Claves

Mira lo que hizo este reportero ante las faltas éticas en su diario

Por @cdperiodismo

Publicado el 25 de diciembre del 2015

El periodista Steve Collins escribió un post en Facebook para explicar por qué renunció a su puesto en el diario The Bristol Press, el cual mantuvo por dos décadas.

En el texto explica que trabajó para Michael Schroeder, quien en 2009 compró el pequeño diario. Entró —refiere—prometiendo hacer añicos las viejas formas y para ayudar a impulsar el diario con problemas financieros a nuevas alturas.

En el año 2011, su esposa renunció disgustada después que el Schroeder llegara a un acuerdo con un anunciante importante, el hospital local, para mantener una noticia perjudicial en secreto. Ella no podía informar a la comunidad que el hospital local había despedido a todos sus médicos de la sala de emergencia.

Collins se quedó a seguir escribiendo sobre el gobierno y la política, porque no podían quedarse sin ningún ingreso.

Su pareja, Jackie Majerus, pasó los últimos cuatro años como directora ejecutiva de Youth Journalism International, donde se enseña periodismo a estudiantes de todo el mundo.

El periodismo no es solo una carrera, es una vocación, que exige a los que se unen a sus filas defender lo que es correcto, incluso cuando es difícil, escribe Collins.

Su estancia en el The Bristol Press se hizo insostenible. En  los últimos días, Schroeder se ha convertido en portavoz de un multimillonario con una inclinación por la política. “He conocido con horror que mi jefe subió una historia en mi periódico – un terrible pieza plagiada sobre el sistema judicial – y luego metió su propio nombre en él. Admito que nunca vi la pieza hasta hace poco, pero cuando lo hice, yo sabía que tenía las huellas dactilares del señor Schroeder por todas partes”, cuenta el periodista.

CÓMO ENSEÑAR PERIODISMO

Schroeder afirmó no saber nada o que no tenía comentarios. Mintió con una historia plagiada, pasando por alto lo que la edición exige y “utiliza básicamente las páginas de mi diario en secreto para promover la agenda política de su amo en Las Vegas”.

En conclusión, el dueño del diario usó una mala intención periodística de proporciones épicas. No tiene excusas para ese comportamiento, y en opinión de Collins, un editor de periódico no puede permitir que se ignoren las reglas más básicas del periodismo sin pagar ningún precio. Es por eso que renunció, pese a tener a dos hijos en la universidad, una hipoteca y los sueños de viajes y aventuras.

La lección: Un periodista no puede enseñarle a los jóvenes cómo ser uno honrado y ético cuando se trabaja para un mal jefe. “Tengo que defender lo que es correcto, incluso si el costo es tan desalentador”, refiere y hace énfasis en que el periodismo es nada si nosotros los periodistas fallamos y nos desvanecemos.

¿Qué te parece esta experiencia?

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

La inmediatez, prioridad del periodista digital

¿Existe el periodista de Internet como profesión? En una entrevista, el periodista Julio Carreras, fundador y coordinador de la Asociación de Periodistas de Internet (API), responde que sí se puede diferenciar la labor entre un periodista ‘tradicional’ y uno ‘de la web’. La inmediatez es la prioridad de la labor periodística de este último. Además, […]

26-09-10

Así eran las tabletas hace casi 20 años

La conferencia de prensa digital, Beyond the Printed Word— quizá una de las primeras sobre el rubro—realizada en 1994 predijo increíbles desarrollos tecnológicos. Hoy, convertida en Digital Media Europe celebra su vigésimo aniversario.

02-04-12

3 claves para que los medios se acerquen a su audiencia en redes sociales

Los comunicadores nunca habían tenido tantas alternativas para acelerar y optimizar su trabajo. Así lo asegura Sally Graham, docente del Diplomado en Comunicación y Estrategia Digital de la Extensión y Proyección Universitaria (EPU) de la USMP en el Perú.

26-09-14

COMENTARIOS