Claves

Hacer honor al pacto de confianza con los lectores

Por @cdperiodismo

Publicado el 26 de julio del 2016

Por Diego Salazar (*)

Los periodistas nos pasamos la vida hablando de Internet pero, a veces, pareciera que desconocemos o nos negamos a reconocer principios básicos del funcionamiento de la red.

Uno no puede escapar de Internet, aquí no hay dónde esconderse. Todo, absolutamente todo, lo que haga, diga o comparta queda registrado o abre la posibilidad de que alguien lo registre para luego distribuirlo, por mucho esfuerzo que hagamos en borrar el rastro de nuestras acciones.

Los periodistas humillamos con alegría al político, deportista, intelectual o estrella televisiva que realiza un plagio, que escribe o dice una barbaridad histórica, que confunde el arbolito representado en el escudo nacional. Sin embargo, cuando el error o falta proviene de uno de los nuestros —si pertenece a nuestra tienda ideológica— silbamos mirando para otro lado; si es propio, nos convertimos en uno de esos perritos de video de youtube que se hacen los locos dejando atrás un reguero de desastres.

En marzo de 2015, la web de Perú21 publicó una noticia titulada “Parlamento europeo aprobó eliminación de Visa Schengen”. La fuente era un medio colombiano que había levantado la noticia por el lado que interesaba a sus usuarios. Sus fuentes eran fidedignas, otros medios colombianos citaban tanto a ese artículo como a los oficiales colombianos que se felicitaban por el logro. Yo vi la nota pasar en Facebook, la leí, me alegré de que se avanzara en la eliminación de esos trámites engorrosos para los peruanos y la compartí con uno de los redactores a mi cargo para que redactara “nuestra” nota y la compartiera en redes cuanto antes. Ningún otro medio peruano la tenía aún y era vital ser los primeros.

El artículo escaló de inmediato a las más vistas de la web, decenas de otros medios peruanos la replicaron y parecía ya que todas las redacciones del país estábamos comprando boletos para Madrid, París o Amsterdam. Media hora después me llamó una amiga que trabajaba en la oficina de prensa del Ministerio de Exteriores. Me dijo que había visto la nota y en el ministerio se preguntaban quién era nuestra fuente. Le dije que un respetado medio colombiano. Se extrañó un poco pero no demasiado, me dijo que se comunicarían con la embajada colombiana porque ellos no habían recibido ninguna nueva confirmación del Parlamento Europeo y me agradeció.

Ni bien colgué el teléfono volví a revisar nuestra nota. Luego volví a leer la nota original colombiana. Me quedé unos minutos mirando la pantalla donde tenía ambos artículos abiertos y un sinfín de ventanas con los clones que habían salido en medios peruanos. Hasta que lo vi. Era una tontería. Pero una tontería que nos había hecho cometer un gran error. La nota colombiana original era de febrero de 2014. Es más, nosotros, ya habíamos recogido esa información en su momento.

¿Cómo así una nota de hacía más de un año se había hecho TT en Colombia y había inundado las redes sociales? El fenómeno tiene un nombre: “historias resucitadas”. Por lo general algún usuario influyente en Twitter o Facebook comparte la noticia, que es a su vez compartida por otros usuarios y así, por un efecto de bola de nieve, de pronto aparece en los muros y timelines de medio mundo y escala a las más vistas del medio que la publicó. Cuando se trata de una noticia que produce emociones extremas como satisfacción o irritación, estos sentimientos opacan por completo detalles “triviales” como la fecha de publicación. E idiotas como yo sumamos al efecto bola de nieve al convertirla en “noticia” en nuestros medios.

Ni bien me di cuenta, salí de mi oficina y me acerqué al redactor que había escrito la nota. Expliqué lo ocurrido a él y sus compañeros, y pude ver el pánico en sus ojos. “No pasa nada”, les dije. “Publiquemos una rectificación en el mismo artículo, con hora y fecha, manteniendo la versión anterior debajo y cambiando el título”. Minutos después ya estaba en redes sociales con este titular: “Rectificación sobre nota: Parlamento europeo aprobó eliminación de Visa Schengen”. Y no pasó nada. Es más, varios seguidores del diario en Twitter y FB nos felicitaron por haber rectificado. El resto de medios peruanos optó por no hacer nada (algunos todavía tienen la noticia sin corregir en sus webs) o borrar la nota sin más.

No se trata de dar lecciones de ética, golpearse el pecho o aspirar a ser una suerte de totem moral (como les gusta a tantos), es muchísimo más prosaico que eso. Se trata de hacer honor al pacto de confianza que tenemos con los lectores. La única moneda de cambio que tenemos los medios es esa confianza; si no sabemos respetarla, no tenemos nada que ofrecer.

PD: En junio de 2015, publicamos de manera interna un decálogo de redacción cuyo último punto señala:

En Perú21, si cometemos un error, rectificamos de inmediato y dejamos constancia de lo ocurrido. (PR 9, i y ii; 10, ii y 18). Si descubrimos que hemos cometido un error –de cualquier índole- en una nota del diario (ya sea en la edición impresa o digital), debemos publicar una rectificación lo antes posible. Si es el redactor el que advierte el error, debe comunicarlo a su editor para encontrar la mejor forma de corregirlo. Si el error se encuentra en una nota digital, la corrección debe ser inmediata. Si el error ocurre en una nota de la edición impresa, la corrección y rectificación debe hacerse en la versión digital de esa nota de forma inmediata y en la edición impresa al día siguiente en el área destinada para ese fin. Ningún artículo debe desaparecer de nuestro archivo digital, debemos dejar constancia del error cometido y el cambio o la corrección.

(*) Diego Salazar es editor multiplataforma de Perú21.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Estudio revela que la prensa anglosajona presenta una visión negativa de España

Mientras que la prensa anglosajona presentaba una visión “negativa y parcial” de España ante la crisis económica y la complicada situación de los bancos, la francesa y china apostaba por una imagen positiva, según revela un estudio realizado por el Real Instituto Elcano.

24-12-12

Claves de la Fundación Knight para crear piezas interactivas

Fundación Knight publicó una guía destinada a ayudar a los medios de comunicación a producir sus propias piezas de narración interactiva. El proyecto fue liderado por el director creativo de la organización, Eric Schoenborn, y contó a Journalism.co.uk algunas claves para una efectiva narración interactiva.

05-12-14

Usuarios emplean #IfTheyGunnedMeDown para criticar cobertura sobre afroamericanos

A raíz de la muerte de un joven afroamericano en circunstancias aún confusas en Estados Unidos, los ciudadanos vienen criticando la cobertura de algunos medios de comunicación.

13-08-14

COMENTARIOS