Claves

El periodista deportivo no puede informar como un hincha más

Por Esther Vargas

Publicado el 21 de diciembre del 2014

José Luis Rojas sabe de periodismo y de periodismo deportivo. Su cuenta  de Twitter nos ofrece a menudo grandes descubrimientos sobre la cobertura de deportes que realizan los medios y su blog Periodismo deportivo de calidad es una ventana a pautas y modelos para contar historias deportivas.

El profesor de Periodismo en la Universidad de Sevilla y autor del libro Periodismo deportivo de calidad y coautor de Alto y Claro. Guía de pronunciación para la cobertura periodística de grandes eventos deportivos internacionales sostiene que hacer un periodismo deportivo de calidad pasa hoy por diversificar la temática y adecuarla más a la realidad multideportiva existente de cada país o comunidad y en virtud de unos criterios de selección y jerarquización más noticiosos que comerciales. 

Rojas considera que un buen periodismo deportivo se hace a partir de la especialización.

A continuación, cinco consejos del profesor:

  • Uso correcto del idioma (huir de clichés y lugares comunes)
  • Ampliar y enriquecer el vocabulario empleado.
  • Reforzar los estándares éticos, primando la información sobre el espectáculo y procurando informar no como un hincha más sino con profesionalidad.
  • Aportar diferenciación a partir de una mayor amplitud de fuentes primarias que conduzcan a nuevos enfoques.
  • Una mayor investigación y profundidad en el tratamiento de los contenidos.

LA IMPORTANCIA DE LA ESPECIALIZACIÓN 

¿Cuál es el perfil ideal del periodista deportivo? Cualquiera puede pasar del policial a deportes. ¿Necesita alguna preparación?

–El periodismo deportivo es una área informativa que, a pesar de su gran repercusión social, sigue estando algo desprestigiada en muchos países, tanto dentro como fuera de la profesión, debido a una especialización insuficiente. Hay que entender especialización periodística como una cuestión que va más allá de la mera distribución temática de los contenidos que se ve reflejada en diarios y revistas sobre Deportes y en la existencia de secciones cada vez más potenciadas dentro de los medios generalistas. El periodismo deportivo como área de especialización requiere, además de las técnicas propias del oficio, de un alto grado de conocimiento sobre la historia y el reglamento de las diferentes modalidades existentes (muy especialmente las que tienen más seguimiento ciudadano y las de mayor base social, esto es, las más practicadas y las de un mayor número de licencias federadas); de un adecuado uso del léxico de cada modalidad para adaptarlo al público y divulgar cuando sea preciso; de un amplio cultivo de fuentes primarias para aportar diferenciación; o de un cada vez más trascendente manejo de los datos estadísticos. No obstante, nos encontramos con que sigue habiendo muchos ámbitos de la información deportiva que son muy interesantes y que están completamente descuidados; que la selección y jeraquización de los contenidos en este campo no siempre se fundamentan en criterios noticiosos sino comerciales, independientemente de que los deportistas locales o nacionales consigan éxitos en competiciones; que el lenguaje a menudo se desprovee de matices, de riqueza, y se rebaja a un registro  coloquial poniéndose a la altura del hincha; que se publican datos y declaraciones fuera de contexto que suelen perseguir el morbo o la polémica; que se publican rumores como si fueran noticias y no se realiza un tratamiento más plural de las fuentes ni se investiga. Toda esta realidad profesional tiene que ver directamente con el grado de capacitación y de adiestramiento que han recibido los profesionales que se dedican a esta parcela periodística, que es altamente técnica. Sin duda, la formación universitaria constituye el paso previo y necesario para la profesionalización del ejercicio periodístico deportivo, porque es lo que, en definitiva, diferencia al especialista del mero aficionado. En cualquier caso, más allá de la formación que se reciba, la especialización es un camino de largo recorrido, fruto también de la inquietud que ha de conducir a todo periodista a no dejar de aprender y mejorar cada día en su trabajo.

LO QUE NOS DEJÓ EL MUNDIAL

mundial

 Recordando el Mundial, ¿cómo crees que fue la cobertura de los medios? ¿Qué aprendimos?

