Noticias

El periodista que sobrevivió siete años en Guantánamo

Por @cdperiodismo

Publicado el 18 de agosto del 2015

Sami Al-Hajj, director del Centro por los Derechos Humanos y las Libertades Públicas de Al-Jazeera, con base en Doha, comenzó a trabajar para la cadena de televisión qatarí en el 2000 y al año siguiente llegó a Afganistán desde Pakistán para cubrir las operaciones militares de Estados Unidos en el lugar. De pronto, empezó su pesadilla.

Fue arrestado y pasó siete años de internamiento en Guantánamo. Después de 420 días en huelga de hambre fue finalmente puesto en libertad.

Sami Al-Hajj se encuentra en España con motivo de su participación en el Foro Social del festival Rototom Sunsplash, en Benicássim (Castellón, este), donde hoy ofrece la ponencia “Prisioneros en Guantánamo“.

Sobre su experiencia en Guantánamo explica a EFE que nunca hubo cargos formales: “Sabían que era periodista, me preguntaron más de cien veces sobre mi trabajo en Al-Jazeera. “Ser periodista fue suficiente para mantenerme en Guantánamo”. 

A pesar de los siete años de prisión, nunca perdió la esperanza de salir en libertad. Se perdió una parte de la infancia de su hijo, pero “haría lo mismo” porque su trabajo “es contar la verdad y ser los ojos de la gente”.

Sami Al-Hajj anima a otros profesionales de los medios de comunicación a seguir trabajando y tratar de buscar la verdad para transmitirla a la gente.

SamiAlHaj460

TESTIGO CLAVE

El periodista se considera un valioso “testigo” de lo que ocurría y ocurre en el lugar. En 2009, le dijo a The Guardian: “Incluso si se pone a alguien en el infierno va a decir que es genial porque simplemente dejó Guantánamo”.

“Los medios de comunicación no hablan tanto de Guantánamo como antes. Pero todavía hay muchos hombres en el interior y la tortura continúa”, advirtió en 2009.

Solo se autoriza las visitas de unos pocos periodistas a los que se muestra solo una parte de la prisión y nunca les está permitido preguntar a los detenidos.

Para Sami Al-Hajj  fue “una buena oportunidad” como periodista ser testigo y estar entre esa gente y ver el trato que dan allí”. Los soldados con los que trataba a diario no sabían quien era él. Lo veían como un terrorista.

Sami Al-Hajj, el preso 345, afirma que la situación en Guantánamo sigue siendo muy mala.

Explica que de no ser por el trabajo que realiza la Cruz Roja y organizaciones sin ánimo de lucro, que visitan a los presos, éstos “ya habrían perdido la cabeza”.

Fue liberado tras una larga huelga de hambre entre enero del 2007 y mayo del 2008.

Sami Al-Hajj cree que su testimonio ayudará a “clarificar” lo que ocurre y ha ocurrido en Guantánamo y piensa que habrá “justicia” para él y otros prisioneros pero no en el corto plazo: “Puede ser que en un futuro sí la haya”.

En su opinión, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, “debe mantener su promesa y antes de marcharse debe cerrarGuantánamo”.

“A veces me despierto pienso que todavía estoy en Guantánamo”, confesó el periodista en 2009, al poco tiempo de recuperar su libertad. Los ruidos lo asustaban. El ladrido de los perros. Los gritos. La ayuda psicológica fue clave.

 

 

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Cuba no quiere periodistas turistas

Esta es la experiencia de Rodrigo Duarte, un periodista

09-02-14

Ganador de Pulitzer dejó el periodismo porque no llegaba a fin de mes

El diario The Daily Breeze fue la gran sorpresa en los Pulitzer. El periodista Rob Kuznia y su colega Rebecca Kimitch ganaron el premio a mejor reportaje local.

21-04-15

Estado Islámico ejecuta a periodista kurdo

Otra víctima. Un periodista fue ejecutado por integrantes del Estado Islámico. Se trata del corresponsal kurdo Mohanad al-Akidi, quien recibió varios disparos en la cabeza tras permanecer secuestrado desde el mes de Julio.

16-10-14

COMENTARIOS