Claves

La redacción que se convirtió en Game of Thrones

Por @cdperiodismo

Publicado el 19 de Mayo del 2014

David Carr, columnista estrella de The New York Times, escribió sobre Jill Abramson, la exdirectora del rotativo que fue despedida sorpresivamente hace unos días. Se ha dicho de todo de Abramson, como que era brusca, que no sintonizaba con el personal, que la discriminaron por ser mujer, que no hacía caso a sus superiores. ¿Qué ha pasado con ella en verdad?

Carr incendia la pradera con algunos detalles no conocidos. La escena que considera surrealista nos transporta a la sala de redacción, donde tantas veces celebraron un galardón como el Pulitzer. Allí estaba el editor del Times, Arthur Sulzberger Jr., en el centro para anunciar de manera sopresiva que Jill estaba afuera. Todos se miraron, los unos a los otros. ¿Cómo nuestro centro de trabajo se convirtió de repente en un episodio sangriento de Juego de Tronos?

“Una cosa es el chisme o quejarse de su jefe , pero otra muy distinta es ver que cortan una cabeza a la fría luz del día. La falta de decoro era impresionante”, comenta, y detalla que Sulzberger quería efectuar una transición más suave , pero Abramson se negó a hacer las paces . “Ella había luchado su camino a la cima , y ahora ella iba a luchar en su salida”, escribe.

Tras mencionar los pronunciamientos oficiales del diario sobre el supuesto sexismo, el cual negó en un comunicado firmado por el propio Sulzberger, Carr opina que Jill tenía un gran  instinto periodístico y una serie de virtudes, pero al lado de Dean Baquet –su segundo en el mando– no armó un equipo.

También dice que la idea de traer a Janine Gibson, editora de The Guardian, como coeditora de gestión en temas digitales fue un gran error táctico. Y cuando Dean se enteró se puso furioso, explica Carr, pues la medida no solo lo afectaba a él sino a toda la organización. En opinión del columnista, el tema salarial era secundario. Este hecho habría causado un tremendo impacto en Dean, a quien Carr considera inteligente y valiente.

El columnista lamenta los incidentes, y que estos comentarios, chismes y artículos sobre la salida de Abramson, hayan opacado la llegada al NYT del primer director afroamericano.

SIMPLEMENTE DUELE

La exeditora ejecutiva de The New York Times, Jill Abramson, rompió hoy su silencio, pero lejos de soltar una bomba dijo que duele perder el trabajo que amas. Durante una ceremonia de graduación de la Universidad de Wake Forest, la periodista fue enfática al remarcar que en ocasiones hay que resistir y destacó la sacrificada labor de los periodistas del diario donde laboraba, medio que considera una institución importante e irremplazable.

Lee el artículo de Carr aquí.

Publicado por:

Sígueme

COMPATIR EN REDES

NOTICIAS RELACIONADAS

The New York Times contrata a ganadora del Pulitzer

Kathleen Kingsbury, jefe de redacción del Boston Globe para la televisión digital, se une desde agosto a The New York Times como adjunto del editor de la página editorial.

21-06-17

Directora de NYT debuta en Twitter

Con apenas 6 tweets, Jill Abramson, la flamante directora de NYT, ya tiene más de 4 mil seguidores en Twitter. La periodista sigue 73 cuentas entre las que mencionaremos @elpaisinenglish

12-06-11

NYT reitera que los RT no siempre implican apoyo o defensa de algo

Recientemente la NPR pidió a sus periodistas que tengan cuidado con los retuits que realicen porque muestran su apoyo directo a ese mensaje compartido.

10-07-14

COMENTARIOS