Claves

Rusia: Encuentran una máquina para comprar ‘Likes’ en Instagram en centro comercial

Por Kevin Morán

Publicado el 08 de junio del 2017

No estamos bromeando. Existe una máquina expendedora de ‘Likes’ para Instagram, y fue vista en un centro comercial en Moscú.

El periodista ruso Alexey Kovalev compartió una fotografía en Twitter y nadie le creyó. Pero afirma que se trata de una realidad: Por cada US$ 0,90 se obtienen 100 likes.

Y si se paga US$ 1,75,  se puede obtener hasta 100 nuevos seguidores. Pero hay más. La compañía detrás de este dispositivos, promete entregar 150 mil seguidores y más de 1,500 ‘likes’ por cada post publicado por solo US$850.

Uno de los seguidores de Twitter de Alexey afirma que la compañía detrás es “una firma india y que los ‘likes’ son cultivados por Rantic bot,  cuya base de operaciones parece ser Tel Aviv (Israel)”

El periodista afirma que estas máquinas son verdaderas. Y aún nadie sale de su asombro. Lo cierto es que no muchos la usarían, ¿no?

Vía Petapixel y Engadget

Publicado por:

Periodista especializado en social media y comunicación política. Colaborador de Clases de Periodismo. Estoy en las redes sociales como @Kevac11

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

Los 10 posts más leídos en Clases de Periodismo

Somos un espacio de consulta para numerosos periodistas, comunicadores y profesionales de otras ramas preocupados por informar mejor y obtener recursos que compartir con otras personas. Y estamos orgullosos de ser un referente para la región.

31-12-14

Cuando un mandatario toma tu fotografía de Instagram

La web rusa Lenta.ru advirtió que el presidente de Chechenia, Ramzan Akhmadovich Kadyrov, cometió el error de usar una foto de otra persona sin autorización en su cuenta de Instagram. El ingeniero mecánico y fotógrafo holandés, Herbert Schröer, alertó sobre la violación a sus derechos de autor.

18-09-13

Rusia autoriza a periodista y activista gay a abandonar el país

El periodista abandonó ese país precipitadamente en 2009, después de haber sido “detenido y torturado”, según Novaia Gazeta. Desde entonces temía ser torturado de nuevo si era obligado a regresar a Uzbekistán, en particular por su homosexualidad y sus actividades en favor de los derechos humanos.

08-02-18

COMENTARIOS