Eire @ Flickr

Un código de ética digital para los periodistas

11/11/2012
643 Views
  • Pin It

 

Eire @ Flickr

 

La constante violación de los códigos de ética del periodismo tradicional en Internet ha generado un debate sobre si los periodistas requieren o no un código de ética digital, de acuerdo con esta nueva era de la información.

Desde que asistió a la segunda edición del Simposio Internacional de Ética Digital, la semana pasada, la periodista Fruzsina Eördögh cuenta en ReadWrite que no ha podido dejar de pensar en este tema. Dice que en ese encuentro abrió los ojos sobre cómo los blogueros y periodistas digitales violan rutinariamente los códigos de la ética periodística y sobre la necesidad de actualizar las normas para proteger a las personas, sobre todo a los menores de edad.

Hay tres puntos de la columna de Eördögh que queremos destacar:

¿Todo lo que aparece en Internet es público y puede ser usado por los periodistas? Los periodistas nos conformamos con citar las fuentes de la información online y, no todos, ponemos el enlace respectivo para acceder a ellas. Pocas veces se pide permiso al autor de un artículo para publicar parte de este o citarlo. En el caso de Twitter, extraer los mensajes de una cuenta personal se ha vuelto algo común. El problema está en el contenido de los mensajes y en quiénes los emiten.

¿Sabemos qué hay detrás de una investigación? Cuando los periodistas usamos diversas investigaciones de personas e instituciones supuestamente serias, no sabemos cómo han sido realizadas. Pocos sabemos que hay muchas investigaciones que violan la privacidad de los usuarios, al utilizar sin permiso información personal que aparece en YouTube, Facebook, Tumblr y Twitter. No es usual preguntarle a los sujetos de estudio si quieren o no participar en dicha investigación.

¿Qué cuidados hay que tener con los menores de edad? Los niños y adolescentes deben recibir la misma protección que reciben en los medios de comunicación tradicionales: hay que hablar con los padres y conseguir el permiso para citar sus declaraciones, especialmente si estas tienen un matiz negativo. Si no verificamos el origen de los mensajes, nos puede pasar lo que a BuzzFedd, cuando publicó un artículo sobre tuits racistas la noche de las últimas elecciones presidenciales en los Estados Unidos: por lo menos un tercio de los que escribieron esos mensajes eran menores de edad. Ante las quejas, tuvo que eliminar esos tuits.

Ya sea que se concrete o no la idea de tener un código digital de ética periodística, los periodistas podemos realizar bien nuestro trabajo aplicando los principios de la ética periodística que aplicamos en los medios tradicionales y que, aún en esas viejas plataformas, son olvidados por muchos.

Verificar el origen de la información, citar las fuentes de la información y proteger a los menores de edad son normas elementales en el periodismo que ni siquiera requieren de un código de ética. El uso de nuevas plataformas no implica un cambio en la esencia del periodismo; solo en la forma, en la presentación, más bien implica un desafío. Al final, nuestros lectores nos pedirán que rindamos cuentas de nuestra actuación y si no lo hacemos bien, pueden hacer click y sacarnos de su pantalla.

Recomendamos revisar esta Breve guía ética para periodistas digitales.

Periodista.

Leave A Comment