó un cartel en un poste cercano. El portero del lugar alzó la voz:

— ¿La estás buscando? Pues entra a ver si la hallas.

Silvia no entró.

 

Declaraciones contradictorias

La primera comparecencia de Jesús Ramón Ruelas García, “El Moyo”, fue el 27 de Diciembre de 2004, la segunda el 29 de Octubre de 2005, donde declaró no conocer al Licenciado Carlos Ortiz de la Torre, quien dijo ante las autoridades el 23 de Septiembre de ese año que a Fanny se la había llevado una persona apodada “El Moyo”.

Jesús Ramón Ruelas aceptó que le apodaban “El Moyo”, pero como él había varias personas con ese apodo; negó haber conocido a Carlos Ortiz y a Fanny.

Estas son algunas preguntas que el Licenciado Ramón López Rodríguez, agente investigador del Ministerio Público de la PGJE hizo a Ruelas García:

—¿Por qué manifestó que el 5 de Noviembre de 2004 había ido de compras a Sams a las 21:00 horas y se retiró entre las 21:30 y las 22:30 horas?

—Me sentía presionado por los agentes que estaban ahí y fue lo único que se me ocurrió decir. Además porque no estoy realmente seguro si fue el día 5 de Noviembre de 2004 cuando fui a hacer compras con mi esposa o fue otro día.

—¿Se acuerda que hizo el día 5 de Noviembre de 2004 de las 20:00 a las 22:00 horas?

—No me acuerdo que hice ese día a esas horas.

—¿Conoce Laredo, Tamaulipas?

—Sólo de pasada.

—¿Todavía labora con el Ingeniero Emilio Silva Siwady?

—Ya no.

—¿Ha sabido algo de Silvia Stephanie Sánchez – Viesca?

—No he sabido nada.

Pero, el 5 de Octubre de 2006, Emilio Silva Siwady, un administrador de gasolineras de Torreón, dio una versión distinta ante la Licenciada Verónica Garza García, agente del Ministerio Público de la Procuraduría General de Justicia del Estado, cambiando lo expuesto en su primera declaración vertida el 29 de Noviembre de 2004.

Silva Siwady aclaró que la primera vez omitió detalles por temor a represalias en contra de él y su familia. Dijo que los familiares de “El Moyo” eran “personas conflictivas, problemáticas y vengativas”.

Explicó que conocía de vista a Fanny, la había visto en dos ocasiones. La primera una tarde en la colonia Sol de Oriente; la segunda semanas después, una tarde de 5 de Noviembre afuera del Club Fox acompañada de 5 jóvenes menores de edad y de “El Moyo” en una camioneta tipo Van color azul.

Detalló que alguna ocasión posterior a su primera declaración, “El Moyo” lo buscó en su casa para pedirle de favor que declarara que habían andado juntos el 5 de Noviembre de 2004.

Las instrucciones de “El Moyo” eran que primero se habían visto en la colonia Sol de Oriente a las nueve de la mañana, trasladándose horas después a Matamoros, Coahuila para verificar los detalles de una obra en construcción, de ahí se habían ido al bar Club Fox a las dos de la tarde.

Para el 6 de Noviembre el favor consistía en declarar que habían viajado a Ceballos, Durango a las 9 de la mañana para supervisar una gasolinera hasta el medio día; de ahí regresaron a Torreón al Club Fox, donde estuvieron aproximadamente una hora retirándose a la casa de Silva Siwady donde departieron hasta las 11 de la noche.

“Quería que yo dijera eso porque me comentó que era lo que él había declarado ante el Ministerio Público, pero quiero declarar que es totalmente falso eso que él refiere, toda vez que yo no estuve con él en esos lugares”, testificó en la diligencia.

Aclaró que sí vio a “El Moyo”, fue el 5 de Noviembre en la colonia Sol de Oriente a las 9 de la mañana en una construcción de casa habitación y locales comerciales, después se fue a Ceballos donde verificó una gasolinera regresando a Torreón a las dos de la tarde.

Alrededor de las 4, dijo Silva Siwady, regresó al bar Club Fox donde vio a “El Moyo” arriba de una camioneta con varias jovencitas cuyas edades oscilaban entre los 14 y 15 años, entre ellas Fanny.

Para el 6 de Noviembre Emilio Silva Siwady regresó a Ceballos, no sin antes pasar a casa (a media cuadra de Club Fox) de la abuela de “El Moyo” para ver si lo acompañaba. No pudo ir con él.

Una investigación realizada por un agente ministerial para ayudar a los padres de Fanny en la búsqueda, explica que el 5 de Noviembre de 2004 hubo una fiesta en el bar Club Fox donde había varias camionetas con placas de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Fue secuestrada y llevada a esa ciudad.

Agregó que las investigaciones fueron desviadas por un comandante del Grupo Especial Antisecuestros de Torreón que trabajaba para la persona de Nuevo Laredo que probablemente se llevó a Fanny, y podría haber sido Salvador Alfonso Martínez Escobedo, “La Ardilla”, por órdenes de “El Lazca”.

Hace cuatro años, la familia de Fanny recibió una filtración donde decían que había sido mamá de un niño, y era frecuente que ella los observara a la distancia para tener la certeza que estuvieran bien.

Y apenas anteayer apareció una foto de una mujer de 24 años que tiene rasgos muy parecidos a ella al lado de Lazcano. Una foto de una mujer que se parece a la niña de la mochila rosa en forma de conejo que escuchaba a Britney Spears.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Así informarían los medios del Apocalipsis

BuzzFeed, el sitio web de virales más popular de la red, elaboró una lista para mostrar supuestamente cómo informarían los medios estadounidenses y británicos un posible Apocalipsis.

18-12-13

Relatora de la OEA pide mecanismos para investigar la violencia a periodistas

La relatora especial para la libertad de expresión en la Organización de Estados Americanos (OEA), Catalina Botero, pidió  la creación de mecanismos de investigación específicos contra la violencia hacia los periodistas, ya que la ausencia de ellos arroja como resultado “una impunidad brutal”. Esta declaración la hizo durante la primera conferencia en Latinoamérica de la […]

10-03-11

The Washington Post presentará noticias de último minuto en Snapchat Discover

El diario The Washington Post informó que actualizará su espacio en Snapchat Discover en cualquier momento del día, todos los días de la semana para ofrecer numerosas actualizaciones sobre las noticias en los EE.UU., Canadá y Reino Unido.

13-02-17

COMENTARIOS