Coberturas

Reportera Cardoso: ‘Necesitamos ayuda… mi vida y la de mi bebé corren peligro’

Por @cdperiodismo

Publicado el 15 de junio del 2012

“Estamos bien, mi hijo y yo estamos bien”, dijo Stephania Cardoso, la reportera mexicana que permanecía desde el viernes pasado desaparecida.

Por razones de seguridad, Cardoso no ofreció más detalles. Sin embargo, adelantó que no ha recibido hasta el momento apoyo de ninguna autoridad.

La periodista solicitó apoyo federal.

Las declaraciones las ofreció en el programa “Atando Cabos” de la periodista Denise Maerker en Radio Fórmula y en su cuenta de Twitter.

 

Horas antes de la llamada telefónica de la reportera, la procuradora Marisela Morales, aseguró que ya tenían información sobre Cardoso, pero que no podían revelarla a la opinión pública.

“Seguimos trabajando en las primeras declaraciones y diligencias que el MP está llevando a cabo pues hay varias líneas de investigación y principalmente lo importante es encontrarla. Estamos trabajando en su paradero y por supuesto también en todo el entorno laboral (… ) esperemos pronto tener resultados”, dijo Morales.

ACTUALIZACIÓN

El Presidente Felipe Calderón confirmó la aparición de la periodista y aseguró en su cuenta de Twitter que Cardoso contará con protección de la Procuraduría General de la República.

 

 

Fuente: Animal Político (Audio) y Milenio.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

México: Desaparecerá el Defensor del Lector en Noticias MVS

Gabriel Sosa Plata dejará de ser el Ombudsman de Noticias MVS el próximo 31 de agosto. Eso no es lo más preocupante: También desaparecerá la figura del Defensor de la audiencia (lector).

27-08-15

México: Reportera denuncia amenazas de muerte

La mexicana Gloria Ruiz, periodista de Ciudad Acuña, Coahuila, denunció ayer que recibió amenazas de muerte contra ella y su colaborador Jorge Vitales.

26-06-16

Reflexiones para editores y reporteros ‘divorciados’

En Latinoamérica algunas redacciones libran una batalla interna que no interesa a las audiencias pero que debilita –incluso antes de su creación- las buenas historias. Una guerra de baja intensidad donde reporteros desacreditan el trabajo de editores frente a colegas de otros medios.

16-08-12

COMENTARIOS