Últimas Noticias:
PERIÖDICO

Brasil: El defensor del lector causa molestias y furia en las redacciones

  • Pin It

Por Rogério Christofolettiprofesor e investigador de la Universidade Federal de Santa Catarina (UFSC), Brasil, y uno de los responsables del Observatorio de la  Ética Jornalística (objETHOS)

 

El defensor del lector tiene una presencia irregular en el contexto de los medios de comunicación brasileños. Aunque no sea un personaje tradicional, causa molestias y furia en las redacciones, así como curiosidad y entusiasmo entre el público; y desconfianza e incredulidad en otra parte de los lectores.

La verdad es que estos atributos no son exclusivos del defensor del lector en Brasil, pero envuelve la actividad poco gloriosa  que identifica errores, exageraciones de colegas, recibe las quejas de la audiencia y envía  sugerencias para la mejora de servicios y productos periodísticos. Todavía hay muchas equivocaciones alrededor de su actividad, y esta ignorancia solo contribuye a complicar su trabajo.

En Brasil, el ejemplo más antiguo y satisfactorio del defensor del lector es el del periódico la Folha de Sao Paulo (el periódico más influyente de Brasil). En el periódico la Folha de Sao Paulo, apareció primero por primera vez esta figura, en 1989, y claramente inspirado en las experiencias exitosas de The Washington Post y El País. En primer lugar, la aparición de este nuevo personaje fue absorbida con recelo, pues parecía más como una estrategia de marketing, dada la actitud siempre autorreferente del periódico.

Los años han demostrado que la selección de un profesional con buenas credenciales periodísticas para ejercer esa función era vital para la consolidación del modelo de defensor del lector  para determinar la credibilidad de la función crítica.

En cuanto a longevidad y permanencia, el defensor del lector de la Folha de Sao Paulo puede considerarse como una referencia no solo en Brasil, sino también en América Latina. Pese a algunos intervalos de semanas, el periódico ha venido publicando durante más de veinte años columnas semanales de autocrítica y señalización de la competencia.

En la coyuntura de medios, el caso de Folha es positivo, pero tiene pocos similares, siendo el periódico O Povo en la ciudad Fortaleza (en el estado brasilero del Ceará en el noreste de Brasil), la experiencia más exitosa. En O Povo, el defensor apareció por primera vez en 1994, y doce profesionales ya ocuparon esa función hasta hoy, que aún tiene el apoyo de un Consejo Asesor de los lectores.

La experiencia – menos ruidosa que el paulista – también es digna de nota por atreverse a emprender una actividad de crítica de los medios de comunicación en un estado tan controlado por grupos de negocios familiares y, por esta razón, tan reacia a la autocrítica. 

Entre los medios de comunicación estatales no comerciales, la figura del defensor de la audiencia está en su infancia. La TV Cultura, de Sao Paulo, comenzó con poca motivación y respaldo institucional en 2004, pero la función no pareció contar con el apoyo que necesitaba, ya que este año distribuyó información que la oficina sería extinta.

La emisora se apresuró a negar la extinción de la función del ombudsman, pero hasta ahora el puesto está vacante. Administrado por una fundación pública y mantenido con fondos provenientes del Gobierno del estado de São Paulo, la TV Cultura sufre interferencia política en su gestión y su contenido, y no goza de la transparencia que podría caracterizar como una estación de televisión pública. Su modelo es la televisión del Estado, y sectores organizados de la sociedad paulista articulan para evitar el cierre de las actividades de la institución.

Un contrapunto positivo es el canal TV Brasil, creado por iniciativa del Gobierno del presidente Lula y que pretende ser una experiencia de radiodifusión pública. Derivadas de la estructura de un sistema estatal de Radiobras estaciones de radio y TV, la Empresa Brasil de Comunicación (EBC) proporciona legalmente la existencia del cargo de defensor del lector desde 2008. Programas semanales de radio y televisión y columnas en internet se producen principalmente para transmitir quejas y sugerencias del público. En la emisora (o canal) TV Brasil, la defensora de audiencias Regina Lima tiene tres defensoras adjuntas y está como comunicadora del programa “El público en la TV”. El sistema de radio que es integrado por ocho emisoras ( cuatro AM, tres FM y una de ondas corta, y el programa de “Radio en Debate”) es producido por un  equipo supervisado por Fernando Paulino Oliveira. En la Agencia Brasil, una columna analiza la calidad de cobertura de la principal agencia de noticias de la EBC.

Aunque la autocrítica en la EBC está en una fase de consolidación, un factor real puede minar su éxito: la baja audiencia que tienen junto al público brasilero. Con poca visibilidad, la experiencia no puede tener el efecto deseado, se limita a los profesionales de la empresa. Si los periodistas y productores de contenido interiorizaran las críticas hechas por el público, y que de alguna manera ayudan a mejorar la transmisión de la programación, entonces el esfuerzo de implementación de un sistema de autocritica  habrá sido un éxito.

Sin embargo, si esta autocrítica va más allá de las paredes de la empresa EBC y la ayuda al público a ser más prudente en la selección y exigente sobre el consumo, la iniciativa habrá alcanzado un objetivo social más amplio, en el sentido de la educación para los medios de comunicación, de la emancipación ciudadana y la búsqueda de la excelencia técnica. Si logra afectar a periodistas, productores y públicos, el sistema del defensor del lector de EBC también contribuirá a la consolidación de la figura del ombudsman en Brasil. Aunque el país tenga pocos insistentes emprendimientos del tipo, no se puede decir con firmeza que el Defensor del lector es un interlocutor típico de los medios brasileños. Cuando esto ocurra, se habrá avanzado algunos pasos en la evolución de la democracia brasileña y de la compleja relación entre medios y sociedad.

Traducción: Roberto Alves de Araujo, Director de la Escuela Académico Profesional de Administración de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (UARM)

Leave A Comment