–Aprendimos muchas cosas nuevas y constatamos otras que ya conocíamos, como el valor de Twitter como gran aliado de los medios para universalizar sus propuestas informativas y, sobre todo, la enorme capacidad creativa e innovadora del periodismo deportivo, una de las áreas informativas que más suele experimentar a la hora de emplear nuevas fórmulas narrativas y de arriesgar en la presentación de nuevos formatos. La cobertura de muchos medios y secciones especializadas  en Deportes en el Mundial fue singular, primero porque fueron capaces de diversificar la cobertura de un evento tan tradicional y de un deporte conocido por todos a través de enfoques originales y grandes historias más allá de la mera competición, y por su apuesta por hibridar y replantear géneros periodísticos para adaptarlos a los nuevos soportes digitales y móviles, enriqueciéndolos de forma notable a partir de elementos videográficos e infográficos originales y sorprendentes, y de datos. Aprendimos que el periodismo de base de datos, aún en fase expansiva, encuentra en la información deportiva uno de los ámbitos en los que más puede desarrollarse en los próximos años.

Robert Lipsyte, exdefensor del lector de ESPN, se despide advirtiendo que la organización necesita mejorar su periodismo, lo cual parece que no es una de las prioridades de la empresa. Y dice que el público quiere en su mayoría  historias alegres sobre los juegos y los jugadores. Esto también me hace pensar que los escándalos ocupan mucho espacio en la prensa deportiva. 

ESPN es un gigante mediático donde coexiste una gran diversidad de productos informativos, desde los ‘talk shows’ y otros espacios de entretenimiento puro a reportajes de investigación, documentales, una publicación de gran calidad como ESPN
The Mag y webs que apuestan por un periodismo de largo formato y de análisis basados en datos estadísticos como Grantland o FiveThirtyEight. El mismo Lipsyte señaló en varias ocasiones la imposibilidad de hacer cumplir las Editorial Guidelines for Standards & Practices de la cadena por esa gran pluralidad de formatos y productos existentes bajo una misma marca. Y, efectivamente, lo que ocurre en ESPN también se da en otros medios deportivos, especialmente los audiovisuales, donde desde hace ya bastante tiempo se ha espectacularizado la información sobre deporte y todo lo que lo rodea. Es decir, el  deporte ha entrado a formar parte de la industria del espectáculo hasta el punto de que los contenidos ajenos a la competición, como la vida privada de los deportistas convertidos ya en celebridades o el morbo o la polémica generados por la magnificación de declaraciones, han acabado llenando el discurso del periodismo deportivo y desplazando a noticias puras, las que dan cuenta de resultados y logros, a espacios menores o secundarios. El infoentretenimiento comienza a ser  cada vez discutible en este ámbito periodístico cuando en muchos programas se dejan de dar noticias y cuando los contenidos empiezan a ocuparse de aspectos que poco o nada tienen que ver con las competiciones deportivas. Esta realidad se ha extendido también a muchos diarios deportivos impresos y es incluso más evidente en publicaciones digitales y su proyección hacia las redes sociales. Se reproducen los titulares cebo para incrementar el tráfico a los sitios independientemente de que se información deportiva u otra cosa.

ES UN PERIODISMO DE ALTO IMPACTO SOCIAL

¿Qué recomendaciones darías a las escuelas de periodismo sobre la formación de los periodistas deportivos? En primer lugar, ¿necesitan una formación especial?

–Sí, desde luego, el periodismo deportivo, entendido este en un sentido puro y amplio, esto es, dentro de su diversidad y complejidad, requiere de un alto grado de adiestramiento, como decíamos antes, para saber de su historia, su terminología, su reglamentación, su estructura federativa y formato de las competiciones, así como de otras materias como geografía, idiomas, derecho, estadística o medicina del deporte. Informar sobre deporte es hacerlo sobre un campo interdisciplinar. Si además, tenemos en cuenta que se trata de un periodismo de alto impacto social, que es tan seguido por la ciudadanía, y que actualmente se constituye como un tipo de producto informativo clase en el diseño de la programación de las cadenas y de la cuenta de resultados de las empresas periodísticas, la exigencia para formar profesionales en un ámbito de tanta trascendencia es aún mayor. A diferencia de Estados Unidos, donde el periodismo deportivo ha alcanzado un mayor grado de profesionalización y de prestigio merced a la existencia desde hace décadas de estudios diferenciados (existen grados universitarios de Sports Communication, Sports Management o Sports Marketing), en la mayoría de los países la enseñanza del periodismo deportivo queda relegada a una asignatura optativa que dura apenas cuatro meses dentro del grado de Periodismo y que luego puede desarrollarse en un máster o posgrado de un año de duración. Pese a que se trata de una área que ha despertado un  creciente interés en las instituciones académicas, como es el caso de España  siguen siendo pocos los periodistas deportivos que cuando llegan a la redacción de un medio han recibido un adiestramiento adecuado que favorezca una verdadera especialización que vaya más allá del fútbol, que es un conocimiento más adquirido que aprendido. Es el reflejo también de la escasa cultura deportiva que se ha cultivado históricamente en determinadas sociedades a través las administraciones y las instituciones educativas.

