Proyectos

El País de España: El viejo oficio en la era de los virales

Por Kevin Morán

Publicado el 27 de mayo del 2015

Como parte de la tesis para la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) sobre los cambios en las redacciones, Esther Vargas está entrevistando a una serie de personalidades de los medios de América Latina y España. En esta entrega nos centramos en El País de España, y en una charla previa de Bernardo Marín y Kevin Morán.

El País es uno de los diarios que mejor se ha adaptado a los cambios digitales en España. Tiene más de 11,2 millones de usuarios únicos y es el líder en el país. Al menos, por ahora.

Sus esfuerzos son continuos y abarca un cambio de chip entre sus periodistas. Esto permite que en la actualidad, el papel solo sea una opción más para informar en el diario, de acuerdo con Bernardo Marín, subdirector del área digital de la organización.

¿Es posible salvar el periodismo de papel con el trabajo del periodismo en las redes sociales? Para Marín, un convencido de que en internet se puede y se debe hacer una información de la misma calidad que en los soportes tradicionales, está claro que es totalmente posible: “El periodismo se puede hacer con cualquier instrumento, con el periódico, con la web, en redes sociales, hasta con señales de humo si supiéramos hacerlo como los indios del oeste. El periodismo tiene reglas que se deben aplicar para contar lo que está pasando”

Marín –licenciado en derecho económico por la Universidad de Deusto (Bilbao) y Máster en periodismo en la escuela de El País / Universidad Autónoma de Madrid–remarca que debemos tener en cuenta dos cosas: “que todas las reglas que valen para el periodismo tradicional valen para el periodismo digital. El comprobar las informaciones, las fuentes originales, la rigurosidad sigue valiendo y los periodistas de los nuevos tiempos tienen que estar abierto a muchos conocimientos, las ultimas tendencias, la manera de distribuir las noticias, el funcionamiento de los últimos dispositivos. Es decir, conversar todo lo esencial del viejo oficio y estar aprendiendo todo lo posible sobre las nuevas herramientas”.

DOS PROPUESTAS PARA APRENDER

En los tiempos de los virales, El País apuesta por Verne, lo que algunos llaman como el ‘viral con dignidad’, pero en realidad se trata de notas muy bien escritas sobre los fenómenos virales. El producto se presenta así: “En otras épocas, exploradores, aventureros y escritores recorrían el mundo buscando lo asombroso. Hoy, tenemos internet. VERNE: MIL MARAVILLAS POR MINUTO”. Otra apuesta interesante es Materia, la sección de ciencia que es elaborada por un equipo de profesionales que anteriormente funcionaban como un medio de nicho de ciencia y tecnología. El País puso los ojos en ellos.

Cuando se le pregunta a Marín si El País seguirá diversificando su oferta, la respuesta es que no hay nada en camino, pero estos dos proyectos han dado excelentes resultados. Son dos productos nativos de Internet “que funcionan muy bien y que sirven además para evangelizar a los periodistas tradicionales del diario”.

LA REDACCIÓN

¿Los periodistas tradicionales ya están evangelizados, ayudan a compartir contenido? ¿Cómo están funcionando?

-En el País, en teoría, todos los periodistas ya trabajan para la parte digital, lo que pasa es que estos periodistas de Verne o Materia que han nacido digitales ya no tiene los lastres ni los prejuicios de los periodistas antiguos, con lo cual pueden ser un ejemplo para los nuevos o para los que se están transformando. En principio, todos los periodistas son digitales.

Marín explica que cada vez hay menos prejuicios respecto a Internet: “Yo digo que en España el hecho de haber tenido una crisis tan grande en los medios tradicionales ha acelerado la digitalización de los medios porque la gente ha visto una necesidad. Si el periódico de papel siguiera vendiendo los mismo ejemplares de hace 10 años, probablemente la gente no se había visto tan necesitada de evolucionar, pero nos hemos dado cuenta de que el periódico de papel está amenazado, no sabemos si desaparecerá o no, pero está amenazado”.

En su opinión, el papel básicamente es una costumbre y se puede reforzar pero de manera artificial, con cupones, promociones, etc. “Lo que es el producto en sí, es complicado porque el papel es un hábito. La gente se acostumbra a leer el papel y las generaciones nuevas no están acostumbradas y es difícil acostumbrarlas. Entonces es muy complicado. No se me ocurre cómo de una manera natural. Temo que será algo que irá cayendo en la venta, y que quedará al final como un producto minoritario, seguramente para una élite de gente que le gustará ese soporte, que espero que sobreviva siempre. Volver a las tiradas de hace 6 años es imposible”.

El subdirector de El País cree que los periodistas tienen que saber de todo y a la vez se tienen que especializar: “Los periodistas de un diario tienen que saber algo de redes sociales, nociones básicas de SEO, usar un teléfono móvil como herramienta, hacer un video en un momento determinado. Pero es buena la especialización para un trabajo completo”.

ASÍ TRABAJA EL PAÍS

–Básicamente ya todos los periodistas son digitales y estamos pendientes de la actualidad. Cuando hay una noticia, los periodistas del diario nos avisan o  les avisamos. Los periodistas que hacen el papel se encargan de la redacción o nos dan tips si es que no tienen tiempo. En la información trabajamos en tiempo real, todo lo ponemos en la web, no esperamos poner nada en papel,  salvo algunos temas propios que de momento no nos interesan para la web. Estamos muy pendientes de las redes sociales, tanto para emitir información como para estar pendientes de lo que se está hablando de ellas, de donde podemos recabar noticias. Estamos pendientes de que nuestra información se distribuya por Google muy bien. Que llegue  al máximo número de lectores posible. Estamos intentando que la calidad del papel se mantenga también en el producto digital.

Marín remarca que El País está haciendo un esfuerzo grande por mantener la profundidad en sus historias, lo cual es más difícil porque si tienes que publicar una pieza inmediatamente lógicamente no puede ser tan profunda que si tardas todo el día en prepararla. “Pero creo que la web de El País está a la misma altura que el papel”, precisa.

El periodista llama la atención sobre tres  buenas prácticas:

-Corregir inmediatamente.

-Pedir disculpas, lo cual el lector lo aprecia.

-Recordar que en las redes sociales es imposible mentir y que te pillan siempre, así que debemos ser honestos.

Esta entrevista se incluye en el libro “Buenas prácticas en redes sociales para periodistas y medios” que puedes descargar aquí 

Publicado por:

Periodista especializado en social media. Amante de los cómics y videojuegos. Colaborador de Clases de Periodismo. Estoy en las redes sociales como @Kevac11

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Premio Rey de España al Periodismo Digital se lo lleva El País por este especial

Los galardones se entregarán en la próxima primavera española en un acto presidido por los Reyes de España.

25-01-17

El País lanza una sección dedicada a México

La pequeña redacción de El País en México no solo brindará información de primera mano a la página principal del diario español, ahora alimentará una sección dedicada a la región hispanohablante más poblada del mundo que ya puede ser revisada por cualquier lector.

28-06-12

Campaña para sensibilizar a periodistas sobre discriminación a gitanos

La Fundación Secretariado Gitano inició una campaña de sensibilización para que los periodistas y medios españoles fueran conscientes sobre la discriminación a gitanos desde las organizaciones de noticias. “Cada vez más profesionales nos ayudan a combatir la discriminación con un periodismo responsable; pero aunque hemos avanzado mucho, todavía queda por hacer. ¿Nos ayudas?”. Ese es el […]

31-12-16

COMENTARIOS