Coberturas

Asesinos de periodistas mexicanas serán juzgados por feminicidio y robo

Por @cdperiodismo

Publicado el 05 de octubre del 2011

Milenio

El móvil fue el robo. Las periodistas mexicanas Rocío González Trápaga y Marcela Yarce Viveros fueron asesinadas por los sujetos que contactaron para cambiar un millón de pesos a dólares estadounidenses a un precio inferior al tipo cambiario. A más de un mes del crimen, la verdad sale a la luz.

El procurador capitalino, Miguel Angel Mancera, confirmó que fue el robo el único móvil que condujo al homicidio de las periodistas

Óscar Yair Quiñones Emer y Lázaro Hernández Ángeles, sindicados como los homicidas de las comunicadoras de la revista Contralínea, serían procesados por feminicidio y robo.

Yarce Viveros conocía desde hace tres años a Quiñones porque éste trabajaba en un estacionamiento público de Humbolt, colonia Centro, donde dejaba su vehículo.

La penalidad de feminicidio en el DF rige desde julio de 2011 con penas que alcanzan 60 años de prisión. Desde entonces se ha aplicado  en cuatro casos.

En entrevista con Carmen Aristegui en MVS Radio, Miguel Badillo, director de la revista Contralínea, señaló que ambas periodistas fueron asesinadas porque efectivamente conocían a quienes se convirtieron en sus victimarios.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Tailandia: Periodistas se salvan de ir a la cárcel

Dos periodistas fueron absueltos del cargo de difamación, delito que podría haberlos mandado a prisión por más de siete años.

01-09-15

Periodistas mexicanos agredidos exigen que cesen los ataques a la prensa

Un colectivo de reporteros expresó en un video su condena por las agresiones de las que fueron víctimas el último 2 de octubre en la Ciudad de México, mientras cubrían una marcha por el aniversario de la Matanza de Tlatelolco. Sus testimonios se pueden leer también en Prensa Libre México.

11-10-13

Afganistán: Reporteros sin Fronteras presentó centro para la protección de mujeres periodistas

Reporteros sin Fronteras presentó el martes un centro para proteger a las mujeres periodistas en Afganistán, el segundo país más peligroso para la profesión después de Siria.

09-03-17

COMENTARIOS