Claves

El periodista no está hecho para manejar las medias verdades del publicista

Por Milagros Olivera Noriega

Publicado el 10 de julio del 2014

Algunos medios de comunicación incluyen a los publicistas en sus filas para que realicen los llamados publirreportajes. Otros medios con menor presupuesto le designan esta labor a los periodistas. Es en este segundo caso que, según la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano, el ideal ético que debe tener el periodismo se ve perjudicado.

En el Consultorio Ético con el maestro Javier Darío Restrepo se define al publirreportaje como “el resultado del mestizaje entre periodismo y publicidad en que lo publicitario predomina hasta hacer desaparecer lo periodístico”

  • La práctica de los medios que encomiendan esa tarea a publicistas es la que más se acerca al ideal ético.
  • Cuando esa tarea se le asigna a periodistas, se les crea una dualidad dañina porque el periodista, por formación y por talante profesional, no está hecho para manejar las medias verdades del publicista, sino la verdad más cercana a la realidad de los hechos.

Además, se distingue las funciones que separan a publicistas de periodistas y que no tienen por qué ser involucradas:

  • El publicista, en efecto, orienta la información a las conveniencias de la persona, entidad o producto que sirve, y es lo que se propone con el publirreportaje en el que, bajo la apariencia de una información periodística, difunde un mensaje comercial. En este sentido el publirreportaje tiene mucho de impostura y de engaño al lector.
  • El periodista sabe que no sirve a nadie más que a su lector. No acepta presiones del anunciante, ni del gerente, ni del propio director cuando estos quieren apartarlo del servicio a ese único amo que respeta, el receptor de su información.

¿Y qué pasa si me obligan? La respuesta del maestro en el consultorio es enérgica: “obligar al periodista a que escriba  publirreportajes es violentar su conciencia ética”. Y agrega que es “peor aún, cuando el periodista es quien acepta una tarea que pervierte su profesión, para ganar algún dinero extra”.

AVISAR Y DENUNCIAR

Se recomienda al medio que publica publirreportajes hacer la advertencia al público. En caso contrario incurre en un engaño: “Denunciar esta clase de prácticas es tan necesario, quizás más, como advertir sobre la venta de agua contaminada, drogas vencidas o alimentos descompuestos. Son engaños en que se abusa de la buena fe del público y que, además, hacen daño”.

Vía FNPI

Publicado por:

Feminista. Estudio Periodismo en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Fui editora de Cultura de Diario16.

Sígueme

Twitter

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Ecuador: Periodista denuncia que está secuestrada por el gobierno

La periodista franco-brasileña Manuela Picq, detenida ayer en Quito, durante la marcha de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) contra el régimen de Rafael Correa,

14-08-15

En busca de un “periodismo en red”

El desarrollo de ideas para mejorar la práctica del periodismo digital puede no ser impulsada por un medio, pero sí por periodistas. En esto se ha enfocado Jay Rosen, quien con su proyecto Studio20 planea contribuir a crear distintas maneras de presentar informes en la Internet.

15-05-13

#FAIL: Oferta de trabajo exclusiva para reporteras jóvenes y sexys

“¿Eres joven? ¿Eres periodista? ¿Te consideras sexy? ¿Te gusta el deporte? ¡Ponte en contacto con Mediterráneo Digital! Abrimos #CastingReporteras”.

28-01-14

COMENTARIOS