BUENOS MODELOS

¿Qué medios consideran que hacen buen periodismo deportivo y que debemos seguir como modelos?

–A mi modo de ver el periodismo deportivo, como el periodismo con carácter general, encuentra su mayor grado de desarrollo en los países anglosajones, especialmente en Estados Unidos, donde sobresalen como medios que apuestan por la calidad y profundidad de los contenidos como del cuidado en la presentación del producto, tanto textual como visual. En este sentido, se encuentran Sports Illustrated o ESPN The Magazine, medios digitales como Bleacher Report o SBNation o nuevas revistas independientes surgidas en los últimos años como The Howler Magazine o Victory Journal. Y luego no hay que olvidar a las grandes secciones de los medios generalistas como The New York Times o de agencias como The Associated Press. En Europa existen tres grandes escuelas. Por un lado, está el Reino Unido, donde no existe prensa deportiva diaria salvo el Racing Post (turf) pero sí unas secciones deportivas que adquieren un gran peso en las redacciones de los medios generalistas con grandes suplementos. Como se pudo apreciar en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, medios como la BBC, Reuters o los diarios Guardian, The Times o The Daily Telegraph cuentan con equipos de especialistas y redactores con alta competencia en un elevado número de modalidades. El periodismo deportivo británico se impregna de esa gran tradición del país inventor del sport moderno. Por otra parte, están Francia, con el gran diario deportivo europeo, que es L’Équipe, referente del periodismo polideportivo y culturizante, y France Football, publicación futbolística semanal destacadísima por desarrollar un periodismo de investigación poco común en esta área informativa; e Italia, que cuenta, como España, con varios diarios deportivos, entre los que sobresale La Gazzetta dello Sport, el gran rotativo de deportes nacional, menos localista, que además es el decano de la prensa deportiva europea.

También hay que fijarse en América Latina, donde en los últimos años se ha producido un desarrollo extraordinario de la prensa deportiva en varios países. De todos ellos, la gran escuela sigue siendo, por la calidad de sus notas, la revista argentina El Gráfico, con cerca de un siglo a cuestas, medios que han potenciado sus secciones como La Nación en Argentina u O Globo o Estadao de Sao Paulo en Brasil, y diarios especializados que han introducido innovaciones en sus respectivos países como el venezolano Líder, el brasileño Lance o el costarricense Al Día (grupo La Nación), que cerró hace poco de manera sorprendente pese a tratarse de un año histórico para el deporte de este país.

 

Publicado por:

Periodista. Profesora especialista en periodismo digital, comunicación digital y social media. Directora de Clases de Periodismo y Sin Etiquetas. Consultora en Social Media. Soy editora de Audiencias del diario Perú21 del grupo El Comercio de Perú. Colaboro con la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez (FNPI).

Sígueme

Facebook Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Coberturas deportivas, elecciones y emergencias compiten en los premios ONA

Los Premios de Periodismo Online entregará un galardón a uno de los cinco nominados en la categoría de Noticias Planeadas. Los finalistas son medios de comunicación de circulación nacional.

02-09-14

PORTADAS: El mundo con los ojos en #Brasil2014

Inició la Copa del Mundo #Brasil2014 y con ella, la cobertura que varios medios de comunicación de diferentes partes del planeta ofrecen de este evento de talla internacional.

13-06-14

Ministerio de la Mujer le dice a diario: “La violación sexual no es una broma”

El Ministerio de la Mujer de Perú se pronunció contra periódico deportivo que usó un meme que sugiere la violación de una chica para ilustrar la derrota de un equipo de fútbol.

29-03-14

COMENTARIOS