cebrian

Trabajadores de El País deploran a Cebrián y anuncian protestas para evitar despidos

26/04/2012
300 Views
  • Pin It

 

Los trabajadores de El País de España se pronunciaron hoy contra la anunciada ola de despidos -que no ha sido desmentida por la empresa- y cuestionaron severamente al presidente y consejero delegado Juan Luis Cebrián, quien -indican- ha realizado reiteradamente comentarios negativos hacia el periódico.

Cebrián señaló el domingo en un foro internacional que “los diarios ya no vertebran la opinión pública”, que los periódicos estaban muertos y que la circulación de El Pais viene cayendo 10% cada año.

En el pronunciamiento precisan las medidas acordadas:

-Retirar la firma de las informaciones en cuanto se anuncie o formalice el ERE o cualquier reestructuración unilateral que implique una reducción de la plantilla.

– Denunciar ante los tribunales la paga de septiembre de 2011.

-Contratar a un equipo jurídico que asesore al comité con vistas a frenar las eventuales medidas que imponga la empresa.

-Solicitar los pertinentes permisos a la autoridad laboral de cara a las acciones que pueda emprender la plantilla (paros parciales o jornadas de huelga, entre otras) si la empresa persiste en su empeño de reducir la plantilla con despidos.

-Contratar publicidad en diferentes medios de comunicación en la que se describirá la situación de la plantilla de EL PAÍS.

-Acto de protesta con entrega de folletos informativos sobre el conflicto que vive El País a las puertas del Círculo de Bellas Artes con motivo de la entrega de los próximos premios Ortega y Gasset.

-Campaña de recogida de firmas a favor de mantener los contenidos y el espíritu fundacional de EL PAÍS.

“La plantilla demanda a la Empresa, una vez más, que se comprometa oficialmente, y por escrito, a que no va a presentar ningún ERE en 2012″, indica el comunicado de los trabajadores.

Malos días para El País. Solo hoy se conoció que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) de España sancionó al diario con 160 mil euros por ‘abusar’ laboralmente de sus becarios al encomendarles las tareas que cumplían los periodistas despedidos de ese medio.