Claves

Los trolls en la política y la propaganda negra

Por @cdperiodismo

Publicado el 30 de noviembre del 2015

Por Katheryn Hernández Olvera (*)

La comunicación política es un fenómeno constante en nuestras vidas. De una u otra manera recibimos información acerca de los asuntos públicos y hasta privados de los hombres y mujeres en el poder. En décadas pasadas el emisario real se colocaba al centro de la plaza y leía los comunicados del rey, luego se inventó la prensa y los ciudadanos leían boletines, después la radio y la televisión se encargaron de difundir los discursos políticos y actualmente la Internet se ha impuesto como la plataforma donde más opinión pública se produce.

Los personajes políticos a lo largo de la historia se han preocupado por generar propagandas que beneficien su imagen e incluso otras que dañen la moral y acciones del opositor. La distribución debe ser ágil, eficaz y flexible. Es decir, las campañas deben llegar al público antes que las del adversario,  su tiempo de lanzamiento debe ser óptimo y se recomienda ser repetida hasta ser aprendida, mas se puede interrumpir cuando se vuelva aburrida o deje de impresionar, recomendaba Joseph Goebbels, conocido como el padre de la propaganda nazi.

Las redes sociales se han caracterizado por generar, distribuir y popularizar información breve y poco compleja entre millones de personas La opinión pública ha adquirido mayor fuerza y los asuntos políticos se han visto más interrogado

Así, con ayuda de Twitter se pueden desarrollar propagandas ágiles, eficaces y flexibles. E incluso los políticos lanzan propagandas negras sin ningún problema, pero en la web reciben el nombre de trolls.

Por propaganda negra se entiende aquel material cuyo emisor queda oculto ante la audiencia. Y se hace uso de ella cuando se quiere dañar con mayor fuerza atreves de chismes, rumores o mentiras, según Goebbels. Mientras que el troll de Internet es un perfil falso, que publica mensajes provocadores, fuera de tema, irrelevantes, agresivos y los populariza.

Los objetivos de dichos mensajes pueden ser molestar, provocar, crear o alterar debates, publicar información falsa o bien encarar campañas difamatorias. Los trolls son cuentas creadas especialmente para propagar tendencias, posicionar temas o, “ensuciar” la imagen de otros.

Los políticos recurren a usuarios que ayudan a la popularidad de su imagen, que distraigan a las audiencias de temas con verdadera relevancia o perjudiquen la imagen de los rivales. Al poder acceder y analizar la propaganda de los demás, pueden decidir si hay  que ignorar o de refutar dichos mensajes.

Sin embargo, las mentiras son útiles solamente en la medida en que no se pueden desmentir, es decir, los propagandistas pueden hacer uso de ellas cuando están seguros de que no hay consecuencias negativas. Pues la web es un mar donde se crea, se difunde y se olvida la información en cuestión de horas.

Los trolls suelen surgir más en las épocas electorales, desean dañar imágenes específicas, quieren generar confusiones y por ende, restarle votos al candidato. Por lo general, dichos usuarios crean un Trending Topic (tendencia) de un tema particular.

Resulta difícil y casi imposible identificar a dichos usuarios, pero lo ideal es que nosotros  como usuarios reales analicemos el por qué y el origen de las todas las tendencias que nacen en Twitter, pues todo lo que se dice en la política posee objetivos específicos.  

Ya parece que no hay campaña electoral sin trolls. Según reveló LA NACION de Argentina, las consultoras cobran aproximadamente 5 mil dólares mensuales por manejar entre 15 y 20 cuentas: “El servicio es oneroso -reconocieron- por lo que los partidos con menor capacidad financiera quedan excluidos de este tipo de práctica”.

En el Perú, en plena campaña electoral, los trolls empiezan una intensa batalla. El defensor del lector del diario Perú21, Carlos Basombrío, denunció el ataque de trolls por expresar sus opiniones políticas.  Cada candidato llega con su equipo de tuiteros, a sueldo o voluntarios, lo cierto es que en la Internet la política juega una batalla sucia.

Ver Campaña sucia en redes sociales: cómo ataca y cuánto cuesta un “ejército de trolls”. (2015)

Ver Los troles cibernéticos. (2013). Consultado aquí.

(*) Estudiante de Ciencias de la Comunicación con especialización en Comunicación Política en la Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

NYT cubre la Casa Blanca con seis reporteros, el número más alto en su historia

¿Por qué tanto esfuerzo por parte del NYT en la actualidad?

13-12-16

¿Por qué nadie lee las políticas de privacidad?

¿Alguien lee el texto completo sobre las políticas de privacidad al momento de registrarse en una red social? ¿Y cuando descargamos un programa? ¿Por qué nadie lo hace? La respuesta parecer ser clara: porque son muy largos. Esta infografía de SelectOut repasa algunas de las características de las políticas de privacidad, usando información obtenida de […]

29-01-11

La sección Política de CNN crece pensando en el desarrollo multiplataforma

CNN Política está creciendo y otros medios pueden aprender de su apuesta. El miércoles anunció el lanzamiento de ‘The Point with Chris Cillizza’.

29-06-17

COMENTARIOS