Claves

La buena rectificación de un medio para informar de fenómenos migratorios

Por @cdperiodismo

Publicado el 19 de marzo del 2014

 

El sitio español 20Minutos.es publicó una nota titulada “Centenares de inmigrantes entran en Melilla en un nuevo salto a la valla fronteriza con Marruecos”. No pocos usuarios consideraron el artículo como alarmista, en especial la periodista Patricia Horrillo, independiente y que considera que prefiere el periodismo de proximidad para estar en contacto con la gente.

Patricia Horrillo corrigió el título señalando que se debía usar la cantidad más exacta de las personas de la que hablaba la nota, que estaba siendo reproducida en otros espacios. La situación, en su opinión, era indignante, pues en un tema como el de la inmigración “no se debería informar con términos de cifras tan vagos”.

 

 

 

 

 

 

La observación fue atendida con la edición de la nota y con un post que explica el desarrollo de la información por parte de Virginia Pérez Alonso, vicedirectora del Grupo 20Minutos. 

LA CIFRA APROXIMADA

De acuerdo con la periodista, la entrada se refería a cerca de unas 250 personas ingresando a Melilla (Una ciudad autónoma de España, situada en el norte de África, a orillas del mar Mediterráneo) “tras saltar una valla que simboliza la brecha entre dos mundos: el de la falta de oportunidades y el de la esperanza”. Indica que el anterior titular era incorrecto y que “podría generar cierta alarma, porque ese “centenares” puede referirse a 110 personas o a 3.000”.

Luego, la vicedirectora señaló: “somos especialmente cuidadosos con las informaciones que afectan a las personas en situación de indefensión o en posiciones desfavorecidas. Nuestro compromiso con el periodismo de servicio público y nuestra obligación como medio de comunicación es dar voz y visibilidad a quienes no los tienen, y hacerlo de una manera honesta, sensible, humana, respetuosa, integradora”.

Al final del texto compartió un decálogo para el tratamiento de la información referente a las migraciones, el cual se presentó hace unas semanas para los periodistas de la organización.

 

VEAMOS:

DECÁLOGO PARA EL TRATAMIENTO INFORMATIVO
DE FENÓMENOS MIGRATORIOS EN 20MINUTOS

1º.- No exagerar, utilizar los antecedentes y el contexto en el que se produce la información.

-Relativizar las cifras contrastándolas con las de los países de nuestro entorno.

-Evitar provocar en el receptor una sensación de presión migratoria.

-Contextualizar las noticias relacionadas con la inmigración y aportar documentación sobre la situación de los países de origen de las personas inmigradas.

2º.- No introducir palabras o expresiones que puedan inducir al receptor a tener una visión negativa y sesgada de la información: avalancha, oleada, marea, brote, desembarco masivo, ilegal, asalto a la valla…

3º.- No inducir al receptor a la asociación de ideas que puedan convertir al colectivo de inmigrantes en chivo expiatorio de los males de nuestra sociedad.

-No relacionar las noticias de inmigración con los delitos contra la salud o la inseguridad ciudadana o viceversa.

4º.- No hacer conjeturas ni interpretar las noticias o las imágenes. No realizar afirmaciones gratuitas, como si supiéramos lo que pasa por la mente de otra persona (ej.: Las mujeres embarazadas vienen buscando la nacionalidad española para ellas y su bebé).

5º.- Contrastar las fuentes. Con mucha frecuencia se utilizan únicamente los datos proporcionados por las Fuerzas de Seguridad del Estado. Resulta imprescindible contar también con las personas inmigradas como fuente informativa, así como con las organizaciones que los agrupan y representan (ONGs, asociaciones de acogida y de ayuda, etc.), y garantizar de esa manera a las personas y colectivos inmigrantes su derecho a la libertad de expresión.

6º.- No utilizar términos negativos para el colectivo. No relacionar inmigración con Islam ni con ninguna otra confesión religiosa. Mantener una actitud de humildad frente a la información. No dar cosas por supuestas.

7º.- En los delitos, no aportar información que no sea relevante, ni destacar la nacionalidad del detenido si este dato no resulta de interés informativo.

8º.- No usar un lenguaje inadecuado para describir las nacionalidades o los rasgos de los inmigrantes, o un lenguaje que vincule inmigración con problemas, con hechos delictivos o con marginalidad y exclusión social.

9º.- No hacer análisis gratuitos. No señalar qué colectivos, según nuestra subjetiva percepción, pueden integrarse mejor que otros en nuestra sociedad. No apostar por ningún colectivo de inmigrantes frente a otro. Con ello sólo contribuiríamos a discriminarlo y a excluirlo de la integración.

10º.- Contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a dignificar la imagen del inmigrante y a resaltar la imagen positiva de la inmigración. Es obligado tratar al inmigrante como a un semejante. No “victimizar” al colectivo de inmigrantes, ni tampoco ofrecer una visión paternalista.

(Fuentes: Fundación Ciudadanía y valores, Consejo audiovisual de Cataluña, Informe UCM sobre ‘La ética periodística en el tratamiento informativo de la inmigración’, Webislam).

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Facebook se niega a dar información sobre usuarios turcos

Facebook refirió en un comunicado, para aclarar dudas, que no ha entregado datos de ningún usuario a las autoridades turcas, durante las protestas contra el gobierno que se vienen dando.

26-06-13

La libertad de prensa está bajo ataque

Este reporte consiste en ocho ensayos que exponen las principales amenazas a las que se han expuesto medios y periodistas el año pasado

12-02-14

Un Instagram para las citas de los libros

Quotle es una herramienta interesante para iOS, pues transforma las citas de los libros en una experiencia más social.

26-10-15

COMENTARIOS